Bolsa

El DAX abre con caídas del 0,44% en los 15.115,27 puntos, el CAC 40 se deja un 0,45% en los 7.051,61 y el FTSE MIB cede un 0,38%. También en rojo la bolsa de Londres, con una resta del 0,42% y el EURO STOXX 50 retrocede un 0,52% en las 4.151,65 unidades.

Mientras, el IBEX 35 retrocede un 0,51% en la apertura de la sesión hasta marcar 8.888 puntos. Los mayores retrocesos a primera hora de la mañana son para Repsol, que se deja un 1,68%, por el 1,66% que baja IAG (Iberia). Cellnex, con una subida del 0,35%, destaca entre los pocos valores que escapan del castigo.

En la bolsa española, el foco está hoy en Bankinter, que cerró el ejercicio 2022 con un beneficio de 560 millones de euros, un 28% más que en el ejercicio anterior, según ha comunicado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). El grupo alcanza con un año de antelación los objetivos de beneficios para 2023.

Sesión de caídas en Europa, que siguen la estela que marcaban ayer los índices en Wall Street. Terminaron en rojo después de que unos datos estadounidenses débiles y comentarios agresivos de funcionarios de la Reserva Federal generaran preocupaciones de que el banco central seguirá endureciendo su política, quizás lo suficiente como para causar una recesión.

«Parece que los inversores finalmente están llegando a la conclusión de que controlar la inflación no es gratis«, dijo Michael Reynolds, vicepresidente de estrategia de inversión de Glenmedey. «Todo el endurecimiento que ha tenido que hacer la Fed para que la inflación se mueva en la dirección correcta tiene costos económicos». Además, los presidentes de la Fed de Saint Louis y Cleveland, James Bullard y Loretta Mester, dijeron el miércoles que el organismo necesita aumentar las tasas por encima del 5% para hacer frente a la inflación.

El mercado estará hoy atento a la publicación de las actas de la última reunión del BCE, que se conocerán a las 13:30 hora española. Antes, a las 11:30 se espera la comparecencia de la presidenta del BCE, Christine Lagarde en el Foro de Davos (Suiza). El BCE también publica hoy la balanza de pagos de noviembre.

Esta tarde en EEUU se van a publicar los datos de desempleo semanales y las cifras de inicios de viviendas y de permisos de construcción, ambas del mes de diciembre.

El mercado tampoco pierde de vista lo que pase en Asia, donde persiste la preocupación por los nuevos brotes de Covid en China. Las farmacéuticas chinas se apresuraron el jueves a fabricar medicamentos para la fiebre y otros tratamientos para el COVID-19, después de que el presidente Xi Jinping dijera que le preocupaba la afluencia de viajeros vacacionales a zonas rurales mal equipadas para hacer frente a brotes repentinos, según recoge Reuters.

«Basándonos en los informes de hospitales desbordados y largas colas ante las funerarias, podríamos estimar que hasta ahora se ha producido un mayor número de muertes por COVID, quizá más de 600.000 en lugar de sólo 60.000″, afirmó Ben Cowling, epidemiólogo de la Universidad de Hong Kong.

La caótica salida de China de un régimen de confinamientos masivos, restricciones a los viajes y frecuentes pruebas de detección del COVID también ha provocado una avalancha de compras de medicamentos, ante el intento de la población de prepararse contra la enfermedad.

Mientras, la caída de las exportaciones japonesas a China aumenta el temor de recesión mundial. Las exportaciones aumentaron un 11,5% interanual en diciembre, tras un avance del 20% en noviembre, marcando el crecimiento más lento desde principios de 2022, arrastradas por la caída de las ventas a China de automóviles, piezas de automóviles y maquinaria para la fabricación de chips, según mostraron el jueves los datos del Ministerio de Finanzas.

Los débiles datos echan por tierra las esperanzas de los responsables de política monetaria de una recuperación de la pandemia impulsada por las exportaciones.

Foco en las cifras empresariales

El mercado sigue también pendiente de los resultados empresariales. Hoy se van a conocer las cifras de Netflix, el gigante de vídeo en streaming y Procter&Gamble, la multinacional de bienes de consumo.

«Salvo más resultados corporativos americanos, no tenemos nada capaz de mover realmente al mercado ni hoy ni mañana. El lunes dijimos que estimábamos una semana plana o de consolidación de niveles con algunos retrocesos y así parece que va a ser. Y es bueno que el mercado pierda velocidad porque ha arrancado 2023 con demasiadas prisas», señala el equipo de análisis de Bankinter.

La preocupación por el crecimiento de la economía estadounidense impulsó la demanda del billete verde como refugio seguro. Los débiles datos estadounidenses publicados el miércoles mostraron que las ventas minoristas cayeron a niveles de más de un año en diciembre y la producción manufacturera registró su mayor caída en casi dos años, avivando los temores de que la mayor economía del mundo se encamine hacia una recesión.

«Estos débiles datos han reforzado la preocupación de los mercados por una inminente recesión en EEUU, lo que ha apoyado al dólar, y creo que se convertirá en una tendencia creciente en los próximos meses», declaró Carol Kong, estratega de divisas del Commonwealth Bank of Australia (CBA).

El dólar subía a primera hora del jueves, pero en la apertura europea el euro vuelve a ganar terreno, con subidas del 0,13% hasta los 1,0806 EUR/USD.

Mientras, los futuros del petróleo ceden terreno esta mañana: para el Brent, la bajada es del 0,555 en los 84,50 dólares y para el West Texas del 0,80% en los 79,16 dólares el barril. 

Estrategias de Inversión