La atención de los mercados esta semana está puesta en las reuniones de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, no solo en la confirmación de que relajan el ritmo de subidas de tipos, sino, sobre todo, en los mensajes posteriores que lancen sus presidentes, Jerome Powell y Christine Lagarde.

El mercado ya descuenta que se producirá una subida de tipos de 50 puntos básicos por parte de ambas instituciones y no de 75 puntos, como han hecho en anteriores encuentros. El dato de IPC de EEUU publicado este martes refuerza esa idea, ya que ha sido inferior a la prevista: el dato mensual se sitúa en el 0,1%, frente al 0,3% previsto y el anual en el 7,1%, por debajo del 7,3% esperado. Los focos de interés, por tanto, vas a estar en dos grandes asuntos: hasta dónde llegarán esas subidas y cuánto van a alargarse en el tiempo. 

«La Fed habla de llegar a niveles por encima del 5% mientras el mercado no sigue tan convencido», apunta Alexis Ortega, socio de Finagentes Gestión. Si los tipos llegan hasta el nivel del 5% o 5,25%, todavía faltarían por subir 150 puntos básicos más, es decir, que restarían otros tres movimientos, incluyendo el de este miércoles, para poner fin al ciclo alcista.

Sobre cuándo comenzarán a bajar tipos, hay más divergencias entre lo que espera el mercado y lo que dice Powell; el mercado se plantea seriamente una bajada en el verano que viene, mientras la Fed está insistiendo, una y otra vez, en que no, que no bajará tipos hasta el año 2024. «Si la Fed cede a las presiones del mercado o interpreta al menos en las palabras de Powell que se ha rendido y que bajará tipos en 2023, el mercado lo tomará de manera muy positiva». Por el contrario, si Powell se reafirma en su intención de mantener los tipos altos durante todo el año que viene, el mercado puede reaccionar con pesimismo.

El papel de Christine Lagarde es diferente, dado que la situación del BCE es más complicada. «Tenemos una guerra en nuestro patio trasero», apunta Ortega. Las expectativas de crecimiento son más negativas para la zona euro, hay un mayor temor a la recesión y la tensión energética presiona más la inflación al alza. 

Credit Suisse cree que el BCE alcanzará una tasa terminal del 3% en el caso de la facilidad de depósito, actualmente situada en el 1,5%, en el primer semestre de 2023, con una secuencia de subidas esperadas de 50 puntos básicos en las reuniones de diciembre y de febrero a las que seguirán sendas subidas de 25 puntos básicos en las reuniones de marzo y mayo.

El euro puede volver a caer antes de seguir recuperando

Los dos grandes factores que han hecho que el dólar esté tan fuerte son las expectativas de inflación en EEUU (que ya se está ralentizando) y el efecto político de la guerra en Europa. «Ambos factores se han suavizado. Y por eso el dólar ha perdido fuelle», apunta el experto.

Ortega señala que la reacción a medio plazo sí será de recuperación para el euro, pero por ahora no se pueden descartar nuevas caídas a niveles cercanos a la paridad, antes de que vuelva a repuntar.

Consulta aquí los indicadores técnicos de todos los valores del Ibex, así como otros mercados, y accede a estrategias de trading actualizadas y análisis de índices y valores en nuestra zona premium.

Estrategias de Inversión