Este martes y 13 es un día clave para Ethereum, ya que será en esta jornada en la que comenzará la «fusión» de ethereum -que en un principio se esperaba para el próximo 19 de septiembre- y con ella, la blockchain cambiará su protocolo a ‘proof of stake’, una actualización que reducirá su consumo de energía, pero que podría rebajar la seguridad.

Por el momento, los inversores de la criptomoneda mantiene las dudas en el mercado, y hoy la cotización de ethereum se deja un 2,5% hasta los 1.716,09 dólares.

Desde que arranca el año, la criptodivas ha perdido más de la mitad de su valor en bolsa, pasando de los 3.769 dólares con los que arrancaba 2022 hasta los apenas 1.700 dólares de ahora.

¿En qué consiste el Ethereum Merge?

«Todas las miradas de la comunidad de criptoactivos están puestas ahora en este esperado acontecimiento, con una importante actividad de mercado que se intensifica a medida que los usuarios e inversores se posicionan ante la finalización del evento. El token y su blockchain, aunque no es el mayor por capitalización bursátil, tiene una enorme influencia en el sector porque es una de las plataformas más utilizadas para los proyectos de criptoactivos», ha señalado Simon Peters, analista experto en criptoactivos de la plataforma de inversión eToro.

Tal es la expectación que Google ha publicado un reloj con la cuenta atrás al buscar ‘Ethereum Merge’. Esta actualización consiste en el cambio de protocolo de ‘proof of work’ (PoW) a ‘proof of stake’ (PoS) –prueba de participación en español, aunque se utiliza más la terminología en inglés–. La actualización permitirá que la criptomoneda reduzca muy significativamente su consumo de energía, uno de los principales argumentos entre los críticos de la industria.

Ventajas y riesgos: la opinión de los expertos

«La principal solución para reducir el consumo de energía de las criptomonedas es invertir y hacer la transición a mecanismos de consenso y minado más eficientes energéticamente», destacaba el responsable de Desarrollo de Negocio de South Pole, Mauro Accurso. Accurso explicaba que ya existen varias redes blockchain con un impacto ambiental por transacción mucho más bajo, si bien ethereum es la primera entre las de mayor tamaño que ha decidido cambiar su protocolo.

Por su parte, Raúl López, country manager de Coinmotion en España, detalla que «la fusión debería reducir significativamente las comisiones de las transacciones que a menudo eran altísimas y hacer que dicha red sea más amigable con el medio ambiente. Según la Fundación Ethereum, PoS supondrá que su red sea un 99% más respetuosa con el medio ambiente. No obstante, esto sigue siendo discutible a los ojos de muchos».

Sin embargo, este cambio también hará que disminuya la seguridad de la blockchain. Bit2Me también explica en su página web que existe el riesgo de perder los fondos «por ataques maliciosos». «Estos sistemas requieren que la cartera del usuario siempre esté abierta y conectada a Internet. Esto genera un problema de seguridad que puede permitir a los ‘hackers’ aprovechar vulnerabilidades para robar fondos de dichas carteras», especifica.

El consejero de Eurocoinpay, Herminio Fernández, cuenta que el minado ‘proof of stake’ no consume tanta electricidad porque «no necesita unidades tan potentes de cálculo», son ordenadores ‘casi’ normales» y, por tanto, con menos seguridad. No obstante, el protocolo es capaz de solventar o dificultar ciertos esquemas de ataques ya conocidos, como los «ataques del 51%»: los atacantes necesitarán ostentar el 51% de las monedas y no de la red, como pasa con ‘proof of work’, una situación que conlleva a pérdidas económicas «muy grandes» para los ciberdelincuentes, que sirven de disuasivo.

La semana pasada Belén San José, cofundadora y CEO de pecunia256, explicaba que el nuevo software permitirá hacer una red más eficiente y más escalable respecto al protocolo anterior, así como la proporcionalidad en la entrega de recompensas. Entre los riesgos, se puede producir una bifurcación dura de la red. Es algo que pasa en muchas criptomonedas, como Bitcoin Cash, que es una bifurcación dura de Bitcoin y que cotiza como una cripto independiente. «Se podría crear un nuevo token de Ethereum, uno por prueba de trabajo y otro por prueba de participación. Para evitarlo, se están suspendiendo operaciones desde los días previos, por eso no se podrá operar con Ethereum con normalidad, hasta que no se vea que la actualización es segura, para evitar una volatilidad innecesaria», apunta.

¿Dos token de Ethereum por las discrepancias de la actualización?

Con todo, y tal y como apuntan desde Coinmotion en España, «hay ciertas posibilidades por las que Ethereum se podría bifurcar (forking) en dos tokens diferentes en base a esta actualización, ya que existen ciertas discrepancias en los mineros de Ethereum si se debería de cambiar el protocolo de consenso o no».

«Una posible separación crearía un nuevo token PoW ETH que no sería actualizado con el nuevo protocolo de consenso. Y por otro lado el token ETH, que comenzará a usar el nuevo protocolo de consenso PoS tras esta actualización, continuará existiendo», señala el country manager de la compañía, Raúl López.

Estrategias de Inversión