El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha confirmado que la inflación subyacente en España septiembre bajó tres décimas, situándose en el 5,8%. Esto representa la menor tasa desde junio de 2022 y refleja una disminución en los precios de los productos alimenticios y energéticos.

Por su parte, el Índice de Precios de Consumo (IPC) en septiembre aumentó un 0,2% en comparación con el mes anterior. Además, su tasa interanual se elevó nueve décimas, hasta el 3,5%. Este incremento se debe principalmente a la subida de los precios de la electricidad y los carburantes. Por otro lado, el precio de los alimentos mantuvo su crecimiento interanual en el 10,5%.

El Ministerio de Asuntos Económicos ha subrayado que el incremento de la inflación general en septiembre se debe al efecto base de los precios de la electricidad y los carburantes. Según el comunicado, España se encuentra entre los países de la zona euro con menor inflación y mayor crecimiento económico. Frente al encarecimiento de la electricidad y los carburantes, los precios de los paquetes turísticos bajaron en septiembre y los precios del vestido y el calzado subieron menos que el año anterior con la entrada de la temporada otoño-invierno.

En resumen, el INE ha confirmado que la inflación subyacente bajó tres décimas en septiembre, situándose en el 5,8%. El IPC aumentó un 0,2% en septiembre y su tasa interanual llegó al 3,5%, principalmente debido a la subida de los precios de la electricidad y los carburantes. El efecto base de estos precios impulsó la inflación en septiembre. El Ministerio de Asuntos Económicos destaca que España se consolida como uno de los países de la zona euro con menor inflación y mayor crecimiento económico.

Estrategias de Inversión