Ercros ganó 26,17 millones hasta septiembre, casi seis veces más

En estos primeros nueve meses, la compañía ha vendido 932.000 toneladas de productos fabricados frente a las 856.000 del año pasado, un aumento del 8,9%, y las ventas ascendieron a 551,41 millones, un 33,8% más.

El ebitda ajustado de entre enero y septiembre fue 61,27 millones de euros frente a los 36,95 millones del mismo período del año anterior; con un aumento del 65,8%. El aumento del ebitda ajustado se produjo principalmente gracias al fuerte empuje del precio medio de los productos vendidos por Ercros, 96,35 millones de euros, y al mayor volumen vendido, 14,63 millones. El efecto del precio medio más que compensó la también importante subida del coste variable unitario, -74,64 millones, causada por el aumento de las materias primas y las energías.

Según un comunicado de la empresa al regulador bursátil, la CNMV, la prestación de servicios aumentó un 22,4% por la mayor demanda de los clientes y los otros ingresos se elevaron también un 34,1%.

Ercros redujo su deuda en 12,12 millones de euros, situándola, a 30 de septiembre de 2021, en 72,71 millones de euros. A pesar del incremento de los costes energéticos, las materias primas y los fletes, Ercros apunta que «mantiene una sólida situación financiera disponiendo de más de 98 millones de euros de liquidez».

De cara al final del ejercicio, la compañía es optimista y prevé que será «claramente mejor» que el anterior, aunque augura que el alto coste de las energías afectará a sus resultados en el segundo semestre respecto a los alcanzados en el primero.

La previsión es cerrar 2021 con una facturación de entre 700 y 750 millones de euros, un beneficio de 25-30 millones y un ebitda ordinario de 65-75 millones.

Remuneración al accionista

En el marco de la política de retribución al accionista para el período 2021-2024, a 30 de septiembre de 2021 la Sociedad había recomprado 1.951.612 acciones propias por importe de 5,82 millones de euros, para su amortización con cargo al pay-out de 2021, que contempla el reparto de hasta un 50% del beneficio neto, sujeto al pago de un dividendo mínimo del 18% y al cumplimiento de las condiciones fijadas en dicha política, todas las cuales se prevé que se cumplan a cierre de 2021.