Endesa dispara un 76% su beneficio hasta los 594 millones de euros

Endesa ha iniciado el año 2023 de forma positiva gracias a la «progresiva estabilización del mercado energético en Iberia, sustentada fundamentalmente en la disminución del precio del gas», destaca la eléctrica. Las fortalezas y resiliencia del modelo de empresa verticalmente integrada, unidos a un crecimiento sólido de la producción renovable y del margen de la producción con ciclos combinados, así como una evolución positiva de la operativa comercial, completan los pilares clave del crecimiento del resultado ordinario neto en un 76%, hasta 594 millones.

En la base de este crecimiento está una robusta evolución del beneficio bruto de explotación (EBITDA) del 60% hasta 1.462 millones. El buen comportamiento de los negocios de generación convencional y renovable respecto al arranque de 2022 y la normalización del negocio de comercialización de electricidad y gas permiten, además, amortiguar el impacto del impuesto del 1,2% sobre los ingresos de Endesa. Este gravamen supone 208 millones para Endesa, lo que eleva la tasa fiscal efectiva en el trimestre al 31%. Los ingresos de la eléctrica en el periodo de enero a marzo ascendieron a 7.504 millones de euros, un 1,2% inferiores a los obtenidas en el primer trimestre de 2022. 

La normalización de las condiciones del mercado, respecto a la volatilidad en los precios del gas vivida en el primer trimestre de 2022, se ha traducido en una disminución del 58% en el promedio de precio del mercado mayorista ibérico, hasta 96 euros/MWh. El índice mayorista de gas español (PVB), por su parte, redujo su promedio de precio trimestral un 47%, hasta 52 euros/MWh. Se ajusta así al índice TTF holandés, que vio decrecer un 46% su precio promedio, hasta 53 euros/MWh.

La producción peninsular de enero a marzo creció un 4% interanual, hasta 13 TW/h, gracias al alza del 32% de la generación renovable. El aumento de la solar, eólica y la hidroeléctrica compensan la reducción del 8% y el 4% de la producción térmica y nuclear, respectivamente. El 83% de la producción peninsular de Endesa en España y Portugal estuvo libre de emisiones en el primer trimestre y el 71% de su mix de generación es igualmente no emisor (frente al 69% de hace un año).

Endesa tiene además en ejecución el 100% de los nuevos parques renovables que prevé conectar en el año, y que suman 1.100 MW. A cierre de marzo, la potencia eólica, solar e hidroeléctrica sumaba 9.300 MW, un 10% más que en el mismo mes de 2022.

Las inversiones en el trimestre crecieron un 2%, hasta 409 millones, con renovables y red de distribución como principales áreas destinatarias de la misma.

Más allá de las principales magnitudes de la cuenta de resultados, Endesa ha mostrado durante el periodo enero-marzo unas sólidas métricas financieras. En concreto, la ratio de apalancamiento deuda financiera neta/ebitda se mantiene en 2 veces, igual que a cierre de 2022. La deuda bruta se reduce un 9% gracias a la normalización de los precios del gas y la consiguiente menor exigencia de colaterales. El coste promedio del pasivo se sitúa en un 2,8% en un contexto de tipos de interés al alza.

“Hemos iniciado un ejercicio 2023 aprovechando todas las oportunidades que un modelo de negocio de empresa verticalmente integrada, junto a una gestión acertada de múltiples variables, nos permite”, señala José Bogas, consejero delegado de Endesa

“A pesar de estos sólidos resultados, pronosticamos una normalización de las condiciones de nuestros negocios de generación convencional y de gas a lo largo del año, por lo que no hay que bajar la guardia durante los próximos meses. Tenemos además el 100% de la nueva potencia renovable que se pondrá en marcha en el ejercicio ya en ejecución. Por todo ello, nuestras previsiones para el conjunto de 2023 están confirmadas. Quiero destacar además la reciente aprobación, en nuestra Junta General de Accionistas, del reparto de un dividendo de 1,585 euros por acción, lo que representa una rentabilidad por dividendo del 9%”.

Estrategias de Inversión