La compañía fabricante de pasta de papel registró un beneficio de 15 millones en el cuarto trimestre de 2020, gracias a las plusvalías generadas con la venta de su planta termosolar de Puertollano.

ENCE consiguió aumentar un 12% sus ventas de celulosa, reducir un 6% sus costes de producción e incrementar un 36% sus ventas de energía renovable en 2020, gracias a las importantes inversiones de su Plan Estratégico efectuadas el ejercicio anterior.

Ence registró pérdidas de 26 millones en 2020 por el bajo precio de la celulosa

A pesar de esta mejora operativa, los resultados del grupo en 2020 estuvieron marcados por los bajos precios de la celulosa y de la electricidad. El ebitda del negocio de Renovables mejoró un 15%, hasta los 60 millones, mientras que del negocio de celulosa se contrajo un 82%, hasta los 14 millones.

Farmacéuticas Españolas, las niñas bonitas de los inversores

Las farmacéuticas están en un buen momento en bolsa. Con la pandemia, tanto las que han tenido productos para tratar el Covid 19 como las que han logrado sacar a flote una de las vacunas, se están viendo recompensadas por los inversores.

Por otro lado, el grupo consiguió reducir su endeudamiento en 378 millones en el cuarto trimestre, gracias a la venta de su planta termosolar y a la entrada de un socio minoritario en el negocio de Energía Renovable. La compañía cerró el ejercicio con un endeudamiento neto de 178 millones de euros y más de 540 millones de euros de caja disponible en balance.

A lo largo de este ejercicio, marcado por la pandemia y por sus efectos en la economía, Ence ha mantenido la actividad y el empleo, gracias a la aplicación temprana y estricta de sus protocolos frente al coronavirus. Esto ha hecho posible garantizar la seguridad y la salud de todo el equipo humano de Ence, para  continuar suministrando a la sociedad energía renovable y celulosa.

La compañía apuesta por la “recuperación verde” promovida desde la Comisión Europea como salida frente a esta crisis generada por la Covid-19. Las dos líneas de negocio de la empresa están plenamente alineadas con la transición hacia una economía circular y baja en carbono.

La empresa continúa dedicando sus mayores esfuerzos en defender la prórroga de su concesión en Pontevedra hasta 2073. Una planta que cumple holgadamente con toda la normativa medioambiental vigente, que genera más de 5.000 puestos de trabajo directos e indirectos y que crea valor en toda Galicia a través de su actividad y de diversas iniciativas sociales.