– Parece que la inflación no tiene visos de desaparecer por el momento, ¿podemos ver una recesión en la economía más pronto que tarde? 

Nosotros creemos que las tasas de inflación, en general, han hecho techo. Esto se ve más claro en lo que es la tasa general, no tanto en la subyacente, pero aun así si creemos que en general, en los próximos meses, no vamos a ver inflaciones más altas y que gradualmente empezarán a remitir. Si es verdad que le está costando y que le va a costar y en consecuencia, pues eso se va a traducir en que los bancos centrales mantengan los tipos altos durante un período relativamente elevado, aunque posiblemente vayan a dejar de subir los tipos de interés dentro de poco, posiblemente la Reserva ya haya llegado al techo de su ciclo y el BCE pues lo haga dentro de dos subidas más. Durante este año no esperamos rebajas de tipos. Esto lo que implica para la economía es que efectivamente hay una presión fuerte por todo este proceso de subida de tipos de interés y el riesgo de que en la segunda parte del año haya alguna recesión en Estados Unidos, no lo esperamos en Europa, pero en Estados Unidos pues es elevada. Este es un nuestro escenario central, que en la segunda parte del año puede haber algún tipo de recesión o al menos un período de crecimiento muy débil o de estancamiento en la economía de Estados Unidos como consecuencia de todo este proceso que llevamos de subidas en los tipos de interés. Es el riesgo que vemos en los mercados en la segunda parte del año.  

– Una segunda parte del año en la que prevén una recesión, ¿puede derivar esta recesión en una crisis económica? ¿Los inversores están preocupados por ello? ¿Ha cambiado la actitud de los inversores a la hora de moverse en el mercado?

Los inversores realmente están bastante cautos. Si analizamos todas las encuestas que hay sobre el posicionamiento de los inversores en estos últimos meses nos encontramos con un posicionamiento muy defensivo, tanto por los niveles de liquidez que se mantienen, la exposición a bolsa que es relativamente baja, incluso en renta fija también están muy centrados en los plazos cortos. Todo ello significa que realmente los inversores sí que están poco esperando un cierto deterioro en la economía, que, por otra parte, pues quizás se ha retrasado más de lo que se pensaba. Otra cuestión es cómo se está comportando el mercado, a veces se dan poco estas contradicciones que en un contexto de pesimismo de los inversores nos encontramos que la bolsa se pone a subir, que es un poco lo que ha pasado en estos últimos meses desde el mes de octubre que había un rebote importante en los mercados más en Europa que en Estados Unidos, pero un rebote general pese a este contexto de pesimismo. Bueno, esto es una característica del mercado, a veces anticipa las cosas y no acaban de llegar. Sería un factor quizás también para pensar que a la bolsa le va a costar bajar, es decir que mientras no se perciba que realmente la economía está entrando en recesión, si es que llega a suceder pues es posible que la bolsa se mantenga sostenida porque en fin y al cabo tampoco es seguro que vayamos a ver ese deterioro de la economía.  

– Mientras no perciban ese deterioro en la economía y por lo que estamos viendo, por lo que comentas, que están subiendo las bolsas sobre todo en Europa, tampoco han visto un deterioro en los resultados empresariales, por lo menos si nos centramos en los resultados de las cotizadas del Ibex 35 que están tocando fin, ¿cómo valoran desde Singular Bank, las cifras que han dado las compañías y sobre todo las previsiones que han dado de cara al resto del año?

En general los beneficios que se han publicado en el primer trimestre, tanto en España como en Europa o Estados Unidos, han superado las previsiones. Eso no quita para que, si comparamos con los resultados de hace un año, los del primer trimestre de 2022, sí que se aprecia que estamos ahora en una fase de cierto ajuste en los resultados. En las tasas interanuales, bueno más bien lo que hablan es de un estancamiento, de crecimiento cero o ligeramente negativo y bueno pues detrás de eso sí que hay un proceso en general, está viendo en estos meses un proceso de cierta revisión a la baja en las previsiones de beneficios que además ha sido más claro y más intenso en Estados Unidos y no tanto en Europa. En ese sentido nosotros creemos que todavía en los próximos dos trimestres vamos a seguir en un contexto en que los beneficios van a seguir un poco presionados a la baja, aunque se hayan superado esas previsiones y que de ahí pues también se deduce un poco que el escenario por el lado de los beneficios tampoco está despejado. En el fondo pasaría algo similar a lo que vemos en la parte macroeconómica. Hay una resiliencia a que caigan los beneficios, pero todavía en los próximos dos, tres trimestres creemos que se va a seguir produciendo ese cierto ajuste pese a que sobre todo en algunas partes del mercado pues hemos visto resultados bastante sólidos.

– A pesar de todo ello de los resultados que comenta que han sido dentro de lo que cabe sólidos, desde Singular Bank están infraponderados en renta variable. ¿Recomienda salir de bolsa al 100% y que tanto por ciento consideran que hay que tener en cartera? ¿Qué tipo de sectores y compañías hay que tener?

Estamos infraponderados en renta variable pero eso, por supuesto, que no quiere decir en ningún caso que recomendemos salir de la bolsa. Para nosotros estar infraponderados significa que, por ejemplo, en una cartera de un perfil medio de cliente cuya situación normal sería tener un 50% en bolsa, un 50% en renta fija estar infraponderados, como estamos ahora, sería tener aproximadamente un 40% en bolsa y un 60% en renta fija o liquidez. Es decir que esa es la exposición mínima que recomendaríamos tener en bolsa para un cliente de perfil medio. Si es un cliente de perfil arriesgado, donde lo normal es tener el 80% en renta variable pues ahora estaríamos mejor en el 70% o en el 65% aproximadamente. Es decir, se trata de fluctuar un poco por encima o por debajo de lo que es la exposición media que debe tener pues cada cliente según su perfil. Respecto al posicionamiento por sectores, lógicamente también recomendamos pues una estructura diversificada y no salir agresivamente de ningún sector ni concentrarlo todo en un sector concreto. Pero por dar así poco una pincelada de cómo veríamos el enfoque sectorial, creemos que hay que estar digamos en tres grandes grupos. Por un lado, creemos que especialmente en la bolsa española todo lo que tiene que ver con la recuperación del turismo sigue siendo una parte atractiva y donde hay que estar en sentido amplio, no solo compañías meramente turísticas sino aquellas un poco que se beneficia de la recuperación de la movilidad internacional. Otro grupo serían las infraestructuras, aquí meteríamos compañías constructoras, gestoras de infraestructuras y eléctricas. Finalmente, no perderíamos de vista dos sectores muy penalizados recientemente, pero que son dos sectores que están muy baratos y que creemos que siguen teniendo buenas expectativas para los próximos meses, para el próximo año, como es el sector financiero y el sector energético. Son los dos sectores más baratos de la bolsa y creemos que especialmente en Europa, donde nos veremos una recesión, siguen siendo muy atractivos.

– Vamos a acotar un poquito más allá de los sectores. Para un inversor más arriesgado y que quiere poner más parte de la cartera en renta variable. ¿Qué nombres, qué valores recomiendan?

Nosotros siempre recomendamos una cartera global inicialmente, una cartera que incluya Estados Unidos y Europa o dependiendo se puede añadir Asia, dependiendo un poco del perfil del cliente. Para alguien, para un inversor de bolsa española un poco que es lo que más conocen y que los nombres les suenan más por ligarlo un poco a los sectores que hemos comentado antes, qué valores así concentrados podríamos tener ahora. Bueno dentro de lo que es la parte de infraestructuras y de turismo, nosotros incluiríamos en esa cartera reducida a Amadeus, quizás dentro de las compañías ligadas con el turismo es la que creemos que está un poco más enfocada al turismo global, se aprovecha realmente de la recuperación del turismo en todo el mundo y no tienes el riesgo de si España un poco mejor o un poco peor. Amadeus sería una puesta clara, en infraestructuras pues tanto ACS como Ferrovial son dos compañías que se están beneficiando de la reapertura de los aeropuertos que están gestionando, el aumento en el tráfico tanto en las autopistas como los aeropuertos y de sus modelos de crecimiento. Dentro luego lo que sería la parte un poquito más defensiva, para compensar siempre una cartera tiene que tener un poco de todo, en sectores de consumo básico o salud, recomendaríamos estar en Coca-Cola European Pacific Partners, es una compañía muy estable, con un crecimiento sostenido y una estrategia de seguir creciendo por todo el mundo y Laboratorios Rovi dentro del sector farmacéutico, creemos que está una valoración muy atractiva actualmente. Finalmente en esa parte digamos más penalizada y más barata, bancos energéticas o petroleras en este caso pues nos quedaríamos con BBVA dentro del sector bancario, creemos que su situación en México y en España está funcionando muy bien, tiene una valoración muy atractiva y quizás que más nos gusta con estos valores actuales y Repsol porque creemos que a los precios actuales del petróleo y los que esperamos para los próximos meses tiene una valoración muy atractiva y con una rentabilidad para el inversor muy elevada.

Estrategias de Inversión