Acaba de arrancar la temporada de resultados en EEUU. ¿Vaticina alguna sorpresa a nivel empresarial?

En principio no. Se están presentado buenos resultados que están resaltando la recuperación económica a pesar de las tensiones inflacionistas. Se han publicado resultados de alrededor de unas 20 compañías y aproximadamente el 70% de ellas están en beneficios, que era lo que realmente se esperaba ya que la mayor parte de las empresas tienen una actividad incluso por encima a antes de la pandemia. De hecho, lo que ese está valorando ahora mismo es el tercer trimestre, y en este y el anterior han tenido un crecimiento en bolsa importante. Por lo que, de momento, se está obteniendo lo que se esperaba. Especialmente importantes hoy los resultados de Citigroup, Morgan Stanley, Bank of America y West Fargo, y recordemos que este sector financiero por el momento se está viendo favorecido por la subidas en el rendimiento de los bonos. Pero de momento, no hay sorpresas en cuanto a la publicación de resultados.

¿Cómo encaran los principales índices americanos la última parte del año teniendo en cuenta los asuntos macro que están haciendo tambalearse a los mercados? Ayer se conocía por ejemplo el dato de la inflación, y ha sido al alza…

Efectivamente, el dato de la inflación en EEUU de septiembre subió ligeramente por encima de lo esperado: se esperaba una tasa interanual del 5,3% y llegó al 5,4%. Pensamos que la evolución de lo que suceda en los mercados va a estar totalmente condicionada por lo que diga la FED en la reunión del 2 y 3 de noviembre. Según las actas de la reunión de la FED del pasado 3 septiembre, a mediados de noviembre podría comenzar a recudirse el ritmo de compras mensuales de activos, el conocido tapering, que lo que haría sería ir reduciendo lentamente esos 120.000 millones de dólares mensuales en compras de bonos. Probablemente los que se espera es que la FED comience recortando 10.000 millones al mes en bonos del tesoro y 5.000 millones en valores respaldados por hipotecas. La FED actualmente está comprando al menos 80.000 millones en bonos del tesoro y 40.000 en valores respaldados por hipotecas. La fecha objetivo para finalizar las compras, en caso de que no haya interrupción, sería a mediados de 2022. Y esto es lo que pensamos que va a influir.

En los gráficos semanales, de cara a lo que queda de año, tanto en el S&P 500, como el DOW JONES y el NASDAQ, tendencia alcista importante y muy fuerte desde esos mínimos de la pandemia. Por ello las caídas que nos parecen tan abultadas, si las ponemos en contexto realmente son retrocesos que de momento no hacen en absoluto perder la idea de tendencia alcista. El Russell sí que lleva todo el año lateral.

En los gráficos diarios, el S&P500 y Nasdaq desde máximos históricos confirmaron un giro bajista que ha dado lugar a ese retroceso  que está cerca del 5 y pico por ciento en el caso del SP y que nos ha preocupado mucho. Pero, en realidad, mientras no se pierda 4.278 en el S&P500, el 14.384 en el Nasdaq y el 34.613 en el Dow Jones la situación no tiene por qué agravarse en cuanto a caídas. Si se pierden los tres niveles, y los tres a la vez, entrarían en convergencia bajista y tendríamos que ir cada índice para ver hasta dónde podrían llegar los descensos.

La banca española parece que no acaba de despegar en el Ibex 35. ¿Cómo ve la situación de los bancos del selectivo? ¿Algún valor destacable?

Dentro del sector bancario europeo, el SX7R y SX7E son los que debemos vigilar. Por su parte, la evolución del IBEX 35 está condicionada por lo que haga el sector bancario, y dentro del Ibex hay dos valores que son especialmente importantes: Banco Santander y BBVA, que son dos acciones que están totalmente correlacionados. Lo que ha ocurrido es que se han producido dos divergencias bajistas, la primera es cuando Banco Santander no ha conseguido superar en ningún momento el nivel máximo a la pandemia, mientras que el BBVA sí que lo superó hace varios meses. Y la segunda es que el máximo previo hecho por Banco Santander no lo ha superado tampoco y el BBVA sí. Con ello, a pesar de que el BBVA se está comportando con mayor fortaleza precisamente por esas subidas, estas divergencias bajistas están condicionando su evolución y está haciendo que el BBVA se vea frenado.

Muchas veces cuando hay divergencias de un tipo y de otro el proceso que suelen seguir de una forma natural los valores es a lateralizarse, y cuando se lateralizan realmente están corrigiendo. Y en estos procesos, como son valores que están favorecidos por la subida de un rendimiento de los bonos, cuando hay caídas importante podemos buscar en esos retrocesos puntos interesantes en los que sumarnos a las tendencias alcistas de los valores, en este caso como el BBVA.

Más allá de la renta variable, y tras el fuerte repunte que están teniendo otros activos, ¿dónde están las grandes oportunidades a corto-medio plazo?

En un escenario en el que hay recesión y subida de inflación, la situación en un poco complicada, pero pensamos que las mayores oportunidades se pueden dar en los valores ligados a las materias primas. En cuanto al Bitcoin superamos este máximos de 52.908 y se está dirigiendo hacia 59.591 y si lo lograra, de ahí nos dirigiríamos casi a los 65.000 y si lo pasara asistiríamos a una subida más que importante, por lo que bitcoin y Ethereum activos para vigilar de cerca porque pueden ofrecer oportunidades muy interesantes.