¿Qué tipos de estrategias están atrayendo mayor interés en estos momentos en renta variable y cuál es la recomendación de WisdomTree?

En este 2022 las estrategias de renta variable centradas en dividendos han generado bastante interés. De hecho, el factor dividendo es lo que mejor está funcionando este año en cuanto a rendimientos. Los inversores que han estado expuestos al factor dividendo han sufrido algo menos que el mercado, y eso lo hemos visto en los flujos de ETFs en Europa, ya que alrededor del 19% de los flujos de renta variable han ido en ETFs de calidad y de dividendo, que son unos 8.000 millones de flujos para este tipo de ETFs. En WisdomTree también estamos viendo mucho interés por este tipo de estrategias, en especial por nuestra gama «Quality Dividend Growth», que es una forma de tener un sesgo a altos dividendos al mismo tiempo que se mantiene un enfoque estratégico para lidiar con el entorno de incertidumbre que hay en el mercado en estos momentos. En WisdomTree creemos que combinar alta calidad y dividendos puede ser una solución para el entorno macroeconómico en el que estamos, en el que vemos mucha incertidumbre, alta inflación, tipos al alza y una posible recesión. Así que un enfoque que combine aspectos defensivos con la capacidad de resistir a recesiones o caídas del mercado, unido a un enfoque que tenga empresas con alto poder de fijación de precios para poder luchar con la compresión de márgenes que estamos viendo en las empresas debido a la alta inflación y también la capacidad de tener mejor rendimiento en la parte más avanzada del ciclo que es en la que estamos ahora y es cuando los inversores se vuelven más selectivos, es una combinación que se consigue con empresas de alta calidad y que paguen dividendos sostenibles puede ser una opción para los inversores de renta variable.

Cuando hablamos de acciones de alta calidad, ¿de dónde puede venir concretamente esa calidad? ¿cuáles son los requisitos?

En el mundo de la inversión hay muchas formas de definir calidad, y en WisdomTree creemos que la rentabilidad es una de las principales formas de medir o evaluar la calidad de las empresas. Para ello, nosotros nos centramos en dos métricas principales. Por un lado nos fijamos en el ROE, que es la rentabilidad sobre recursos propios de una empresa o la capacidad que tiene de generar valor para sus accionistas, y por otro lado miramos el ROA, que es la rentabilidad que tiene la empresa en relación con sus activos totales. Sin embargo, también es verdad que si tienes un enfoque únicamente centrado por calidad eso te puede llevar a una cartera con valoraciones más altas que el mercado orientado a empresas de crecimiento, por eso en WisdomTree nos fijamos en empresas de alta calidad pero a través de un enfoque multifactor que también incluye dividendos, y eso es lo que nos da son carteras de empresas de alta calidad pero con un sesgo value en vez de un sesgo growth que al final es la parte que ha sufrido más este año.

¿Qué busca WisdomTree en una compañía a la hora de aplicar la estrategia de rentabilidad por dividendo?

Lo primero que miramos es la calidad de las empresas, no nos sirve una rentabilidad por dividendo muy alta si las métricas de calidad no justifican esos niveles de dividendo para una empresa. Otro factor impactante que miramos es la capacidad de la compañía de incrementar el dividendo a largo plazo, a través de un modelo de negocio sostenible y rentable. En nuestro proceso también incluimos el crecimiento esperado de las ganancias a 3-5 años de las empresas, para ser capaces de evaluar el potencial de crecimiento de esa compañía que al final también va ayudar a que crezcan sus dividendos a medio y largo plazo. Al final con ese enfoque de calidad y dividendo lo que buscamos es un perfil y comportamiento equilibrado para todo tipo de mercado, es decir que pueda capturar las subidas del mercado y que también sea una cartera un poco más resiliente dentro de la renta variable en momentos de caídas en momentos de caídas como los que estamos viendo en estos momentos, y al final en WisdomTree creemos que eso se consigue con una exposición consistente a empresas de alta calidad, alta rentabilidad y con dividendos sostenibles.

¿Tienen establecido un pay out mínimo?

No, no tenemos ninguna pay out específico. Lo que sí que miramos es que los dividendos que pague la empresa sean realmente sostenibles, y que el rendimiento de las ganancias de esa empresa sean mayores a los dividendos que están pagando, que al final es lo que te da la visión de que se están repartiendo dividendos que son sostenibles de acuerdo al modelo de negocio y al balance que tiene.

¿Qué sectores o tipos de empresas suelen encajar con estos criterios de dividendos y alta calidad? ¿Podría darnos algunos ejemplos?

En cuanto tipo de empresas que encajan con este estilo de alta calidad y dividendo, suelen ser compañías muy rentables, que pagan dividendos sostenibles, con un apalancamiento bajo y con valoraciones razonables. Pero también es verdad que la composición sectorial es bastante dinámica a lo largo de los años, ya que depende de las condiciones del mercado en cada momento y de donde se encuentre ese estilo cuando se mira la estrategia de forma anual. Por ejemplo, si miramos en este momento a nivel global, este tipo de estrategia lo que hace es sobreponderar sectores como consumo básico, salud, industrial y materiales. Pero eso no quiere decir que no haya acciones de empresas especificas con este perfil en otros sectores, como por ejemplo Apple, Microsoft, Coca-Coa, Johnson&Johnson o Louis Vuitton.

El mercado está descontando una recesión, y en algún momento eso tendría que trasladarse a las estimaciones de resultados. ¿No se verán afectadas también las compañías de mayor calidad?

Sí, probablemente. Si hay una recesión al final, la renta variable va a sufrir y estas empresas también se verán afectadas, pero en muchos sentidos menos que las empresas más frágiles o cíclicas. Es verdad que las ganancias se verán afectadas por la compresión de márgenes debido a la alta inflación, pero las empresas de calidad y las empresas de valor, históricamente al menos suelen tener un alto poder de fijación de precios y pueden defenderse bastante bien dentro de este entorno. La recesión también a lo que puede conducir es a una resta de las ganancias en los resultados de estas empresas, pero las compañías de calidad que tengan ventajas competitivas probablemente podrán resistir mejor comparado con otro tipo de empresas o estilo. Históricamente la renta variable de calidad ha tenido un mejor comportamiento en momentos de recesión que el mercado, pero eso no quiere decir que el rendimiento vaya a ser positivo en todos los periodos. Si hay recesión, la renta variable de calidad también sufrirá pero probablemente menos que el mercado en general. Además, con estos momentos de incertidumbre y de hacer el timing del mercado (que es muy difícil), creemos que un enfoque equilibrado centrado en empresas de alta calidad que pagan dividendos sostenibles y crecientes podría ser una opción a tener en cuenta no sólo para el momento actual de mercado sino como una posición principal y estratégica dentro de las carteras de renta variable de los inversores.

Estrategias de Inversión