En la última entrega de la temporada del Rincón Inmobiliario hablamos sobre cómo los resultados electorales de las últimas elecciones generales celebradas el pasado día 23 de julio pueden afectar al sector inmobiliario, que se prepara ya para los posibles escenarios del cambio de gobierno, así como de la desaceleración que está teniendo el sector en esta primera parte de 2023.

Para hablar largo y tendido de todo ello nos acompaña, en esta ocasión, Julián Salcedo, Presidente del Foro de economistas inmobiliarios del colegio de economistas de Madrid, «el sector inmobiliario se está desacelerando y lo lleva haciendo desde 2019 y si no hubiera venido la pandemia lo hubiéramos notado en 2020, sin embargo, la pandemia sirvió para muchas cosas, fue un desastre de gran magnitud, pero en este aspecto, nos sirvió para «no contar» con ese año, pero se produjo una quiebra de todos los comparadores e indicadores que podemos utilizar y así, el 2021, fue un año de transición, de recuperación y, por tanto, «tampoco cuenta», comienza puntualizando Salcedo en su intervención.

Y es que, la pandemia del Covid-19 ha dejado una huella significativa en diversas industrias, y el sector inmobiliario no ha sido una excepción. Desde que la crisis mundial se desencadenó, hemos sido testigos de una desaceleración notable en el mercado inmobiliario, con cambios drásticos en la demanda y en las preferencias de los compradores. Las restricciones impuestas para contener la propagación del virus impactaron directamente en la capacidad de los compradores para visitar propiedades y, al mismo tiempo, generaron incertidumbre económica, llevando a muchos a postergar decisiones importantes de inversión.

Pero, tal y como señala Julián Salcedo, esta desaceleración en el sector inmobiliario no afecta solo al segmento residencial si no a un amplio abanico del sector, como puede ser el retail, sin embargo, señala que el año 2022 «fue especialmente bueno en todo el ámbito inmobiliario porque en lo que hace referencia a la parte no residencial, el volumen de inversión alcanzada en inmuebles en este año fue la más alta de la historia» contra todo pronóstico y es que, debido también a la subida de los tipos de interés, «los precios y las operaciones inmobiliarias deberían haberse frenado como consecuencia del impacto de esas subidas en los tipos de interés, pero en España, al contrario que en otros países de Europa, no pasó».

Por todo ello es por lo que esta desaceleración de la que hablamos llega hasta el año en curso, cuando, como explica Salcedo, estamos empezando a notarlo de manera más evidente. «La inversión inmobiliaria se quedará ligeramente por debajo del 2022, un 10-15% en volumen de inversión y no será un mal dato». 

Asimismo, Julián Salcedo habla sobre el informe de CaixaBank Research que dice que las transacciones caerán al entorno de las 500 mil, «tal vez pecaba de optimismo», declara con respecto a esas afirmaciones y estima que será un número más alto que el escrito por este informe. 

La nueva Ley de la Vivienda es algo que también preocupa y afecta al sector inmobiliario, pero no solo desde el lado de la propiedad, si no también por la parte del arrendatario y usuarios potenciales, «nadie está satisfecho con esta ley», sentencia, «esta ley es inoportuna y está motivada por condicionantes políticos». 

Estrategias de Inversión