El bitcoin sufre otra importante pérdida de niveles y cotiza por debajo de los 19.000 dólares. No hace mucho, algunos analistas de grandes bancos como JP Morgan, por ejemplo, predecían un precio objetivo a largo plazo de 146.000 dólares para la criptomoneda. ¿Qué ha pasado en este 2022 para una caída tan abrupta? ¿Cuáles son las previsiones?

Bitcoin, al igual que el resto de criptodivisas, es un producto que viene de años atrás pero que con la crisis se puso de moda, al rebufo de lo que hicieron muchas empresas tecnológicas. Vimos a muchos analistas predecir precios estratosféricos, a los que ni mucho menos ha llegado. La mayoría de los grandes organismos internacionales tienen una visión bastante negativa del bitcoin, y aunque algunos analistas lo veían como un posible refugio de la inflación, lo cierto es que la reticencia de estos organismos, de la inmensa mayoría de reguladores en el sector financiero, de bancos centrales, de comisiones del mercados de valores… nos hacen ser pesimistas en su evolución, porque se van a producir prohibiciones, se va regular más, se le van a aplicar probablemente impuestos, etc. En general, no se ha hablado bien de las criptodivisas y del bitcoin. Ahora vemos que no ha sido una buena alternativa como activo para refugiarse de la inflación, y lo estamos viendo caer con una fuerza bastante importante. Haciendo un análisis técnico, las previsiones son que el Bitcoin está prácticamente en caída libre. Y quizás lo que está ocurriendo ahora mismo es que cuando los inversores ven que hay otros activos que pueden ser más interesantes y rentables, abandonan las criptodivisas y se van a ellos.

La capitalización de mercado de Bitcoin merma rápidamente estos días. En su opinión ¿en qué activos se está invirtiendo parte de este flujo de capital?

Hay dos activos que han subido mucho y, cuando pasa esto, los inversores buscan alternativas. Dos claros ejemplos son el petróleo y el dólar. Es un proceso habitual: los inversores fijan su atención a corto plazo en los productos que más suben, y cuando el ciclo alcista de éstos se completa buscan otras alternativas de inversión. La evolución de los precios de las criptodivisas comienza con la pandemia, subió hasta los máximos de 2021,y el crecimiento fue espectacular, casi del 900% en productos como el Bitcoin. Pero parte de esta subida estuvo alimentada única y exclusivamente por un movimiento alcista que llevó a muchos inversores a fijarse en estos productos sin entender realmente de qué se trataba. El posterior pinchazo de la burbuja ha llevado a buscar otras alternativas para ganar dinero rápido; el dólar, por ejemplo, cada vez está más fortalecido frente al resto de divisas, y en el caso del petróleo, con fuertes subidas tras la salida de la pandemia y de la reactivación económica, luego este movimiento alcista se ha visto apoyado por el estallido de la guerra de Ucrania que ha hecho que los que han ido saliendo de posiciones de criptodivisas hayan fijado su atención en estos activos.

El cártel de productores de petróleo, entre los que se encuentra Rusia, ha recortado sus objetivos de producción hace apenas unos días, aún cuando el precio sigue siendo alto. ¿Podría ser el petróleo una nueva arma energética contra Occidente?

Podría ser porque el organismo que ahora controla la producción, la OPEP+, el plus es Rusia, y va mover ficha para luchar contra Occidente por todos los medios. Lo que veo es que es un error pelarte con tu cliente, algo que en su momento entendieron los países árabes. Puede ser utilizada, pero yo creo que en este caso el resto de países productores van a presionar para que no ocurra. Es cierto que van a querer mantener los precios del crudo alto -no veo al crudo muy por debajo de donde esta ahora, a pesar de que podamos pensar que una recesión podría bajar la demanda del producto-, pero creo que el resto de países productores van a seguir conteniendo niveles o bajando un poquito pero sin tener una influencia decisiva.

Esta semana, el euro ha vuelto a tocar mínimos de 2002 en el cruce y se ha cambiado por menos de 1 dólar. Pero todo tiene un lado bueno… al menos para algunos. ¿Qué empresas de la bolsa española se benefician más del mejor año del dólar desde 2003? 7.02

En teoría se benefician aquellas que tienen la mayor parte de su negocio en dólares, ya sea por presencia en EEUU o porque sus ventas se cobran en dólares. En el caso de España, compañías como ENCE tiene una exposición del 70% de sus ingresos en dólares, Grifols el 63%, ACS el 53%, Acerinox el 49%… Viendo estos porcentajes, podríamos pensar que a la mayoría de ellas las va en bien en bolsa este año, pero no es así para algunas, como le ocurre por ejemplo a Grifols, que no repunta porque tiene otro problemas como son un endeudamiento muy alto, y en un entorno de subida de tipos de interés te da lo mismo cobrar en dólares o no, porque te va tocar pagar unos intereses mayores. Con ello, las cotizadas españolas más beneficiadas por su evolución en bolsa, y con un dólar fuerte, son Ence y Tubacex. El caso de Ence es obvio porque buena parte de sus gastos se producen en euros mientras que el 70% de sus ventas se generan en dólares y, aunque no hay que olvidar que la pulpa de la celulosa ha subido bastante este año, Ence se anota más de un 60% de subida en bolsa este año. Tubacex, por su parte, sube más de un 45% en el Continuo. Es una empresa pequeña pero conocida y los inversores de siempre saben que cuando los precios de la energía suben, Tubacex se beneficia de ello porque venden más su producto, las empresas productoras especialmente del sector gasista, petrolero y nuclear aumentan sus pedidos y el producto que vende Tubacex lo cobra en dólares. En cualquier caso, en general, un dólar fuerte frente a un euro muy débil genera otros problemas importantes, como es la importación de inflación, porque muchas de la materias primas que se compran se pagan en dólares, por lo que no creo que sea una ventaja a medio plazo ni siquiera para empresas como Tubacex o Ence.

Estrategias de Inversión