En una visión de largo plazo, todavía quedaría corrección por delante para los índices de Wall Street, según apunta Javier Romero, analista técnico independiente. Si miramos al S&P 500 en gráfico diario, por ondas de Elliott, podemos prever esa caída, según esa teoría. 

Normalmente, el mercado se mueve en cinco ondas y luego hace una corrección en tres. Cuando se empezó a ver la caída del S&P 500, se registraba una primera corrección, de la que podíamos pensar que solo se trataba de eso. Pero el recuento se va ajustando. El mercado subió y cayó una quinta vez en un primer ciclo bajista. Hasta ahora, se están cumpliendo las principales características de esta teoría de ondas. 

Tras la pauta de impulso, según explica el analista, viene la corrección, en A, B y C. Ahora estamos ante la C. En las correcciones, la onda A y la onda C suelen ser iguales. Teniendo esta teoría en cuenta, podemos situar un objetivo para el S&P 500 en los 4.300 puntos. A veces se produce un «fallo de quinta» o «fallo de C», por lo que el mercado podría también hacer una falsa ruptura. «Si vemos que no tiene la misma amplitud que la onda A, el mercado denotará debilidad», apunta el experto.

La clave está en que, si el mercado rompe los 4.300 puntos, se anularía todo y empezaría una tendencia alcista. Pero todavía podemos proyectar la segunda pata bajista fuerte, que puede llegar hacia los 3.000 puntos del S&P 500. «No tiene por qué pasar, pero todavía falta esa gran pata bajista en el mercado».

En gráfico semanal, si vemos los mínimos de 2008 y hacemos una línea de tendencia, el objetivo estaría en torno a los 3.200 – 3.300 puntos. 

SP 500

En el caso del NASDAQ 100, si miramos un gráfico desde el año 84, la corrección es todavía bastante pequeña, pudiendo bajar incluso hasta los 9.000 puntos. 

Valores para incorporar a cartera

Si apostamos a que el rebote va a continuar, Amazon ha recuperado bastante terreno tras las fuertes caídas del año pasado, pero podría seguir subiendo, hasta tapar un hueco que tiene en su gráfico. Pero le va a costar, tiene resistencias por delante. Es posible que vuelva a caer. Google también puede seguir subiendo, al igual que Microsoft, pero romper las primeras resistencias estará difícil para todas ellas.

En este entorno, Apple es un caso diferente, tras haber aguantado mejor que las demás. «Va a ser la que va a dirigir el mercado», dice el experto. En todo caso, tiene un doble techo, por lo que si proyectamos la amplitud, el objetivo de Apple es bajista. «Confío en mi análisis de que va a haber una segunda pata bajista». Pero en el corto plazo, Apple puede subir, porque ahora está en la base del canal. 

AppleApple

Sobre Netflix, es mejor estar fuera. La firma de vídeo en streaming presenta sus cifras este miércoles. «Muy buenos tienen que ser sus resultados para que sigan subiendo. No estaría en Netflix», explica Javier Romero. 

Estrategias de Inversión