De cara a 2024, consideramos atractivo el contexto para la renta variable europea. Las valoraciones y el sentimiento reflejan una perspectiva mucho más pesimista sobre el crecimiento y los beneficios que en EE.UU. o Japón. Estamos en un momento en el que los principales indicadores económicos europeos están influyendo al alza y la exposición a China abre posibilidades alcistas en un entorno en el que la transición energética podría recuperar popularidad. Basándonos en esto, esperamos que la renta variable europea supere al «S&P 493», siendo más cautos con los denominados «7 magníficos». Asimismo, la inteligencia artificial podría dar comienzo a la próxima «revolución industrial», impulsando enormes aumentos de la productividad. Si ese es el caso, los valores relacionados con la IA seguirán obteniendo mejores resultados.

Esperamos que el impulso del crecimiento europeo se desplace más hacia el ámbito local, ya que consideramos que el alza del impulso económico en EE.UU. es limitada (a pesar de los sólidos datos recientes) y los principales indicadores europeos están mostrando claros signos de inflexión positiva. El consumo europeo debería seguir resistiendo (respaldado por un crecimiento positivo de los salarios reales) y el contexto fiscal podría sorprender al alza. Esto debería beneficiar a las áreas cíclicas domésticas.

Las economías de países periféricos europeos tienden a estar mucho más orientadas hacia el crecimiento interno europeo que las economías core, como Alemania y Suecia, que (en términos relativos) están más expuestas a los mercados de fuera de Europa.

Hay otras tres razones por las que preferimos los países periféricos a los core:

–    España e Italia son los dos mayores beneficiarios de la iniciativa NextGenEU de la Unión Europea. En los próximos dos años, miles de millones de euros de fondos de la UE apoyarán la transición energética y la digitalización en estos dos países. 
–    Exposición a la mejora del consumidor europeo – No sólo la confianza del consumidor es más fuerte en las regiones periféricas que en las core, sino que las primeras también están más expuestas a la mejora general de la confianza del consumidor europeo (por ejemplo, a través del turismo). 
–    Acceso a energía más barata. Las economías periféricas tienden a tener mejor acceso a fuentes de energía renovable (por ejemplo, la solar), pero también a cargamentos de gas natural licuado (GNL).

Después de todo, España es el país de la UE con más terminales de GNL. Por lo tanto, los sectores industriales de las económicas periféricas se enfrentan a menos dificultades estructurales en comparación con las economías consideradas core.
 

Valores favoritos para invertir

Descubre fácilmente las novedades sobre estos y otros valores favoritos para invertir o en los que estás invertido.  

En la sección de favoritos, tendrás todo lo relevante de un solo vistazo sobre la cotización, módificación de ciclo bursatil, noticias y análisis relacionados con esos valores.

Muy fácil de seleccionar y podrás incluso dividirlos por listas de interés.  Descubrelo aqui.

En estrategias de Inversión llevamos más de 19 años haciendo que los inversores logren rentabilizar sus inversiones de forma recurrente.

Estrategias de Inversión