-¿Cómo ha revolucionado la tecnología y la inteligencia artificial el sector de la gestión de activos?
En el sector financiero la tecnología ha supuesto una revolución muy positiva, igual que en otros sectores. Empezó en la gestión de patrimonios, automatizando procesos manuales para evitar errores y ganar tiempo y ganar eficiencia. Un ejemplo son los ajustes de las carteras de los clientes. 
 
Pero sí vemos que a futuro, esta tecnología que va automatizando, reduciendo errores y mejorando procesos va a empezar a dar algo de separar los cliente.s Empezamos con los chatbox, que casi parecen humanos, y está avanzando mucho con la inteligencia artificial analizando el comportamiento nuestro como inversores y reaccionando a eso.
 
– ¿Cómo se puede combinar la gestión con herramientas tecnológicas con la gestión personal?
En nuestra opinión el mejor servicio debería ser híbrido. La tecnología es fantástica y debemos usarla y combinarla con un asesor patrimonial humano. Ahí la tecnología puede automatizar muchas cosas pero la función más importante de un asesor, que es ayudar a los inversores a entender su situación patrimonial, definir sus objetivos y acompañar en esa toma de decisiones es más complicado que pueda hacerlo la tecnología. El mayor enemigo de las inversiones somos nosotros mismos y el asesor debe elaborar como función principal intentar separar la emoción de la toma de decisiones. 
 
– ¿Qué supone invertir por objetivos vitales?
En España todavía se usa poco pero para nosotros es la mejor alternativa para invertir porque el patrimonio es un medio para alcanzar un fin y nuestros ahorros deben estar al servicio de nuestra vida y ayudarnos a conseguir nuestros objetivos y, por tanto, la inversión por objetivos es clave porque empezando por lo urgente, decidir cómo ahorramos, terminados decidiendo sobre nuestra vida. Eso es para nosotros la mejor forma de afrontar nuestro ahorro. 
 
– ¿Para qué tipo de inversor es apropiado un roboadvisor?
No es más que un asesor patrimonial que se apoya en tecnología para poder dar un buen servicio a sus clientes. Han conseguido una cosa muy buena, que es democratizar el servicio y bajar los mínimos de entrada. Para nosotros los roboadvisor son para todo tipo de inversores porque son una herramienta muy potente. Los que más nos gustan son los híbridos y quizás para elegir roboadvisor o fintech recomendamos tres cosas: 1) Que sea una empresa solvente, que esté regulada y que sea sostenible en el tiempo 2) Que comparta nuestra forma de invertir. Si nuestra filosofía de inversión es indexada que las empresas también lo sean. Y 3) que nos permita invertir por objetivos. 
 
– Claves para pasar de ser solo ahorrador a invertir
 
Debido a la incertidumbre del Covid tenemos el ahorro de las familias en máximos y por otro lado, España que ha sido un país de ahorradores y no tanto de inversores, los depósitos no pagan nada y la cuentas empiezan a cobrar por lo que el paso a inversor es algo forzado. La clave es definir para qué queremos ese ahorro y cuánto y luego usar alguna herramienta que nos permita invertir por objetivos porque no hay tantas herramientas en España, como en EEUU o Reino Unido.