El IPC de EEUU de abril comunicado esta tarde, se ha quedado en el 4,9%, una décima menos que en el mes de mazo, lo que viene a confirmar la ralentización en la subida de precios. El consenso del mercado preveía que la tasa de inflación anual se mantuviera en 5.0%.

Por su parte, la inflación subyacente se ha quedado en el 5,5% frente a al anterior de 5,6% y de acuerdo a las previsiones del mercado que señalaban el 5,5%.

De esta forma, las cifras de IPC en Estados Unidos correspondientes al mes de abril han sido mejores que el mes anterior.

La moderación en el IPC de Estados Unidos generado cierto optimismo en los mercados financieros, aunque siembre las dudas sobre los efectos de la reciente crisis bancaria sobre el acceso al crédito en forma de restricciones, encarecimiento y condiciones más duras de la financiación.

Nada más conocerse el dato, las bolsas europeas cotizan con lideras subidas, apenas sin cambios, ante un dato que ya descontaban puesto que era el prácticamente preveían los analistas. 

Estrategias de Inversión