Visión macro y de política monetaria

Estamos en un entorno a mitad de ciclo en modo «pausa». Esto significa que no hemos experimentado la tradicional desaceleración económica, con recortes de tasas, recesión y posterior recuperación. Definitivamente, estamos en una fase intermedia. Y esto implica mucha volatilidad, pero también muchas oportunidades. Así que es un entorno muy interesante para los gestores de alfa como nosotros, lo cual es genial. Esperamos ver recortes de tasas de interés, tanto por parte del BCE como de la Reserva Federal, a lo largo del año. Si me hubieran preguntado sobre esto al inicio de 2024, habríamos dicho que el mercado estaba siendo demasiado agresivo en cuanto al número de recortes de tasas que se estaban descontando. Ahora, si acaso, el mercado ha ido demasiado lejos en la otra dirección. Hemos pasado de una duración corta a principios de este ejercicio, a una duración larga moderada. Así que esperamos que esos recortes comiencen a materializarse. O, más importante aún, no esperamos más aumentos de tasas dado lo que sabemos actualmente sobre el panorama económico.

Tras un 2023 que fue excelente para la renta fija, 2024 ha tenido una primera parte de año más floja. ¿Cuál es la perspectiva de Insight para lo que resta de ejercicio?

Esperamos que los rendimientos bajen un poco más a lo largo del resto del año de lo que el mercado ha descontado. Más en los bonos del Tesoro de Estados Unidos que en los bonos alemanes (bunds), y obviamente con una excepción notable en los rendimientos de los bonos del gobierno japonés, los cuales aún esperamos que suban ligeramente más de lo que el mercado ha descontado.

Dentro de la renta fija, ¿dónde hay valor? ¿Dónde están las mejores oportunidades?

Hay oportunidades y valor, pero hay que ser muy selectivo a la hora de encontrarlas. La duración en EEUU tiene cierto valor. También hay algunas oportunidades de valor relativo entre diferentes países. En cuanto al crédito, en general los diferenciales de crédito están relativamente comprimidos ahora, pero aún hay algo de valor basado en que, desde la perspectiva de un inversor de retorno total, los rendimientos están más altos de lo que han estado desde la crisis financiera, más o menos. Así que hay algo de valor en el retorno total, pero en términos de retorno por diferencial estamos viendo compresiones, por lo que hay que ser más específico sobre dónde invertir en el crédito. Particularmente, el grado de inversión (investment grade) europeo sigue siendo atractivo en comparación con el grado de inversión en dólares, y también es relativamente atractivo comparado con el alto rendimiento (high yield). Aunque incluso dentro del high yield, si te enfocas en bonos de corta madurez, estos siguen siendo atractivos porque efectivamente la curva de diferenciales, la curva de riesgo, la curva de rendimientos, es muy plana en el high yield. Así que, ¿por qué no comprar bonos de corta madurez en lugar de bonos de larga madurez? Eso es interesante también. Por último, también son interesantes algunas áreas seleccionadas de valores respaldados por hipotecas residenciales.

Con la previsión de bajadas de tipos, o por lo menos una estabilidad de los mismos, ¿es momento de pensar en añadir duración a las carteras?

Sí, ya hemos hecho algo de eso y los precios futuros del mercado ahora están más altos de lo que consideramos el «valor justo». Así que ya hemos añadido una pequeña cantidad de duración hace unas semanas, y seguiremos atentos, obviamente, a cómo evolucionen las cifras de inflación. Pero si éstas se mantienen dentro de un rango relativo o incluso disminuyen, entonces podríamos considerar aumentar la duración. Veremos cómo se desarrolla.

En un entorno de incertidumbre como el que estamos viviendo, el retorno absoluto está despertando un gran interés. ¿Cuál es el objetivo y estrategia del BNY Mellon Absolute Return Bond Fund?

La estrategia del fondo BNY Mellon Absolute Return Bond tiene un objetivo de rendimiento de más un 3%. ¿Cómo lo hacemos? Lo hacemos tomando posiciones de valor relativo, tanto largas como cortas, en todas las diferentes áreas de renta fija. Es una estrategia que recoge las «mejores ideas» en renta fija. Pero, lo más importante, al ser de retorno absoluto, no debe tener posiciones fijas en nada. No debe ser como una estrategia de «beta», a la que algunos fondos de retorno absoluto han estado expuestos en el pasado. Esos son otro tipo de estrategia. La del BNY Mellon Absolute Return Bond es una estrategia pura de alfa. Si no tenemos una visión clara sobre algo, estaremos en liquidez, y solo tomaremos posiciones largas o cortas en ideas direccionales o de valor relativo, dependiendo de la fortaleza de la idea.

¿Puede la renta fija competir con la renta variable en términos de rentabilidad?

Algunas áreas de renta fija, sí. Si lo piensas, el fondo Absolute Return Bond con un objetivo de rendimiento de más un 3% está proporcionando un retorno de un dígito bastante alto en este momento, por lo que es bastante atractivo. O si miras los rendimientos generales de renta fija en, por ejemplo, crédito global o incluso crédito en euros, también están en dígitos altos. Y si optas por algo como bonos de high yield o bonos de alta rentabilidad de corta madurez, estás entrando en rendimientos de doble dígito. Dicho esto, si tenemos en cuenta la parte del ciclo económico en la que nos encontramos, realmente a corto plazo se trata de retornos relativos bastante atractivos. Además, señalar que el retorno absoluto tiene el objetivo de proporcionar una inversión que no esté correlacionada con la renta fija o las acciones, actúa como elemento diversificador; ahí es donde realmente muestra su valor.

A pesar de las buenas perspectivas para la renta fija, ¿cuáles son los riesgos que debemos tener en cuenta?

Hay dos riesgos principales. El primero tiene que ver con las perspectivas de las tasas de interés y un posible repunte de la inflación, particularmente en EE.UU. Hay señales de que la inflación se está moderando con determinados atrasos en las tarjetas de crédito que están saliendo a la luz, y algunas de las presiones en el mercado hipotecario se están aliviando, pero igualmente el mercado laboral aún parece relativamente fuerte. Así que hay algunos riesgos en este sentido, y obviamente la Reserva Federal también los tiene marcados como tal. Por lo tanto, consideramos que uno de los riesgos es que la inflación pudiera empezar a subir de nuevo.

El otro riesgo sería para los mercados de crédito o incluso para los mercados de acciones. El riesgo sería que, aunque los indicadores adelantados de crecimiento han estado en una tendencia modestamente ascendente desde niveles más bajos, los datos recientes están poniendo en duda eso y debemos seguirlos de cerca. Porque si esos PMIs, esos indicadores adelantados, empiezan a bajar nuevamente, podría ser potencialmente negativo para los activos de riesgo y, por lo tanto, también negativo para los diferenciales de crédito.

TE INTERESA

Estrategias de Inversión ofrece una cartera de bolsa y  fondos en la sección premium, con un objetivo de crecimiento a largo plazo y que invierte en las megatendencias más atractivas en cada momento.

Descubre las carteras y los análisis independientes para invertir en sectores con tendencia alcista en la zona premium de Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión