Ibex

El Ibex 35 empieza el día con caídas del 0,28% en los 7.335 puntos. Los mayores descensos son para Grifols, del 1,35% en los 8,4660 euros, Inmobiliaria Colonial se deja un 1,17% hasta los 4,72 euros y Acciona Energías Renovables un 0,98% en 38,28 euros. En verde, lidera las alzas Repsol, que sube un 1,03% en los 12,30 euros, Sacyr suma un 0,65% e Indra un 0,52%.

La inercia negativa se mantiene en el mercado, con el temor de los inversores a que las políticas restrictivas de los bancos centrales en su lucha contra la alta inflación lleven a muchas de las economías desarrolladas a entrar en recesión en los próximos trimestres. 

El DAX alemán se deja un 0,41% en los 12.171,18 puntos, también en rojo el CAC 40, que pierde un 0,23% hasta los 5.819,51 puntos, la bolsa italiana cede un 0,34% y la de Londres un 0,10%. El EURO STOXX 50 abre con caídas del 0,25% en las 3.331,85 unidades. 

El enquistamiento del conflicto bélico en Ucrania y la debilidad de la economía de China, lastrada, entre otros factores, por la “inamovible” política de “Covid-cero” adoptada por el Gobierno del país asiático, “alimentan” los “peores” temores de los inversores, cuya duda es en estos momentos cómo de profunda será la recesión y en qué medida va a afectar a los resultados de las compañías cotizadas, apuntan los analistas de Link Securities. 

“En este sentido, señalar que lo incierto del escenario macroeconómico futuro hace muy complicado determinar hasta qué punto las bolsas ya han descontado el “peor” escenario, si es que lo han hecho”.  

Además, el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó su nuevo cuadro macroeconómico, cuadro en el que, si bien mantuvo sin cambios el crecimiento estimado para la economía mundial en 2022 en el 3,2%, revisó a la baja sus expectativas para 2023. Los analistas de este organismo esperan ahora que el PIB mundial se expanda el 2,7% el próximo año frente al 2,9% que esperaban en sus anteriores proyecciones. 

“Nada sorprendente, sobre todo si nos atenemos a los factores que han llevado al FMI a esta revisión: la alta inflación, la retirada de estímulos monetarios por parte de los bancos centrales, la guerra de Ucrania y la debilidad de la economía de China, factores que son los mismos que, como hemos señalado antes, vienen lastrando el comportamiento de la renta variable en lo que va de 2022”, apuntan desde Link Securities. 

El Banco de Inglaterra señaló en privado a los bancos que estaba preparado para ampliar su programa de emergencia de compras de bonos más allá del plazo del viernes si las condiciones del mercado lo exigían, según el Financial Times, citando tres fuentes.

El artículo del miércoles llega un día después de que el gobernador del banco central británico, Andrew Bailey, dijera que no tenía intención de prorrogar las compras de bonos más allá de la fecha límite. La libra rebotó un 0,4% a 1,1008 dólares tras la información y subía un 0,28%.

«El riesgo es que la libra revierta rápidamente el movimiento si los responsables del BoE niegan el artículo», dijo Commonwealth Bank of Australia en una nota.

La economía británica se contrajo un 0,3% en agosto con respecto a julio, afectada por la debilidad del sector manufacturero y por los trabajos de mantenimiento que frenaron el sector del petróleo y el gas, mostraron el miércoles datos oficiales. Un sondeo de Reuters entre economistas había apuntado a un crecimiento nulo en agosto.

«La economía se contrajo en agosto, con un retroceso tanto de la producción como de los servicios. Con una pequeña revisión a la baja del crecimiento de julio, la economía se contrajo en el conjunto de los tres últimos meses», dijo el economista jefe de la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS, por sus siglas en inglés), Grant Fitzner.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo en una entrevista el martes que no creía que hubiera una recesión en el país, pero destacó que en caso de que eso ocurra, sería «muy leve». «No creo que haya una recesión», dijo Biden a la CNN. «Si la hay, será una recesión muy leve. Es decir, será un ligero movimiento a la baja», señaló el mandatario demócrata.

Por el lado macroeconómico, los inversores tienen una cita importante con la inflación estadounidense, ya que esta tarde se dará a conocer en este país la lectura de septiembre del índice de precios de la producción (IPP). El jueves será el turno del IPC de septiembre.

Unas lecturas de ambos datos por encima de lo esperado serán un duro golpe para los inversores y provocarán nuevos descensos en estas bolsas, ya que adelantarán que la Reserva Federal sigue con su tono más “hawkish”. 

Además, y ya con las bolsas europeas cerradas, esta tarde se publicarán en EEUU las actas de la reunión de septiembre del Comité Federal de Mercado Abierto de la Fed, el FOMC. “Creemos que las mismas dejarán clara la estrategia que piensa seguir el banco central estadounidense en materia de tipos: situar sus tasas de interés de referencia a niveles restrictivos para la economía, probablemente cercanos al 4,5%, y mantenerlos a ese nivel hasta que la inflación dé síntomas inequívocos de que se está moderando y dirigiendo al objetivo del 2%”, apuntan desde Link Securities. Está por ver el “daño” que en el crecimiento económico estadounidense puede llegar a tener esta política. 

En el ámbito empresarial, publicará sus cuentas trimestrales la multinacional PepsiCo. El jueves lo harán Delta Air Lines, Domino’s Pizza y Walgreens Boots Alliance, compañías todas ellas de gran relevancia en sus sectores de actividad. Y el plato fuerte llega el viernes, con las cifras de cuatro grandes bancos estadounidenses: JP Morgan, Morgan Stanley, Citigroup y Wells Fargo.

China persistirá en sus políticas de COVID-19 para protegerse de las nuevas cepas de coronavirus y de los riesgos que conllevan, advirtió el periódico oficial del Partido Comunista chino en un comentario por tercer día consecutivo, echando por tierra las esperanzas de cualquier relajación a corto plazo

«Cruzarse de brazos no es aconsejable, y ganar (la batalla del COVID) con los brazos cruzados no es posible», escribió el miércoles el Diario del Pueblo.

China ha estado lidiando con un resurgimiento del COVID tras la festividad de la «Semana Dorada» de este mes y la aparición de nuevas subvariantes de ómicron, incluida la altamente transmisible BF.7, días antes de un congreso clave del Partido en el que se espera que el presidente Xi Jinping amplíe su liderazgo.

Algunas grandes ciudades, como Shanghái, han reforzado las medidas preventivas, como exigir a los residentes que se sometan a pruebas de detección del virus con mayor frecuencia.

El petróleo ha caído bruscamente en las últimas horas por los temores económicos tras haber subido a principios de 2022, cuando el Brent se acercó a su máximo histórico de 147 dólares, ya que la invasión de Rusia en Ucrania se sumó a las preocupaciones sobre el suministro.

Aparte de estas preocupaciones, también pesó el temor a un nuevo golpe a la demanda china. Las autoridades han intensificado las pruebas de detección del coronavirus en Shanghái y otras grandes ciudades ante el nuevo aumento de las infecciones por COVID-19. 

El petróleo también se vio presionado por la fortaleza del dólar, que operaba en máximos de varios años debido a la preocupación por la subida de las tasas de interés y la escalada de la guerra de Ucrania.

Las pérdidas fueron limitadas, sin embargo, por un mercado ajustado y por la decisión de la semana pasada del grupo de productores petroleros de la OPEP+ de reducir su objetivo de bombeo en 2 millones de barriles diarios.

Esta mañana, el crudo se recupera ligeramente: los futuros del Brent suben un 0,58% en los 94,84 dólares y los del West Texas avanzan un 0,34% hasta los 89,64 dólares el barril. 

El dólar alcanzó el miércoles nuevos máximos de 24 años frente al yen, superando los niveles que provocaron la intervención de las autoridades japonesas el mes pasado, mientras los operadores se preparaban para los datos de inflación de Estados Unidos y sus implicaciones para nuevas subidas de tipos de la Reserva Federal.

La libra esterlina cayó a un nuevo mínimo de dos semanas después de que el gobernador del Banco de Inglaterra, Andrew Bailey, reiterara que el banco central pondrá fin a su programa de compra de bonos de emergencia el viernes y dijera a los gestores de fondos de pensiones que terminaran de reajustar sus posiciones en ese plazo.

A esta hora, el euro intenta recuperar algo de terreno y sube un 0,27% frente al dólar, hasta los 0,9729 EUR/USD

La prima de riesgo española se sitúa hoy en 114 puntos. La rentabilidad del bono español a 10 años alcanza hoy el 3,48%, frente al 2,33% del Bund alemán y el 3,91% del bono estadounidense. 

Estrategias de Inversión