Desde la aplicación del SFDR, las gestoras de fondos están cumpliendo con la transparencia de la información y con ello, muchas miradas están puestas en dicha información. Con ello, se puede observar que algunas de ellas siguen inviertiendo o manteniendo posiciones de alto riesgo debido al entorno actual. No solo en empresas de energía fósil sino también en acciones como ASOS y Boohoo, que incumplen varios de los principios de la inversión ESG.

La Autoridad de Competencia y Mercados (CMA) continúa las investigaciones sobre el lavado verde en estas acciones y según datos de Morningstar, hay 13 fondos de inversión clasificados artículo 9 de acuerdo a la SFDR que siguen  invirtiendo en dichas acciones de moda. Según comunico la CMA en julio, está apuntando a las marcas de moda que podrían estar contribuyendo al greenwashing, teniendo entre las señaladas, además de las anteriores, a asda y alguna otra debido a un posible uso de «declaraciones ecológicas engañosas».

ASOS Plc es una compañía de comercio electrónico enfocada a la moda y cosmética, dirigida al segmento de veinteañeros en todo el mundo. El 42% de sus ingresos procede de su mercado nacional, el 30% de otros países de la Unión Europea, el 12% de Estados Unidos y el 16% del resto del mundo (con mayor exposición a Rusia y Australia). La empresa realiza envíos a 240 países desde sus tres almacenes situados en el Reino Unido, Europa continental y Estados Unidos. Ofrece más de 85.000 productos en su sitio web de 950 marcas de terceros y sus propias marcas (Asos Design, Collusion). Alrededor del 20% de los ingresos los generan las categorías de tallas especiales, como tall, petite, curvy y maternity, donde la competencia suele ser más limitada.

Según el rating de riesgo ESG de Sustainalytics es de 23,9, y por tanto riesgo medio, lo cual es algo contradictorio ya que como se supo hace algunas semanas, ASOS eliminó la sección de «Responsible Edit» de su web unas semanas antes de que la  (CMA) investigue posibles situaciones en torno al greenwashing. «Responsible Edit» se lanzó en  2019 y declarada por ASOS como una «tienda única… para la ropa con conciencia ambiental» y contaba con 3700 artículos en su lanzamiento. Los productos estaban certificados por contener materiales reciclados o fibras sostenibles. 

Por su parte, Boohoo group, otro minorista de moda en línea dirigida también a jóvenes, con marcas propias como boohoo, PrettyLittleThing, Nasty Gal y otras. El segmento geográfico de la empresa incluye el Reino Unido, el resto de Europa, Estados Unidos y el resto del mundo. La mayoría de sus ingresos proceden del Reino Unido. Su oferta de productos incluye ropa, calzado y accesorios de moda relacionados. A diferencia de la anterior, el rating de riesgo ESG es alto, con una nota de 30,6 también por Sustainalytics.

Mientras tanto, los datos de Morningstar revelan que 13 fondos del artículo 9 del SFDR siguen invirtiendo en alguna de las minorisstas y podría pasarles factura. Cabe recordar que los los fondos categorizados como artículo 9 deben tener como objetivo la inversión sostenible o la reducción de las emisiones de carbono.

Aunque entre los que son artículo 9 estarían fondos de UBS, el banco sueco Handelsbanken, Northern Trust, iShares de BlackRock, ASN Impact Investors, BNP Paribas, Amundi y Kempen, cabe considerar  que de los 13 fondos 7 son gestionados por ASN Impact Investors. Según Marietta Smid, directora de sostenibilidad de ASN II, ASN había optado por el engagement más que por la exclusión. Según la directiva, el impacto medioambiental del sector es algo en lo que se están centrando para establecer límites ya que es un tema prioritario.

Sin embargo,  según parece hay más fondos artículo 9 que podrían perder su estatus por invertir en energia no sostenibles. Pero queda claro, que más que la CMA investigue, es cuestión de los gestores que analizan las empresas en las que invierten, los responsables de que esas empresas cumplan con los requisitos extrafinancieros impuestos para que el fondo sea artículo 8 o 9.

Estrategias de Inversión