Beijing exige al fundador de Evergrande que pague su deuda

Beijing se ha puesto ansioso con la firma inmobiliaria Evegrandey su fundador Hui Ka Ya, a quien le ha exigido que pague la deuda que mantiene con sus acreedores, proveedores y compradores ante el inminente riesgo de quiebra según Tyler Durden en Zero Hedge.

Hui Ka Yan, fundador de China Evergrande Group, amasó una fortuna de 42.500 millones de dólares, lo que lo ubicó en la cima de las clasificaciones de riqueza de toda Asia. Pero el 73% de esa inmensa fortuna ahora se ha evaporado y está en riesgo de quiebra.

Las autoridades chinas le dijeron a Hui Ka Yan que usara su patrimonio personal para «aliviar» la creciente crisis de deuda de China Evergrande Group, informó Bloomberg según personas familiarizadas con el asunto.

Estas declaraciones sucedieron tras el vencimiento del pago del cupón de un bono por 83,5 millones de dólares a finales de la semana pasada. Mientras tanto, los gobiernos locales monitorean las cuentas bancarias de la firma para asegurar que el efectivo se utilice para completar las viviendas y no pagar a los acreedores.

Según Bloomberg, la demanda de que Hui rompa el velo corporativo y «aproveche su propia fortuna para pagar la deuda de Evergrande se suma a las señales de que Beijing es reacio a orquestar un rescate del gobierno, incluso cuando la crisis del gigante inmobiliario se extiende a otros desarrolladores y agria el sentimiento en el mercado inmobiliario «.

“Beijing aún tendrá que orquestar un rescate del gobierno porque, si bien la fortuna de Yan se ha reducido a «solo» 7.8 mil millones de dólares desde su pico de 2017 de 42 mil millones de dólares, eso sería una pequeña fracción de los 300 mil millones de dólares en deuda y otros pasivos que debe la empresa. Como tal, la demanda de Beijing es simplemente una advertencia para otros oligarcas: si su empresa se endeuda demasiado y de repente ya no es viable, su propia fortuna estará en riesgo”, señala Durden.

Bloomberg también señala que no estaba claro si la fortuna de Hui es lo suficientemente grande y líquida como para hacer una mella considerable en los pasivos de Evergrande, que aumentaron a más de 300 mil millones de dólares en junio. Los bonos en dólares del desarrollador se negocian con grandes descuentos sobre el valor nominal mientras los inversores se preparan para lo que podría ser una de las reestructuraciones de deuda más grandes de la historia de China.

La fortuna de Hui se deriva de su participación controladora en Evergrande y los dividendos en efectivo que recibió de la empresa  desde su cotización en 2009 en Hong Kong. Hui se ha embolsado alrededor de 8 mil millones de dólares durante la última década gracias a los generosos pagos de Evergrande, según cálculos de Bloomberg.

Por lo que se estima que Pekín no hará nada, mientras la empresa cae lentamente.

La próxima gran prueba sobre el poder de pago de Evergrande será dentro de 30 días con un enorme muro de deuda con vencimiento en 2022, con unos 7,4 mil millones de dólares de bonos en tierra y en el extranjero.

Reuters informó que Hui acordó poner su propio dinero en un proyecto residencial chino vinculado a un bono para garantizar que se complete y los tenedores de bonos reciban el pago. Aunque esto no hará gran diferencia para los acreedores.

Las operaciones se congelaron, las ventas colapsaron un 97% y la venta de activos no ha dado resultados.

Evergrande dijo el miércoles pasado que canceló las conversaciones para deshacerse de una participación en su brazo de administración de propiedades. El acuerdo fracasó incluso después de que funcionarios de la provincia natal de Evergrande, Guangdong, ayudaron a mediar en las conversaciones.

¿Es toda la culpa de Evegrande?

Evergrande y sus compañías afiliadas se construyeron a través de una combinación agresiva de emisión de deuda, venta de acciones, préstamos bancarios y financiamiento en la sombra: vías de financiamiento que han sido cortados en gran medida por la reciente represión de la deuda de Pekín.

Como señala Bloomberg, el Ministerio de Vivienda y Desarrollo Urbano-Rural instruyó a las subsidiarias locales en China en agosto para supervisar los fondos para los proyectos inmobiliarios de Evergrande en cuentas especiales de depósito en garantía, dijeron personas familiarizadas. Bajo la mayor supervisión, los fondos del desarrollador deben usarse primero para la construcción a fin de garantizar la entrega del proyecto. La firma aún tiene que terminar las viviendas de 1,6 millones de compradores que ya han realizado depósitos.

Esta situación ha infectado a todo el mercado inmobiliario en general y el resultado podría ser una ira popular.

El regulador bancario de China prometió la semana pasada mantener sus restricciones en el mercado inmobiliario de la nación, a pesar de que las políticas han pesado sobre los desarrolladores endeudados. Si bien los funcionarios le han dicho a los bancos que aceleren nuevamente los préstamos hipotecarios, el banco central ha indicado que los riesgos de contagio de Evergrande son «controlables» y es poco probable que se propaguen.

“Entonces, nuevamente, eso es lo que los reguladores también dijeron sobre Lehman…”, finaliza Durden.