El Gobierno británico ha decidido finalmente abandonar las políticas clave tras el espectacular fracaso del primer presupuesto presentado por el destituido ministro de Economía Kwasi Kwarteng.

Tras una tremenda agitación en los mercados del gilt y la libra esterlina, la primera ministra Liz Truss ha renunciado a su plan de crecimiento. 

La libra esterlina alcanzó un mínimo histórico frente al dólar estadounidense en 1,068 y cayó hasta los 1,112 frente al euro el 26 de septiembre, mientras que el rendimiento de los bonos del Estado a 30 años superó varias veces el techo del 5% en las operaciones intradía, frente al 3,78% de la víspera de anuncio del mini presupuesto.

Ante esta situación, el Banco de Inglaterra (BoE) se vio obligado a intervenir y comprar gilts a largo plazo, ya que se hizo evidente que la velocidad de la subida de los tipos de interés había causado problemas a algunos fondos de pensiones. Sin embargo, con el BoE endureciendo su política monetaria, esto entraba en conflicto con su objetivo principal de tratar de reducir la inflación de nuevo al 2%. Por lo tanto, el Banco se comprometió a ofrecer este apoyo sólo durante un corto período, y no se convertiría en el prestamista de último recurso de un Gobierno que había decidido tirar la prudencia fiscal por la ventana.

Los inversores se opusieron desde el principio

El plan fiscal no sólo era insostenible para los inversores, sino que la óptica política de ofrecer los mayores recortes de impuestos a las rentas más altas generó una tremenda reacción política. Las encuestas del Partido Conservador para las próximas elecciones generales han pasado de estar a 10 puntos de su principal rival, los laboristas, a estar a más de 30 puntos. Esto conduciría casi con toda seguridad a una victoria aplastante de los laboristas, no vista desde las elecciones de 1997.

Kwarteng respondió a la crisis política anulando el cambio más polémico, la supresión del tipo impositivo adicional (45%). También anunció una actualización fiscal para finales de octubre, que esta vez incluiría una previsión de la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR) independiente, que no se había tenido en cuenta anteriormente.

Sin embargo, con el apoyo del BoE a punto de concluir el viernes 14 de octubre, Truss no tuvo más remedio que tomar nuevas medidas. Convocó a su primer canciller, que se encontraba en Washington para una reunión del FMI, para informarle de su despido. Con sólo 38 días en el cargo, Kwarteng se convirtió en el canciller que menos tiempo ha durado en el cargo.

Cuatro cancilleres en cuatro meses

Truss anunció que el ex secretario de Sanidad, Jeremy Hunt, será el nuevo canciller, y que se cancela el plan de anular la subida del impuesto de sociedades. El tipo del impuesto de sociedades pasará del 19% al 25%, como estaba previsto.

Sin embargo, hubo más cambios. Al cierre del viernes 14 de octubre, los rendimientos de los gilts habían empezado a subir de nuevo, ya que las dos anulaciones efectivas de la bajada de impuestos no fueron suficientes para restaurar la confianza. Temeroso de lo que podría ocurrir en ausencia del respaldo del Banco de Inglaterra, Hunt anunció en la mañana del lunes 17 de octubre que se eliminarían casi todas las medidas fiscales del mini presupuesto.

Sólo se mantendrá la anulación del aumento de las cotizaciones a la seguridad social a partir de abril de 2022, así como los recortes del impuesto sobre actos jurídicos documentados (impuesto sobre transacciones inmobiliarias). Además, fue un paso más allá. La reducción de un punto porcentual en el tipo normal del impuesto sobre la renta, que se adelantó a abril de 2022, se mantendría indefinidamente, más restrictiva que incluso antes del mini presupuesto.

Además, la medida estrella de Liz Truss, la Garantía de Precio de la Energía, dejará de tener una duración de dos años para ser revisada y actualizada en primavera, con el fin de reducir su coste. Esperamos que la canciller siga el enfoque alemán y fomente la eficiencia energética ofreciendo una tarifa subvencionada para el primer 70% a 80% del consumo típico, y el resto al precio del mercado.

Según nuestros cálculos, las reversiones anunciadas hasta ahora podrían reducir el endeudamiento público en algo menos de 100.000 millones de libras o el 4% del PIB para 2026-27. Sin embargo, esperamos que en la publicación de la declaración fiscal que harán en Halloween se desvele un recorte del gasto público, junto con otras posibles medidas restrictivas.

La reacción de los mercados a los últimos acontecimientos ha sido más positiva. La libra esterlina ha subido algo menos de un 2% en el día frente al dólar estadounidense y un 0,7% frente al euro. El rendimiento del gilt de referencia a 10 años ha caído 35 puntos básicos, y el gilt a 30 años, más amenazado, ha visto caer su rendimiento en 41 puntos básicos.

Aunque los mercados reaccionaron positivamente, tanto la libra como los rendimientos de los gilts no han vuelto a los niveles anteriores al mini presupuesto. No esperamos que lo hagan a corto plazo. Dada la volatilidad y la fragilidad del Gobierno británico, los inversores exigen, con razón, un descuento en los activos británicos para compensar el riesgo adicional y la incertidumbre en las políticas que anuncian (y de las que luego se retractan).

Menos presión para que el BoE suba los tipos de forma agresiva

Dada la retirada de los estímulos fiscales, el Banco de Inglaterra estará menos presionado para subir los tipos de interés en la misma medida. Los mercados monetarios estaban valorando un pico de los tipos en el 5,5% desde el 2,25% actual, pero ahora ha bajado al 4,75% tras la marcha atrás dada por el Gobierno.

Sin embargo, esperamos que el Banco de Inglaterra mantenga una postura moderada y, aunque es probable que acelere las subidas de tipos en su próxima reunión de política monetaria de noviembre, prevemos que suba los tipos menos de lo que esperan los mercados, potencialmente a un máximo del 4,5%. Esto ayudaría a los hogares que se enfrentan a dificultades de refinanciación con sus hipotecas, pero puede dar lugar a que la inflación se afiance en la economía.

¿Podrá mantenerse Liz Truss en el cargo?

Esta historia podría no haber acabado aún, ya que los rumores siguen sugiriendo que el Partido Conservador podría destituir a Liz Truss para reforzar su posición ante la opinión pública de cara a las próximas elecciones generales, que deben celebrarse antes de enero de 2025. Al fin y al cabo, el plan de crecimiento en el que basó su campaña ha quedado hecho trizas y ha tenido que ser rescatada por un colega del ala opuesta del partido. Incluso los periódicos amigos se preguntan si Jeremy Hunt dirige ahora el país.

Si Truss dimite o es destituida, el partido haría bien en presentar un candidato o equipo de unidad para sustituir a la primera ministra. Una mayor división podría provocar unas elecciones generales, que quizás requirieran de la intervención de la Corona.

Los mercados de apuestas dan una probabilidad de dos tercios a que Liz Truss se vea obligada a abandonar el cargo antes de que acabe el año. ¿Podríamos ver un quinto canciller en cinco meses? Es comprensible que los inversores sigan nerviosos ante este panorama. 

Estrategias de Inversión