Inteligencia artificial = NVIDIA… Nvidia = Inteligencia artificial… Esta es la mentalidad de muchos inversores en este momento que llevó a la firma a alcanzar una fuerte valoración del mercado. ¿Pero por que tanto entusiasmo sobre esta? ¿Hay algo más detrás?… Si, si retrocedemos en el tiempo encontraremos las pistas de porque esto no es nada casual.

Haciendo un poco de historia

Jensen Huang fue uno de los fundadores de Nvidia en 1993, actualmente ocupa el puesto de director ejecutivo de la firma. Su idea principal era mejorar los gráficos para los juegos y otras aplicaciones.

En 1999, se desarrolló GPU para mejorar la visualización de las imágenes en los ordenadores. Su función es el procesamiento de muchas tareas pequeñas simultáneamente, como manejar los pixeles en pantalla.

En 2006, investigadores de la Universidad de Stanford descubrieron que esta podría cumplir otras funciones como acelerar las operaciones matemáticas. Con esto en mente, Huang creó herramientas para que la GPU fuera programable. Ampliando sus posibilidades más allá de los gráficos.

Esto contribuyo a los primeros avances en la IA.

En 2012, la IA llamada Alexnet se entrenó utilizando dos de las GPU programables de Nvidia.

Las posibilidades de la GPU para acelerar los procesos de redes neuronales se expandieron entre los científicos, quienes comenzaron a hacer pruebas en este tipo de trabajos.

La firma invirtió en el desarrollo de nuevas GPU adecuadas a la IA, así como el software para facilitar el uso de esta tecnología.

La muestra palpable de esta tecnología

Luego de una década apareció en el plató ChatGPT de OpenAI, firma adquirida por Microsoft.

Aunque no es la única que aprovecha de las bondades del GPU de Nvidia. La empresa de inteligencia artificial Metaphysic crea videos de celebridades y otras personas utilizando técnicas de inteligencia artificial. Sus falsificaciones de Tom Cruise fueron vistas por todos en 2021.

Para crear esto, Metaphysic utilizo cientos de GPU Nvidia. Algunas compradas y otras a las que accede a través de la nube.

«No hay alternativas a Nvidia para hacer lo que hacemos», afirmó Tom Graham, su cofundador y director ejecutivo. «Está muy por delante de la curva».

Pero no está sola en la carrerra de la IA

Nvidia está encabezando la revolución de la IA, pero hay otras firmas que están haciendo lo suyo. Advanced Micro D e Intel también fabrican GPU para aplicaciones de IA.

Alphabet-A tiene sus unidades de procesamiento de tensor (TPU), utilizadas no solo para los resultados de búsqueda sino también para ciertas tareas de aprendizaje automático. Amazon tiene un chip personalizado para entrenar modelos de IA.

¿Qué dicen los analistas?

Según TipRanks, Nvidia tiene un total de 36 recomendaciones. De las cuales, 32 son compra, 4 mantener y ninguna venta. El precio objetivo promedio es de 449.92 dólares con un pronóstico alto de 600 dólares y un pronóstico bajo de 230 dólares. El precio objetivo promedio representa un cambio del 20.06% con respecto al último precio de 374.75 dólares.

Richard Shannon, analista de Craig-Hallum, actualizó de comprar a mantener con un precio objetivo de 500 dólares, frente a 190 dolares.

La analista de Bernstein, Stacy Rasgon, mantiene una calificación de compra y fijó un precio objetivo de 475 dólares.

Tristan Gerra, analista de Robert W. Baird, actualizó a superior desde neutral con un precio objetivo de 475 dólares, frente a 300 dólares.

NVIDIA cerraba el miércoles en los 375.80 dólares a la baja, sobre el cierre del último gap alcista. Las medias móviles de 70 y 200 se encuentran por debajo del mencionado gap, RSI cayendo hasta los 64 puntos y la línea rápida (azul) del MACD se mantiene sobre la lenta (roja)y sobre el nivel de cero.

La resistencia a mediano y largo plazo se encuentra en los 419.36 dólares, en proximidad de las estipuladas por los analistas. Mientras que los soportes en mediano y largo plazo se fijan muy lejos del actual precio, en los 222.97 y 138.84 dólares respectivamente. Mientras, los indicadores de Ei se muestran en su mayoría alcistas.

Estrategias de Inversión