Consideramos que el oro, con sus rasgos de comportamiento únicos, es un activo importante a tener en cuenta en cualquier cartera. El precio del metal puede comportarse de manera defensiva, lo cual generalmente es muy beneficioso en momentos de crisis económicas y también tiende a responder bien a la inflación, lo cual puede ser beneficioso en momentos de crecimiento económico. Como cualquier componente base de una cartera, debemos considerar su extracción responsable y los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ASG). 

Los ASG son complejos y multidimensionales 

En el caso de materias primas como el oro, a menudo no está claro qué significan realmente los factores ASG, ya que el proceso de extracción, refinamiento y el almacenamiento de la materia prima pueden tener un impacto severo en el medio ambiente y las comunidades locales. La mejora de las normas medioambientales puede ir en detrimento de las normas sociales (y viceversa). Es probable que cada consumidor/inversor tenga una visión levemente diferente sobre los ASG. En un blog que publicamos anteriormente, hemos discutido el concepto de la extracción responsable y los estándares desarrollados por la London Bullion Market Association (LBMA)0F . 

El enfocarse en el oro reciclado es una pista falsa

Algunos participantes de mercado promueven el oro reciclado como el santo grial del oro sostenible. De hecho, el oro es infinitamente reciclable, y dado que la mayor parte del oro que radica en la superficie es fácilmente movilizable, lo convierte en el metal con la tasa de reciclaje más alta. Desde que fue descubierto, solo el 2% de todo el oro extraído se encuentra en paradero desconocido1F , sea porque haya sido contrabandeado o se haya perdido su huella. El oro es demasiado caro para ser desechado, lo que fomenta su reciclaje.

Según lo publicado por el Consejo Mundial del Oro, 205.238 toneladas de oro han sido extraídas a lo largo de la historia hasta 2021, dos tercios de ellas desde 1950  . Dado que el oro es infinitamente reciclable, esto significa que casi todo este metal existe de una u otra forma. Asimismo, significa que los inventarios sobre la superficie representan casi sesenta años de la producción mineral anual actual. Sabiendo que la mayoría de este oro (85%)3F  es reciclable muy fácilmente dado que está en mano particulares y los bancos centrales, así como en una forma de alta calidad (la inversión privada en oro: 45.456 toneladas, joyas: 94.494, bancos centrales: 34.592 toneladas), significa que el nuevo oro extraído anualmente (3.560,7 toneladas en 2021) representa un poco más de un 2% de este inventario de oro reciclable de fácil adquisición o de “mercado cercano”.  

No solamente es que casi todo el oro ya ha sido reciclado, sino que buena parte del oro procesado por los refinadores LBMA Good Delivery es reciclado4F . Todo el oro en el mercado de lingotes over-the-counter de Londres es LBMA Good Delivery. Por lo tanto, el lingote promedio LBMA debería ya tener un alto contenido reciclado. 

Los números anteriores indican que es casi imposible incrementar significativamente el volumen del oro reciclado. Por lo tanto, es probable que al seleccionar una estrategia de oro reciclado para mejorar el carácter ASG de un lingote de oro, se genere un impacto en el mercado y el medio ambiente. Sirve como un modo económico de decorar escaparates, para aquellos que quieren hacer caja. A nivel microeconómico, pese a que el lingote puede tener una baja huella de gases de efecto invernadero (GEI), si solo se observan las emisiones intermedias y posteriores, el ciclo de vida completo del lingote(es decir, incluida la extracción del material original) tendría unas mayores emisiones de GEI. Aquellos que quieran cambiar las prácticas empresariales en la industria del oro podrían dirigir sus esfuerzos hacia otros ámbitos.

Es probable que ignorando el nuevo oro disminuyan los estándares ASG generales

No toda la demanda de oro puede ser cubierta a través del reciclaje. Sin la presión del consumidor y el inversor, así como de la supervisión apropiada de los mineros y refinadores, es improbable que el oro de nueva producción logre mejorar en las métricas ASG. s abordar cualquier problema desde la raíz y garantizar que todo el oro nuevo que entre en el sistema cumpla las normas ASG más estrictas posibles (y que se compense cualquier impacto adverso restante). Consideramos que los inversores pueden ejercer su influencia sobre el oro recién extraído. Si los inversores simplemente compran el de reciclaje y hacen la vista gorda al resto del mercado, su influencia será en vano. 

Los riesgos de cadena de custodia y procedencia podrían aumentar con el reciclaje excesivo     

No solamente se trata de que el oro reciclado no tenga un impacto positivo significativo en el medio ambiente, sino que, de hecho, puede fomentar en el oro un “descuido” excesivo. Esto aumenta el riesgo de que el oro de procedencia dudosa entre en el grupo del oro reciclado. Aunque la LMBA y el Consejo de Joyería Responsable (RJC, por sus siglas en inglés) promueven fuertes procesos para excluir al oro de fuentes cuestionables, no todo el oro pasa a través de su vigilancia5F . La cadena de custodia puede por ejemplo perderse después de varios reciclajes y comenzar a colarse en el grupo “legítimo”. 

Los datos de Metals Focus muestran que la principal fuente de material reciclado es la chatarra vieja (un 28% del suministro total de oro durante el período de 2010 a 2021)6F . La chatarra vieja se define como la totalidad del oro que se ha destinado a joyería, electrónica, odontología, aplicaciones decorativas, diversos usos industriales y médicos. Los lingotes(ya sean acuñadas o fundidas), por sus características, nunca pueden convertirse en chatarra, ya que por definición han permanecido en forma de lingotes y nunca se han convertido en un producto fabricado. La chatarra procesada, el material que forma parte de los flujos circulares entre un refinador y un fabricante7F , normalmente no forma parte de las estadísticas de reciclaje.

Las líneas entre el proceso y la chatarra antigua pueden desdibujarse. Según la Alianza para la Minería Responsable, los principales estándares adoptados por la industria de la joyería prevén la conversión de desechos de fabricación en material elegible para el reciclaje de oro (aunque no está claro si ese es el estándar aplicado por los miembros del RJC). La Alianza para la Minería Responsable afirma que algunas fabricaciones, particularmente en el segmento de lujo, pueden generar más de un 50% de chatarra. Esto aumenta el riesgo de que el oro recién extraído pueda introducirse como producto reciclado tan solo unas semanas después de su extracción8F .

Conclusiones

En resumen, creemos que el mejor modo de considerar los factores ASG para productos de inversión respaldados por los metales preciosos físicos es abordar la cuestión de la fuente y asegurarse de que el producto optimice y mitigue cualquier impacto adverso de la fuente/extracción inicial a través de toda la cadena de valor. Al incentivar la cadena de producción para minimizar y compensar cualquier impacto adverso y optimizar la huella de los GEI, los inversores pueden tener un impacto real el oro en circulación. 

Estrategias de Inversión