El empleo de EEUU se enfría y cortará la subida de tipos de la Reserva Federal

El aumento fue el mayor desde julio de 2021 y superó las previsiones de los analistas, que habían augurado una cifra de 235.000. El crecimiento salarial se ralentiza también en EEUU, uno de los elementos que más influye en la inflación que vive la economía estadounidense: los salarios subieron un 5,3% anual en mayo, 0,4 puntos porcentuales menos que en abril, según datos de Indeed. 

A pesar del aumento de las solicitudes, estas se mantuvieron en niveles compatibles con un mercado laboral tenso. El Departamento del Tesoro informó la semana pasada que la economía estadounidense había creado 339.000 puestos de trabajo en mayo. Aunque la tasa de desempleo aumentó hasta su nivel más alto en siete meses de 3,7%, frente al 3,4% de abril, sigue siendo baja en términos históricos.

En abril, la inflación subyacente de los servicios, excluida la vivienda -la medida que la Reserva Federal vigila más de cerca-, subió al 4,6% interanual. Los precios de producción e importación se están enfriando y los datos sobre ofertas de empleo y despidos apuntan a una relajación del mercado laboral, que debería moderar el crecimiento salarial. 

“Esto hará bajar la inflación durante el mes de julio, pero los riesgos para nuestra previsión de inflación subyacente del IPC del 4% a final de año (3,5% para el PCE) se inclinan al alza, también porque la estabilización del sector inmobiliario puede poner un suelo a los aumentos del precio de la vivienda y, por tanto, a la inflación refugio”, añade Paolo Zanghieri, economista senior en Generali Investments.

El Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM) informó el lunes que su PMI de servicios cayó en mayo, atribuido sobre todo a la debilidad del empleo. Según el ISM, los comentarios de las empresas de servicios fueron desde «estamos tratando de hacer más con el mismo personal» a «congelar la contratación hasta que haya una mejor comprensión de hacia dónde se dirige la economía».

Alto en el camino

Con todo, según la herramienta FedWatch de CME, los mercados valoran en un 66% la posibilidad de que la Reserva Federal mantenga los tipos de interés en su próxima reunión. 

La inesperada decisión la semana pasada del Banco Central de Canadá de elevar los tipos de interés de referencia puso en alerta a los inversores. El movimiento “indujo a pensar a muchos inversores que, si bien es factible que la Fed haga un ‘alto en el camino’ en la reunión de su Comité Federal Abierto de Mercado (FOMC) de este martes y miércoles y no suba sus tasas de interés de referencia, también lo es que vuelva a hacerlo más adelante si la alta inflación se muestra más reticente de lo esperado a bajar”, señala Juan José Fernández-Figares, director de gestión de Link Gestión. 

“Lo que creemos que los inversores ya han asumido en su mayoría es que en 2023 no habrá bajadas de tipos ni en Europa ni en EEUU”. Los inversores esperan, además, la publicación de la inflación de mayo el próximo martes. En abril, el índice de precios al consumidor (IPC) se situó en el 4,9%, mínimos desde mayo de 2021.

Por su parte, el analista de IG Diego Morín destaca que “cabe la posibilidad de que la Fed estime necesario un ‘alto en el camino’ en las subidas de tipos, los cuales están instaurados en el 5,00 – 5,25%, y realizar un nuevo incremento el próximo mes de julio, aunque no podemos descartar que decidan elevar 25 pb la próxima semana en su idea de enfriar el mercado laboral”.

Estrategias de Inversión