El corazón tampoco escapa de la infección de Covid-19: estas son las secuelas

Recientemente ha salido publicado el estudio ‘Resonancia magnética cardiaca en pacientes recuperados por COVID-19’, publicado en el número de octubre de la revista científica ‘International Journal of Cardiology: Heart & Vasculature’, en la que se demostraba que los pacientes presentan inflamación miocárdica residual tras la hospitalización por COVID-19, y sin signos graves de miocarditis (inflamación músculo cardíaco). 

Se trata de la investigación científica más exhaustiva realizada a los pacientes dados de alta tras su hospitalización prolongada por esta infección, y ha sido realizado por los servicios de Cardiología y Diagnóstico por la imagen del Hospital Universitario Quironsalud Madrid. 

Para ello, evaluaron a 367 pacientes que estuvieron hospitalizados por la infección de SARS-CoV-2 entre marzo y mayo del 2020, y a los que se les sometió a una resonancia magnética cardíaca.

“Conocemos, y cada vez con más precisión, los efectos que la fase aguda de la infección por el virus SARS CoV-2 produce en el sistema cardiovascular. La trombosis y la inflamación son efectos de enorme transcendencia clínica en el sistema cardiovascular de estos enfermos. Sin embargo, el estudio más exhaustivo a los pacientes dados de alta tras su hospitalización prolongada ha mostrado la presencia de inflamación o de edema en el miocardio, sin signos graves de miocarditis”, explica el doctor Javier Urmeneta, cardiólogo especialista en Imagen cardíaca del Hospital Universitario Quironsalud de Madrid, y primer autor del estudio.

El especialista destaca, asimismo, que esta investigación es la primera que se realiza en España de resonancia magnética cardíaca en estos pacientes, y que ha evidenciado un edema miocárdico residual en el contexto de una patología sistémica inflamatoria, que afecta inicialmente al sistema respiratorio.

Beneficios de la resonancia magnética cardíaca

Entre las ventajas de esta última tecnología, la Sociedad Radiológica norteamericana (RSNA por sus siglas en inglés) recuerda que es una técnica no invasiva, que puede realizarse de forma ambulatoria en aquellos centros que dispongan de ella. Es más, mantiene que para ciertas enfermedades las resonancias magnéticas cardíacas representan una “herramienta valiosísima” para la detección y evaluación temprana de ciertas anomalías cardíacas.

En concreto, indica que es capaz de producir fotografías de las estructuras tanto internas como externas del corazón. Para ello, no utiliza rayos X, sino que emplea un campo magnético potente, pulsos de radiofrecuencia y un ordenador para crear imágenes detalladas de este órgano.

“Se emplean para detectar o monitorear enfermedades del corazón, pero también para evaluar la anatomía y la función del corazón en pacientes con enfermedades cardíacas. No utiliza radiación y puede brindar las mejores imágenes del corazón para ciertas condiciones médicas”, señala la institución.

Más avances gracias a la tecnología

Así, los expertos de Quirónsalud Madrid celebran que este estudio ha sido posible gracias a la disponibilidad que el centro tiene de software avanzado de análisis de imágenes de resonancia magnética cardíaca (mapping y feature tracking). 

De hecho, la investigación de estos cardiólogos ha podido analizar igualmente la contractilidad cardíaca de los pacientes, y a través de la técnica de ‘feature tracking’ no se apreciaron alteraciones significativas en la contractilidad miocárdica de estos pacientes.

“Este trabajo científico también muestra la baja incidencia de afectación por miocarditis que implicaría una mayor gravedad. La mayoría de los pacientes analizados no tenían su función ventricular afectada, y en general tampoco mostraban fibrosis (cicatrices) en su músculo cardíaco; por eso es previsible que tengan un buen pronóstico en su evolución desde un punto de vista cardiológico”, según indica el doctor Urmeneta.

Es más, el doctor Vicente Martínez de Vega, jefe del servicio de Diagnóstico por la Imagen del citado centro hospitalario subraya que el edema que se ha apreciado no es visible en las imágenes convencionales. “Utilizamos programas específicos que analizan las imágenes de resonancia magnética que nos permite valorar el edema a nivel microscópico analizando el tiempo de recuperación de los protones del tejido cardíaco al ser sometidos al campo magnético de la prueba», explica. 

Según destaca el experto de Quirónsalud Madrid, estos nuevos programas de análisis de imágenes cardíacas ofrecen a los cardiólogos información clínica que no se pueden apreciar visualmente.

Por todo ello, el doctor José Ángel Cabrera, jefe del Servicio de Cardiología del hospital, remarca la importancia de seguir investigando en esta patología y en sus posibles secuelas en el sistema cardiovascular: «Es momento de seguir investigando y detectar qué está pasando en el corazón de los pacientes que han sobrevivido a la invasión del virus. Estamos estudiando la afectación del sistema cardiovascular de los pacientes que han superado la enfermedad o presentan sintomatología compatible con COVID-19 persistente».