Esta semana que comenzamos estaremos pendientes de varios datos de interés como el dato trimestral del PIB, ventas de vivienda en septiembre o la balanza comercial de bienes de septiembre…

Básicamente, el crecimiento económico va a seguir según los indicadores más importantes. En las semanas anteriores a ésta, han habido recalibraciones de ese crecimiento; recordamos que el gran rebote en la economía americana después de la contracción del 3,4% del año pasado por la pandemia y las cuarentenas, fue la primera mitad del año, y en este segunda mitad deberíamos ver una desaceleración de esos niveles de crecimiento que han sido recalibrados por los bancos de inversión e incluso por los fondos monetarios internacionales en función de los los problemas en las cadenas de suministro, los problemas en reactivar el empleo (tenemos puestos disponibles pero la gente no quiere trabajar), y por mejoras en los salarios que han afectado a estas perspectivas de crecimiento. De hecho, el fondo monetario prevé que la economía norteamericana crezca un 6% este año y 5,2% el próximo año con un declive en las dinámicas de crecimiento en esta segunda mitad del año que estamos viviendo. Pero, en general, aunque los indicadores deberían seguir siendo positivos, la actividad industrial se ha visto afectada, la demanda por casas no es la misma, los precios ya no suben a los mismos niveles, etc., y en todas estas dinámicas han influido la presión inflacionaria, la balanza comercial se va a ver a afectada por las propias cadenas de suministro y los grandes temores son que si esas cadenas de suministro no resuelven ya, la época navideña en términos de compras y ventas podría decepcionar a los mercados.

Además esta semana vamos a conocer importantes datos de empresas de resultados trimestrales… 

Esta es la súper semana donde anuncia el grueso de las empresas del S&P500. Prácticamente la mayor parte de ellas presentan sus cifras. Hasta ahora, buenas perspectivas en las últimas dos semanas desde que empezaron los anunciaos de la compañías financieras, salvo ciertas decepciones como Snapchat, que anunció resultados que decepcionaron la semana pasada en términos de suscriptores y publicidad. Los bancos con resultados positivos, pero una vez más ganancias por trading, ganancias por bancas de inversión y reacomodos en los balances bancarios. Y, una vez más, los resultados mejor de los esperado pero recordar que las compañías siempre han sido muy hábiles en ser modestas en las perspectivas para luego batirlas. El gran tema va a ser a principios del próximo año para ver los resultados del cuarto trimestre de este 2021 que es donde veríamos empezar a ver el efecto de esa dinámica de crecimiento que no continúa siendo la misma.

Una empresa a la que le han ido muy bien los resultados ha sido a Netflix… 

Netflix sigue teniendo resultados positivos e impresionando a los usuarios. Llegamos a puntos récord, pero el mercado corrige porque la pregunta sigue siendo la misma: ¿cuánto más puede subir el mercado y empujar los múltiplos? Y más aún cuando nos acercamos a la reunión de noviembre de la FED que es la ultima reunión del año donde se determina el tapering; en este sentido, según las minutas publicadas hace dos semanas se señala que el tapering podría empezar tan pronto como el 15 de noviembre y acabaría en julio, y hay una discusión dentro de la FED por estas presiones inflacionarias de cuando empezar a subir las tasas de interés. En este último punto, podría haber una presión para subir las tasas de interés en EEUU en el segundo semestre del próximo año.

Otro tema del que se está hablando mucho en EEUU es la aprobación del paquete de ayudas sociales que inyectaría millones de dólares a muchos estadounidenses que lo necesitan… ¿Se sabe cuando podría más o menos aprobarse y a dónde iría ese dinero? 6,51

Estamos hablando de dos iniciativas fiscales legislativas, dos paquetes, que forman ambas lo que llama la administración Biden el «Plan de Reconstrucción norteamericano». Ya hay un acuerdo en el Senado por el billón de dólares de Plan de infraestructura física, hay un acuerdo bipartidario porque hay un reconocimiento de la necesidad de reconstruir la infraestructura en EEUU y el beneficio que va a generar tanto para la base demócrata como republicana; ahora, Biden ha atado la probación, el voto, por ese billón de dólares de infraestructura física al plan que se llama «Build Back Better», que es el plan de asistencias sociales, para el que inicialmente Biden habló de 7,4 billones de dólares, la propuesta legislativa fue de 3,4 billones de dólares (dos senadores que se opusieron a esa cantidad) y ese número que no termina de fijarse y la ultima discusión la semana pasada fue de 1.9 billones de dólares.

¿Dónde iría destinado ese paquete de ayudas sociales?

Se está buscando asistencia a las familias, la parte más importante a familias de menores ingresos, a los bonos para los niños y reducir la pobreza infantil en el país en el 50%, asistencias educativas, etc. no obstante, en las negociaciones se han ido recortando los plazos (al principio se hablaba beneficios sociales por 10 años y se están recortando a 5); también se están recortando partidas en asistencias a educación universitarias en universidades públicas. Pero, en general, va a mucho a asistencia infantil, asistencia las familias expuestas, asistencia escolar, promoción al empleo y básicamente atender las necesidades de esa mitad de la población que no se recupera de las «heridas de la pandemia». 

Bitcoin, tras el lanzamiento del ETF, se ha disparado…

El mercado está buscando en qué especular y la especulación se ha ido a las criptomonedas. Como decía Jamie Dimon, el presidente de JP Morgan, el bitcoin vale cero pero que si sus clientes quieren invertir en bitcoin y son adultos se lo van a permitir. Y el bitcoin se ha convertido en el activo especulativo por naturaleza. Ahora, después de llegar a ese récord de 66.000 dólares, hacia fin de la semana pasada empezó a corregir para cerrar la semana en niveles de 63.000. Los inversores están entusiasmados por la creación del ETF, pero no es un ETF que invierte en bitcoin es ETF sobre los contratos futuros de ETF, que los propios analistas cercanos a los criptoactivos recomendaban que se invirtieran cantidades muy marginales porque los contratos a futuros de bitcoin son todavía mucho más volátiles. Además, hay una indicación clara, los reguladores norteamericanos no van a permitir ningún instrumento financiero que invierta directamente en el criptoactivo, sino en los contratos de esos criptoactivos. El entusiasmo permanece, pero cuando vemos el volumen diario de criptoactivos sigue siendo marginal de cara a los grandes mercados.