El BCE no ve riesgo de inflación y acelerará las compras de deuda el próximo trimestre

El Banco Central Europeo (BCE) ha decidido este jueves continuar con su política de estímulos y no cambiar ni una coma de parte del comunicado que ha lanzado este jueves frente al anterior Consejo de Gobierno. El organismo monetario no teme a la inflación por la mejora de las perspectivas de crecimiento, según se vislumbra de las decisiones tomadas este jueves. La inflación ha alcanzado en junio en la eurozona máximos de casi tres años.

Los tipos de interés de referencia para sus operaciones de financiación, por su parte, que se sitúan en el mínimo histórico del 0%, permanecen sin cambios.

«El Consejo de Gobierno continuará realizando compras de activos netos en el marco del Programa de Compras de Emergencia contra la Pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés), con una dotación de 1,85 billones de euros hasta al menos finales de marzo de 2022 y, en todo caso, hasta que juzgue que la fase de crisis del coronavirus es encima», ha subrayado el organismo que encabeza Christine Lagarde a través de un comunicado.

Aprende a invertir a corto, medio y largo plazo

Estrategias de Inversión ha formado a más de 5.000 inversores en distintos cursos y seminarios durante estos últimos años. Te presentamos toda nuestra formación , desde el curso más avanzado a nuestra formación gratuita.

«El Consejo de Gobierno espera que las compras netas en el marco del PEPP durante el próximo trimestre continúen a un ritmo significativamente más elevado que en los primeros meses de este año», añade el texto.

Una parte de los mercados esperaba que en esta nueva reunión del Consejo de Gobierno del BCE se procediese a reducir de manera progresiva el PEPP, equipado con 1,85 billones de euros hasta marzo de 2022. Sin embargo, la decisión tendrá que esperar. 

El sector más ortodoxo del supervisor, partidario de no alargar más estos estímulos, alertaba del incremento de los precios en junio, que llegaron hasta el 2 % en la eurozona, alcanzando máximos de casi tres años. Lagarde, como la Reserva Federal de EEUU, confía en que este aumento será temporal.