Las materias primas estuvieron bajo presión el año pasado, pero creemos que hay varias razones para ser cautelosamente optimistas sobre esta clase de activos en 2024, el «año del Dragón» chino. 

Los principales factores que influyeron negativamente en el rendimiento de las materias primas el año pasado fueron los siguientes: 

  • La subida de los tipos de interés en muchos países desarrollados. 
  • El estancamiento de la economía china bajo la presión de un estallido inmobiliario.
  • La perdida de impulso de la transición energética. 

Creemos que los tres darán marcha atrás este año. 

Tipos de interés a la baja 

El consenso cree firmemente que veremos recortes de los tipos de interés este año. Aunque a  principios de año pensábamos que los mercados se estaban adelantando un poco en cuanto al calendario y la magnitud de los recortes, ahora han recalibrado sus opiniones y están valorando los  primeros recortes de la Reserva Federal y el Banco Central Europeo en torno a mediados de año. 

Creemos que los recortes de tipos serán positivos para la mayoría de las clases de activos cíclicos,  incluidas las materias primas. Nuestra observación es que unos tipos de interés reales más bajos son  positivos para los precios de las materias primas (Gráfico 1). La línea de mejor ajuste indica que el  descenso del 1 % de los tipos reales sería coherente con un aumento del 6 % de los precios generales de las materias primas. 

Gráfico 1: Materias primas y tipos de interés reales

dragon01

El «año del Dragón» chino puede reavivar los mercados de materias primas  

Tras la decepción de China en 2023, ¿dará un paso adelante en 2024? China anunciará sus objetivos  de crecimiento económico en marzo de 2024. En su Conferencia Central de Trabajo Económico de  diciembre de 2023, se lanzó un mensaje mixto de «buscar el progreso al tiempo que se garantiza la  estabilidad, consolidar la estabilidad a través del progreso y establecer lo nuevo antes de abolir lo  viejo»1. Es difícil descifrar una llamada a la acción audaz a partir de esto.  

El desplome inmobiliario de China ha durado demasiado tiempo como para que los responsables  políticos sigan con el enfoque de estímulo poco sistemático de 2023. La confianza ya se ha visto  gravemente dañada y el mercado necesita apoyo. En respuesta a la caída generalizada del  sentimiento, las autoridades chinas han recurrido al llamado «equipo nacional», un grupo de fondos  estatales para comprar renta variable en febrero de 2024. Esto ha provocado un repunte de los  mercados de renta variable desde la reapertura de los mercados tras las celebraciones del Año  Nuevo chino. Para atajar el problema de raíz , los responsables políticos podrían centrarse en el  propio sector inmobiliario.  

Los responsables políticos han recurrido a «tres grandes proyectos»: vivienda asequible, renovación  de aldeas urbanas e instalaciones públicas de emergencia. El impulso a la financiación del programa  de Préstamos Suplementarios Comprometidos (PSL) del Banco Popular de China (PBoC)2 parece  indicar que aumentará el gasto en estos proyectos (Gráfico 2). El apoyo por esta vía no implica un  recorte generalizado de los tipos. 

Gráfico 2: Préstamos suplementarios comprometidos del PBoC

dragon02

Además, en febrero de 2024, el PBoC recortó los tipos de interés hipotecarios clave al máximo desde  2019. La reticencia a recortar los tipos de interés de forma generalizada se debe al temor a la  depreciación de la moneda. Pero a medida que otros países reduzcan sus tipos de interés (ver la  sección anterior), China se sentirá menos contenida. 

También debemos señalar que la demanda china de materias primas no se ha visto gravemente  mermada. La debilidad de los precios de las materias primas parece deberse a la percepción de que  la debilidad de la economía reducirá la demanda de materias primas. 

Por ejemplo, creemos que China ha estado aumentando su gasto en redes durante un periodo de  precios del cobre relativamente bajos, ya que pretende acelerar de forma oportunista su transición  hacia una economía con menos emisiones de carbono. El cobre es esencial para las tecnologías  renovables y las mejoras de la infraestructura de red necesarias para dar cabida a un número cada  vez mayor de vehículos eléctricos en la carretera. 

Xin san yang 

Al parecer, una nueva palabra de moda circula entre los funcionarios chinos y los medios de  comunicación estatales, «Xin san yang» («tres nuevos»), en referencia a las células solares, las  baterías de iones de litio y los vehículos eléctricos (VE). China es líder en la producción y exportación  de estos productos. Mientras que los «tres antiguos» (electrodomésticos, muebles y prendas de  vestir) tuvieron una contribución negativa al crecimiento de las exportaciones en 2023, los tres  nuevos fueron positivos.  

Las células solares, las baterías de iones de litio y los vehículos eléctricos son industrias intensivas en  metales, y la ampliación de su mercado internacional podría suplir en cierta medida la ralentización  de la demanda de metales del sector inmobiliario nacional. Además, mientras que el sector  inmonbiliario es más intensivo en acero y mineral de hierro, los tres nuevos son más intensivo s en  metales básicos.  

Transición energética 

Nuestras perspectivas a largo plazo para las materias primas están condicionadas por la transición  energética: el abandono de los combustibles fósiles y una mayor dependencia de las energías  renovables en un esfuerzo por reducir los gases de efecto invernadero. 

Tras el fuerte impulso de la transición energética en 2021 y 2022, el interés de los inversores empezó  a decaer en 2023. El año 2022 marcó un hito debido a la magnitud de la Ley de Reducción de la  Inflación (IRA, por sus siglas en inglés) que se promulgó en Estados Unidos (a pesar de su nombre, se  trataba de una ley diseñada para estimular la inversión en tecnologías ecológicas). Sin embargo, en  2023 la Unión Europea adoptó su legislación Objetivo 55 (destinada a reducir las emisiones de gases  de efecto invernadero en un 55 % para el año 2030 con respecto a los niveles de 1990). También  está a punto de promulgar la Ley de Materias Primas Críticas (CRMA). La CRMA es similar a la IRA  estadounidense, que concede créditos fiscales a quienes deslocalicen la cadena de suministro de  vehículos eléctricos, turbinas eólicas y otros bienes ecológicos (pero a menor escala). 

La COP28 de diciembre de 2023 concluyó con una hoja de ruta para «abandonar los combustibles  fósiles», algo inédito en una conferencia de la ONU sobre el clima. Esto podría impulsar de nuevo la  transición energética. Aunque los prolongados debates no lograron llegar a un acuerdo sobre la  «retirada progresiva», el hecho de evitar el estancamiento permite dedicar planificación y recursos a  la estrategia de «reducción progresiva». En la COP28, más de 130 gobiernos nacionales, incluida la  Unión Europea, acordaron colaborar para triplicar la capacidad mundial instalada de energías  renovables hasta alcanzar al menos 11.000 GW en 2030. Esto estaría en línea con el escenario de 
cero emisiones netas para 2050 de la Agencia Internacional de la Energía (si se combina con la  duplicación de la tasa anual de mejora de la eficiencia energética cada año hasta 2030), ver el Gráfico 3.  

Gráfico 3: La triplicación de la capacidad pondrá al mundo en el camino del escenario cero neto

dragon03

Conclusiones 

Después de un año 2023 difícil, las materias primas parecen preparadas para subir a medida que los  recortes de tipos pasan a primer plano. El repunte de finales de diciembre de 2023 permite vislumbrar lo que podría ocurrir cuando se produzcan los recortes. 

Aunque el mayor consumidor de materias primas (China) sigue atravesando una situación difícil en  términos económicos, reconocemos que su demanda de materias primas sigue siendo resiliente a  medida que modifica su «modelo de negocio». Sin embargo, eso puede significar que algunas  materias primas lo harán mejor que otras. Creemos que China seguirá estimulando y que su  capacidad para hacerlo puede mejorar a medida que otros países del mundo flexibilicen su política  monetaria (ya que el país está preocupado por la depreciación de su moneda). 

Mientras la atención de los inversores a la transición energética podría estar desapareciendo, los  responsables políticos intensifican su determinación. Un ejemplo de ello son los importantes  acuerdos alcanzados en la COP28. Nuestras perspectivas a largo plazo para las materias primas están  condicionadas por la transición energética y creemos que la posibilidad de déficits de oferta a medio  plazo en los metales generará un Superciclo de las materias primas.  

Nuevo canal de WhatsApp para profesionales de la inversión.

Estrategias de Inversión lanza su canal de WhatsApp Asset Managers, dirigido a profesionales de la inversión, banqueros privados, selectores y distribuidores de fondos, y profesionales del sector financiero.

Siguenos fácilmente desde tu móvil en nuestro nuevo canal de comunicación Apuntate Aquí.   

Estrategias de Inversión