Aunque algunas acciones tienen una visión prometedora para este año, JPMorgan Chase analiza todo con pinzas. Marko Kolanovic, estratega de la firma, ha reiterado que ve un riesgo a la baja en el primer trimestre. Por lo que ha decidido reducir su asignación de acciones recomendadas debido a los temores de una recesión y un endurecimiento excesivo de la Reserva Federal, según Jessica Menton en Yahoo Finance.

El banco reforzó su recomendación de infraponderar las acciones en general y en la zona del euro en particular, dado el reciente rendimiento superior de las acciones de la región, al tiempo que mantuvo la sobreponderación en las acciones de los mercados emergentes y de China.

“Seguimos siendo cautelosos con los activos de riesgo y somos reacios a perseguir el repunte de las últimas semanas, ya que los riesgos de recesión y ajuste excesivo siguen siendo altos, y creemos que ya hay muchas buenas noticias en el precio en términos de moderación de la inflación o el potencial de un suave aterrizaje”, escribió un equipo de estrategas dirigido por Kolanovic en una nota a los clientes.

Kolanovic, uno de los mayores optimistas de Wall Street durante la mayor parte de la liquidación del mercado el año pasado, ha cambiado de opinión desde entonces, recortando su asignación de acciones a mediados de diciembre debido a las débiles perspectivas económicas de este año.

Sostuvo el martes que el repunte actual del mercado de valores comenzará a desvanecerse durante el primer trimestre y que los inversores deberían “utilizar las ganancias potenciales durante las próximas semanas para reducir la exposición”.

“El mercado se está comportando como si estuviéramos en una fase temprana de recuperación del ciclo, pero la FED ni siquiera ha concluido la subida todavía”, escribió Kolanovic. “Si bien las señales de una disminución de las presiones inflacionarias son, en principio, positivas, es probable que la rigidez actual de los mercados laborales ejerza presión sobre los márgenes y puede hacer que los bancos centrales se ajusten más de lo que esperan los mercados”.

El pronóstico de referencia de Kolanovic es que EE.UU. caerá en una recesión a fines de 2023, con la inflación normalizándose gradualmente y la Reserva Federal recortando las tasas a principios de 2024.

“El banco sigue optimista sobre las acciones de materias primas y anticipa que los rendimientos de los bonos probablemente hayan alcanzado su punto máximo, lo que sugiere un mejor desempeño de las acciones defensivas y de crecimiento”, añadió Kolanovic.

Por supuesto, la mayoría de las llamadas de los estrategas no funcionaron el año pasado, con su objetivo de precio S&P 500 anterior en el S&P 500 de 4.800 terminando un 25% más alto que donde el punto de referencia cerró 2022. El objetivo de fin de año del banco para 2023 para el S&P de 4.200 sugiere una ganancia del 5.2% desde donde se encuentra actualmente. Kolanovic, sin embargo, instó a los inversores a comprar la caída de las acciones de China durante su recesión de octubre. El índice MSCI China ha ganado más del 25% desde principios de octubre.

JPMorgan Chase cotiza en los 140 dólares y el cruce de la media móvil de 70 periodos por encima de la de 200 periodos nos daría una señal alcista. Mientras, los indicadores de Ei se muestran en su mayoría alcistas.

Estrategias de Inversión