– Vamos a empezar con las previsiones de la semana que comenzamos. Estaremos muy pendientes del dato de inflación de octubre que podría pasar del 0,4% al 0,5%, también se dará a conocer el índice de precios al productor de octubre que podría quedarse como está en el 0,6% o también conoceremos el índice de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, entre otro datos…

Hay que recalcar que las presiones sobre los precios se mantuvieron fuertes tanto en septiembre como en octubre reduciendo el poder adquisitivo de los consumidores. El índice de precios del gasto en consumo personal (IPC), excluidos los componentes volátiles de alimentos y energía, subió un 0,3% en septiembre, lo que supone la subida más baja desde febrero. Esto llega después de un aumento en la demanda de servicios, como atención médica, hostelería y ocio.

– La semana pasada Wall Street cerró en máximos históricos gracias al dato de desempleo de octubre, que fue mejor de lo esperado. La tasa de paro se situó en el 4,6% desde el 4,8% y se crearon 531.000 puestos de trabajo, por encima de las previsiones de los analistas. La Fed reducirá sus compras en 15.000 millones de dólares al mes

Todavía es alto el desempleo y el poder adquisitivo de la gente aún está muy afectado. Aún hay mucha gente que trabaja desde casa o directamente no trabaja con lo cual el deseo de consumir o gastar se restrinja y como consecuencia la economía no circula, además se han perdido 73.000 puestos de trabajo públicos y esto es un factor importante para la creación de empleo. El turismo, el ocio y la hostelería han sido los sectores que más han contratado en octubre con 164.000 puestos de trabajo.

La reducción de compras de la Reserva Federal se va a hacer de forma gradual y tiene como objetivo retirar los estímulos monetarios introducidos para mitigar el impacto de la pandemia. Desde que empezó la crisis del Covid-19, la Reserva Federal ha comprado cada mes 80.000 millones de dólares en bonos del Tesoro y otros 40.000 millones en cédulas hipotecarias. En diciembre esa cantidad se reducirá en 60.000 millones y 30.000 millones, respectivamente. Estas compras se irán reduciendo hasta el mes de junio cuando finalice el programa.

– La semana pasada el presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, habló sobre la inflación. ¿Cuál es la previsión de la Reserva Federal al respecto?

El índice inflacionario se mantiene en un 5,4%, algo que no ocurría desde 1990. En 1947 la inflación llegó al 14,7% después de la Segunda Guerra Mundial. Jerome Powell reconoció este nivel de inflación es incompatible con la estabilidad de precios y que la Fed usará las herramientas necesarias para controlar la inflación. El banco central también apunta que puede ser «paciente» sobre los tipos de interés, lo que elevó el precio de acciones y bonos pese a la retirada de los estímulos. La inflación es elevada, la tasa de desempleo sigue siendo alta, se mantiene una cierta recesión en la economía y esperemos que en 2022 la recuperación sea mayor que este año.

– También conocimos la semana pasada que la actividad industrial se ralentizó en octubre a un ritmo de 60,8 puntos desde los 61,1 puntos debido a que los pedidos cayó a un mínimo de 16 meses, la fabricación sigue restringida por la falta de chips y los problemas que hay en los puertos…

La cadena de suministros se ha visto afectada por la escasez de materia prima y de mano de obra lo que supone una bajada de la actividad industrial. Es algo que no es nuevo, que se está viendo al menos desde los últimos diez meses y es algo que está produciendo también desaceleración en el sector industrial.

– ¿Cuáles son las conclusiones del G-20 en un momento en el que Joe Biden tiene problemas aquí en EEUU, ha habido elecciones a gobernador en algunos estados y en algunas ciudades? 

La cumbre del G-20 llegaba tras un año intenso de negociaciones. Como conclusiones se ha apostado por ofrecer una respuesta común a la pandemia y a allanar el camino de la recuperación, con especial atención a las necesidades de los más vulnerables. La actividad económica global se ha recuperado este año gracias al despliegue de las vacunas y el apoyo político. Otro de los acuerdos fue el desarrollo sostenible en el que los países del G-20 se comprometen a detener y revertir la pérdida de la diversidad para 2030.