Intel ha recibido una subvención del gobierno de EE.UU. para la construcción y/o ampliación de 4 fábricas de chips en el país valorada en 8.500 millones de dólares.  La misma proviene  de la Ley de Chips de 53 mil millones de dólares, según Asa Fitch y Annie Linskey en The Wall Street Journal.

El dinero se destinará a nuevas fábricas y proyectos de expansión en Arizona, Nuevo México, Ohio y Oregón, dijo el Departamento de Comercio. Se espera que la inversión total de Intel en proyectos estadounidenses en los próximos cinco años supere los 100.000 millones de dólares, según el departamento, que supervisa las subvenciones.

El dinero de la subvención, reservado en virtud de la Ley de Chips de 2022, tiene como objetivo financiar un resurgimiento de la fabricación estadounidense para contrarrestar las interrupciones de la cadena de suministro de la era Covid y abordar las crecientes tensiones geopolíticas con China. Gran parte de la producción mundial de chips se ha trasladado a Asia en las últimas décadas, dejando a Estados Unidos con alrededor del 12% de la fabricación mundial en 2020.

La Ley Chips es parte del experimento del presidente Biden con la política industrial, donde los fondos de los contribuyentes se utilizan para impulsar algunas empresas que la administración considera importantes para la seguridad nacional. Los asesores de Biden han dicho que esperan que las inversiones en la industria de chips, si tienen éxito, puedan servir como modelo para impulsar a otros sectores.

«No podemos simplemente diseñar chips, tenemos que fabricarlos en Estados Unidos«, dijo la secretaria de Comercio, Gina Raimondo, en una llamada con periodistas el martes. “Es un problema de seguridad económica. Es un problema de seguridad nacional. Y vamos a cambiar eso”.

Raimondo añadió que las inversiones de Intel encaminarán a Estados Unidos a producir el 20% de los chips de vanguardia del mundo para finales de la década.

Es probable que Intel, el mayor fabricante de chips de Estados Unidos por ingresos, esté entre los mayores receptores de fondos del programa. Biden planeaba visitar el campus Ocotillo de Intel en Chandler, Arizona, el miércoles, donde la compañía planea utilizar el dinero federal para construir dos nuevas fábricas de vanguardia y modernizar una existente.

La compañía también podría recurrir a hasta 11 mil millones de dólares en préstamos gubernamentales y planea solicitar créditos fiscales relacionados.

GlobalFoundries, un fabricante de chips por contrato con sede en el estado de Nueva York, recibió una subvención de 1.500 millones de dólares el mes pasado. Otros importantes fabricantes de chips, incluidos Taiwan Semi Sp ADR, Samsung Electronics y Micron Technolog, han solicitado subvenciones para proyectos por valor de decenas de miles de millones de dólares cada uno, y se espera que esas concesiones se anuncien pronto.

El dinero de Intel se distribuirá en etapas según los hitos de construcción y fabricación. La subvención también depende de una ronda de diligencia debida.

Aunque el dinero se distribuirá en cuatro estados, no es casualidad que Biden decidiera viajar a Arizona para destacar el programa. El mismo obtuvo una victoria allí en 2020, y es uno de los pocos estados indecisos que están en juego en las elecciones presidenciales de 2024. También es el único estado indeciso donde se esperan importantes concesiones de la Ley Chips. (TSMC, que también está construyendo una planta de fabricación en Arizona, también solicitó una).

Para Biden, financiar la expansión de la industria de chips ha sido la piedra angular de un impulso más amplio para revitalizar las industrias estadounidenses y desvincular las cadenas de suministro más críticas del país de la influencia china. El presidente promocionó la legislación en su discurso sobre el Estado de la Unión a principios de este mes, señalando miles de millones de dólares de nuevas inversiones que, según dijo, crearían miles de empleos bien remunerados.

Intel dijo que espera que sus proyectos creen más de 10.000 puestos de trabajo en Intel, además de casi 20.000 puestos de trabajo en la construcción.

Para Intel, el financiamiento brinda poder financiero adicional al costoso esfuerzo de recuperación del director ejecutivo Pat Gelsinger. «Creemos que este es un momento decisivo para la industria de semiconductores de Estados Unidos y para Intel», dijo Gelsinger en una llamada con periodistas el martes por la noche.

Pero Gelsinger añadió que creía que el Congreso necesitaría aprobar fondos adicionales en los próximos años para seguir impulsando la industria, aunque se negó a decir una cantidad en dólares. “Nos tomó más de tres décadas perder esta industria. No volverá en tres o cinco años”.

Gelsinger, que tomó las riendas hace tres años, se está embarcando en una gran expansión de la fabricación de chips de la compañía y abrió un nuevo negocio de fabricación de chips por contrato para terceros, junto con un intento de varios años para alcanzar a sus rivales TSMC y Samsung en la fabricación de chips de última generación.

Después de anunciar sus expansiones en Arizona y Nuevo México en 2021, Intel dijo en 2022 que construiría nuevas plantas de chips en un sitio en Ohio, cerca de Columbus. La inversión inicial allí fue de 20.000 millones de dólares, pero Gelsinger ha dicho que Intel podría gastar hasta 100.000 millones de dólares añadiendo instalaciones de fabricación adicionales en el sitio.

La viabilidad de tales inversiones se ha visto sometida a una presión cada vez mayor en los últimos dos años en medio de una desaceleración en el mercado de chips. La escasez de chips causada por el aumento vertiginoso de la demanda durante la pandemia se convirtió en un exceso en 2022, lo que afectó los ingresos de la empresa. Intel retrasó el cronograma de construcción de su planta de Ohio respecto de su objetivo inicial de comenzar la producción en 2025 debido a los desafíos del mercado.

Los fabricantes de chips han encontrado otras dificultades para aprovechar su huella en Estados Unidos. TSMC ha tenido dificultades para atraer talentos de Taiwán y ha sorteado disputas con los sindicatos locales. El fundador de la empresa, Morris Chang, se ha quejado repetidamente de los altos costos en Estados Unidos.

Cualesquiera que sean los desafíos, los ejecutivos y funcionarios estadounidenses dicen que las inversiones son cruciales en un mundo donde los chips avanzados desempeñan un papel importante en el avance tecnológico y el poder geopolítico de los países. Los chips de NVIDIA, competidor de Intel, han apuntalado el auge de la inteligencia artificial, lo que ha llevado a Estados Unidos a imponer controles de exportación a los más avanzados, por temor a que China pueda utilizarlos en la guerra cibernética y el espionaje.

Intelcerraba la sesión del martes a la baja en los 42.42 dólares. Las medias móviles de 70 y 200 periodos rodean a las últimas velas, RSI al alza en los 44 puntos y las líneas del MACD debajo del nivel de cero.

El soporte a mediano plazo se encuentra en los 41.44 dólares. Mientras, los indicadores de Ei se muestran mixtos.

Estrategias de Inversión