Quiere pero no puede. Repsol lucha por reconquistar el nivel psicológico de los 15 euros, que perdió a mediados de este mes de junio, pero desde entonces la petrolera del Ibex 35 lo máximo que se ha acercado a dicho nivel en precios de cierre es a los 14,81 euros del pasado jueves, 1 de diciembre. Este martes, la compañía cotiza con caídas cercanas al punto porcentual en los 14,48 euros.

En su análisis semanal de todas las acciones del Ibex 35 del pasado viernes, el analista José Antonio González explicaba que, pesar de ello, Repsol «logra superar también el último máximo relativo manteniendo vigente el proceso de recuperación de las últimas semanas» y, de momento, «no asistimos a signos de deterioro significativo mientras no perfore el área de soporte de los 13,56 / 13,34€ por acción, siendo el principal objetivo de las compras volver a los máximos anuales proyectados a partir de los 15,843€ por acción».

Pero no todos los analistas se muestran tan benevolentes con la petrolera del Ibex. Este martes Deutsche Bank revisa la valoración de Repsol y recorta su precio objetivo cerca de un 2%, pasando a 16,50 desde los 16,80 que le daba anteriormente. En cualquier caso el banco alemán sigue viendo potencial en Repsol para los próximos doce meses, en concreto del 13%.

Estrategias de Inversión