El agua es una temática de gran importancia y a la que hay que destinar recursos, no sólo humanos, políticos, técnicos y monetarios. Los inversores debemos financiar estas innovaciones, así como aquellas tecnologías agrícolas eficientes, desde el riego por goteo hasta el desarrollo de cultivos tolerantes a la sequía. Hay que actuar antes . . .

El consumo de agua es indispensable. Sin embargo, pocas personas en el mundo tienen acceso a agua potable de calidad. La ONU estima que cada dólar invertido en infraestructura de agua potable y residual proporciona a largo plazo 2,62 dólares a otras industrias.

El crecimiento de la demanda de agua ha duplicado el crecimiento demográfico en las últimas décadas, haciendo evidente que la demanda varié según la región y el sector. Así que para 2050 hasta 4.000 millones de personas pueden tener que vivir en zonas de estrés hídrico, frente a 1.200 millones actuales.

Hay 3.000 millones de personas en América Latina y el mundo sin acceso a agua potable, pero también hay mas de 45 millones de metros cúbicos de agua que se pierden cada día debido a fugas en países emergentes y algunos desarrollados. Sólo el coste de restauración de la infraestructura pública existente entre 2005 y 2030 puede exceder de 20,000 mil millones de dólares.  De los 41 billones de dólares en inversiones en infraestructuras previstos globalmente para 2005-2030, las del agua suman 57% en Asia y Oceanía y 66% en Sudamérica.

Desde hace varios años se había especulado con la posibilidad de incorporar el agua a que cotizara en el mercado de futuros. Pero eso ya no es una especulación ya que cabe recordar que en diciembre se lanzó el primer contrato de futuros de agua en el mercado de futuros de Chicago (CME), en base al índice Nasday Veles California Water (NQH2O), como ya sucede desde hace muchos años con el petróleo y otras materias primas agrícolas.

¿Qué es el Nasdaq Veles California Water Index NQH2O?

Es un índice que rastrea el precio de los derechos de arrendamientos y transacciones de venta de agua en las cinco regiones más grandes y de alta comercialización de California. En 2018 el Nasdaq se asoció con Veles Water y WestWater Research para lanza el primer índice de su tipo en agua, que compara el precio spot del agua en el estado de California. Su objetivo es realizar un seguimiento de los precios de los derechos del agua dentro de las cinco regiones más grandes y comercializadas del estado de California, introduciendo el mercado de aguas superficiales del estado. El índice tiene un precio en dólares de los EE. UU. por acre-pie. Un acre-pie es el volumen de agua necesario para cubrir un acre de tierra hasta una profundidad de un pie, lo que equivale a 325 851 galones, cuyo valor del índice refleja el precio medio ponderado por volumen del agua, en la fuente excluyendo los costos de transporte y las pérdidas en los mercados subyacentes.

El índice Nasdaq Veles California Water (NQH2O) es un índice de referencia establecido para los precios del agua que proporciona una mayor transparencia, supervisión y descubrimiento de precios para la industria del agua y sus participantes.

La rentabilidad del futuro del agua es espectacular en lo que va de este 2021, aunque nadie lo diría. Como se aprecia en el gráfico inferior, el futuro del precio del petróleo ha subido 65,8% mientras que el del agua lo ha hecho en magnitudes similares. Si ha leído bien, MAGNITUDES SIMILARES, alcanzando una rentabilidad del 65,2%:

¿Qué alternativas hay para invertir en el agua y apoyar a este recurso?

Sabemos que el agua es necesaria para la vida, pero también es un commodity escaso y por tanto genera oportunidades de inversión. Debe ser considerado en aquellas carteras que busquen una adecuada diversificación. Una forma es vía exposición directa a empresas relacionadas y otra es vía fondos, tanto fondos mutuos de gestión activa, como fondos cotizados pasivos y activos. Comenzando por los primeros veremos que existen 11 gestoras con estrategias centradas en esta temática, alcanzando en su conjunto una rentabilidad del 60,96% a 3 años y cerca del 30% en lo que va de 2021.

Una característica principal de estos fondos es el fuerte peso en el sector industrial (en torno al 50-60%), servicios públicos (20%), consumo cíclico y materiales básicos (entre 4-6% cada uno).

Entre estas estrategias están:

Entre estos fondos vemos que hya dos que son los mayores en cuanto activos gestionados, el de BNP y el de Robeco, mientras que éste último RobecoSAM Sustainable Water muestra una mayor consistencia en el tiempo que se demuestra vía los resultados a largo plazo, basada en una sólida cultura de inversión y alto grado de especialización. También es una de las estrategias temáticas del agua de las más antiguas, beneficiándose de un gestor principal de larga trayectoria. Dieter Küffer y su meticuloso proceso de inversión a logrado que el fondo bata consistentemente a sus competidores y también al índice de referencia, posicionándose en los primeros lugares del ranking, habiendo gestionado la estrategia desde su lanzamiento en 2001. El gestor pone especial interés no sólo en las valoraciones cuantitativas de las compañías en las que invierte, sino también en la evolución cualitativa y extra financiera ESG, que están integrados a lo largo del proceso de inversión. La cartera está integrado por entre 40-80 posiciones, cuando la última muestra 74. El gestor ha mostrado en varios periodos una infraponderación al sector de servicios públicos, así como una sobreponderación a emergentes. Sin embargo el binomio rentabilidad/riesgo no es el mejor de la muestra, siendo mejor el de Allianz GI (con una menor volatilidad y uno de los mayores Sharpe ratio relativo) y el de Swisscanto. Entre las mayores posiciones y que también están incluidas en algunos de los ETFs que se tocarán más abajo son: Danaher Corp, que es un conglomerado norteamericano que diseña, fabrica y comercializa productos médicos e industriales; Agilent Technologies, fabricante de instrumentos analíticos; Suez, empresa de servicios públicos, entre otros.

En cuanto a los ETFs, hay aún menos opciones para escoger, entre ellas están:

Los tres primeros ETF no UCITS, mientras que los últimos tres si lo son. En su mayoría sobrepasan los mil millones de euros de patrimonio excepto el de L&G. Los tres primeros alcanzan la máxima calificación de Morningstar, y son los que consistentemente han alcanzado rentabilidades de doble dígito en los últimos 3 años. En el caso del FIW, alcanza una rentabilidad acumulada desde 2019 hasta ahora del 103,05%, mientras que el PHO del 101,6%, cuando la del otro ETF de Invesco, el OGW es de 89,55%.

Una característica tanto de los fondos mutuos y de los ETFs es que invierten tanto en compañías de servicios públicos de agua, hasta infraestructura, material y equpo destinado al tratamiento del agua. Sin embargo, se observa que los dos primeros ETFs tienen una cartera con fuerte sesgo a los EE.UU., mientras que el resto son más balanceados por regiones, incluso considerando emergentes un par de ellos. En cuanto a volatilidad, es menor en los UCITS.

Considerando que lo que se busca es diversificar, vale la pena escoger un ETF más balanceado por regiones y cuyo binomio rentabilidad/riesgo fuera mejor, como podrías ser el CGW o bien el IH2OA.