La industria de gestión de activos, como otras, se enfrentan a cambios estructurales que cambiarán lo que hoy conocemos. El Covid-19 ha tenido un efecto acelerador y disruptor en muchos aspectos, siendo el más trascendente la digitalización de los servicios financieros.

En esta Semana de la Educación Financiera, ponentes como Buy & Hold, Rentamarkets, Finizens y JPMorgan AM coinciden en que la transformación de la industria será hacia una gestión más tecnológica, con precios ajustados, pero con mayor valor añadido para el cliente. Y respecto al equipo de gestión, comentan que se ha acabado el gestor-analista y que más bien habrá una especialización en los equipos de gestión activos, con una inclusión tecnológica mucho mayor que actualmente.

La disrupción tecnológica empezó hace un par de años y el Covid lo ha acelerado. La economía tradicional se haya colapsado mientras que las plataformas tecnológicas hayan experimentado un boom, con una utilización mayor a lo normal.

El Covid-19 ha traído, muy a nuestro pesar, un abandono al modelo de interacción basada en presencia física con el proveedor financiero hacia un contacto más digital.

También el Covid-19 dejó incógnitas en el modelo tradicional de construcción de carteras de Markowitz, ya que se ha dado una correlación en los activos que ha generado pérdidas en carteras muy diversificadas.

Nuevos boletines de Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión lanza un nuevo boletín global de mercado, para los inversores que quieren conocer Indices mundiales, valores de EEUU, divisas y Materias Primas. Elije los boletines que te interesa recibir . Apertura y Cierre bolsa Española, Boletín Global de mercados, Análisis técnico para registrados, Formación o Boletín Premium. ¡Elije los que realmente te interesan!

Por otro lado, innumerables informes de consultores hablan de la implementación de planes de continuidad, que en meses pasados dieron resultado. Sin embargo, hay que revisarlos, evaluarlos y actualizarlos para introducir nuevos factores.

También es necesario satisfacer las crecientes necesidades y demandas de los clientes, las normativas y presentación de informes, especialmente si el distanciamiento social y la interacción cara a cara persisten durante el 2021.

En este sentido, habrá que replantearse los costesTema importante es la comunicación, con clientes, accionistas y principalmente empleados. Hay que ser claros para ayudarles a superar lo que sigue siendo un momento incierto.

La lucha por mercado y por clientes se intensificará y para ello el tema de costes y precios será clave. El producto y el servicio diferenciarán mucho más a los ganadores y perdedores. Aquella gestión activa que no han sabido dar resultados en los últimos años sucumbirán a la presión.  Hay una brecha muy amplia en la gestión pasiva en España frente a Europa. Mientras en España la cuota de mercado es del 2%, en Europa es del 20% y del 40% en EE.UU., por lo que los expertos consideran que dicha brecha acelerará la presión sobre los gestores, sacando del mercado a los malos.

La red de distribución de entidades bancarias se está reduciendo y con ello aparecen nuevas formas de distribución que guíen al cliente en sus necesidades.

 

Por tanto, mayor competencia, menos clientes y menos canales de distribución, mayor tecnología, mejor producto a menor precio, mayor conocimiento en los gestores y menos “gestor orquesta” y un servicio de mayor valor añadido y educación financiera para el cliente.