Hoy concluye la reunión de dos días de la Reserva Federal y los mercados esperan ansiosos el mensaje de su presidente, Jerome Powell, en busca de pistas sobre la retirada de estímulos y la subida de tipos en la mayor economía del mundo. 

Según explica Julián Coca, gestor de MCH Investment Strategies, ya estamos viendo parte de esa reacción en los mercados, junto a las tensiones geopolíticas generadas en torno a la crisis de Ucrania. Pero lo que está moviendo a la renta variable son las expectativas en torno a los bancos centrales. 

El mensaje ya se da por descontado que será más hawkish, «quizás el mensaje ya está puesto en precio», apuntando a una primera subida en marzo y seguramente con cuatro subidas este año. Para el experto, lo más importante será ver qué van a hacer con el balance y cuándo van a empezar. «Creemos que lo más probable es que anuncien que van a empezar a reducir el balance en junio», explica. 

Las condiciones financieras siguen siendo muy laxas, a pesar de que la Fed ha ido haciendo anuncios para intentar controlar la inflación, iniciando el tapering y dando mensajes sobre esa subida de tipos y «aunque ha subido la curva americana y la renta variable ha caído algo, las condiciones siguen siendo muy laxas». La forma menos dañina para los activos de riesgo sería reducir el balance: ahí estará la clave del mensaje de la Fed. 

Sectores que pueden hacerlo mejor

Teniendo en cuenta este escenario, lo que sí es seguro es que a medio plazo la política de la Fed será más dura, por lo que continuará con la rotación sectorial que ya estamos viendo a inicios de año: un peor comportamiento de las compañías growth, frente a otros sectores más cíclicos como energía o sector financiero.

El experto señala que «hay que ser muy cautos a la hora de hacer una selección de compañías», pero cree que hay que tener más peso en el sector financiero, sobre todo en Europa y evitar las que en el último año lo han hecho muy bien, como puede ser NVIDIA, «que tiene valoraciones demasiado exigentes». 

«Nos gusta ING, tiene unos ratios de capital altos, se está centrando cada vez más en su mercado doméstico, que conoce más», y en el caso de España un valor en el que fijarse ahora mismo sería Bankinter, que ha presentado buenos resultados, «es de lo mejor que hay en el país». Otro posible nombre propio por el que apostar puede ser BNP Paribas, «que tiene todavía mucho potencial».