Cuatro temas clave que tener en cuenta al aproximarse a renta variable

1. El Regreso de la Diversificación

A principios de 2023, un pequeño grupo de siete empresas dominaba el S&P 500, representando menos del 20 % del índice, pero generando dos tercios de su rentabilidad anual. Este grupo ha continuado liderando el mercado en 2024, incrementando su peso hasta casi el 30% del índice y llevando la concentración del mercado a niveles no vistos en 50 años.

Sin embargo, esta tendencia parece estar cambiando. Con el desempeño negativo de Tesla y Apple este año, el grupo se ha reducido a cinco empresas. A finales de 2023, se ha observado un aumento en la amplitud del mercado, una tendencia que se espera se intensifique en 2024. Este cambio se debe a la mejora en la rentabilidad del «S&P 493» y de las empresas de pequeña y mediana capitalización.

Históricamente, la concentración del mercado ha sido alta en periodos de incertidumbre económica. A medida que disminuye la incertidumbre macroeconómica, la amplitud del mercado tiende a mejorar. Esto es lo que se está observando ahora.

2. El Resurgir de las Small Caps en EE. UU.

Se anticipa un entorno de crecimiento moderado junto con una inflación y unos tipos de interés también moderados, creando un entorno favorable para las empresas de pequeña y mediana capitalización. Aunque ya hemos escrito algún artículo mencionando esto, conviene recordarlo. Estas empresas quedaron rezagadas en 2023 y han estado muy por debajo del rendimiento de los índices durante la mayor parte de los últimos 13 años. Las small caps no habían estado tan infravaloradas respecto a las large caps desde la burbuja de las puntocom.

Además, el universo de small y mid caps se está volviendo cada vez más ineficiente debido a una menor cobertura por parte de los analistas, un mayor trading en ETF y el aumento de compañías no rentables en el índice Russell 2000 tras el auge de las SPAC en 2020-2021. Se cree que estas empresas están a punto de entrar en un periodo de rentabilidad positiva, beneficiando particularmente a los inversores activos.

3. Redescubriendo el Valor en el Segmento Value

Al igual que las small caps, las acciones value han quedado rezagadas en 2023 y durante gran parte de la última década, aunque mostraron signos de recuperación en Europa y Japón el año pasado. Esta tendencia de bajo rendimiento ha continuado en 2024, mejorando los índices bursátiles estadounidenses, más concentrados en valores de megacapitalización y en ciertos sectores y factores más de crecimiento. Los inversores que utilizan estos índices como referencia están cada vez más expuestos a estas áreas concentradas.

Al contrario que los fondos orientados al segmento growth, que enfrentan el riesgo de un cambio de tendencia, las acciones value ofrecen una combinación atractiva de potencial alcista y diversificación. Las asignaciones en value pueden centrarse en la calidad, oportunidades temáticas o individuales, y en dividendos para aquellos que buscan ingresos, especialmente ahora que los tipos de interés comienzan a estabilizarse.

4. Japón: Un Renacimiento Diferente

Durante los últimos 30 años, el crecimiento del PIB nominal de Japón ha sido prácticamente nulo, pero recientemente se ha situado entre el 3 y el 5 %. La economía japonesa, impulsada por un fuerte crecimiento salarial y el poder de fijación de precios de las empresas, parece estar dejando atrás su prolongado entorno deflacionista. Los inversores son optimistas debido a las reformas empresariales centradas en la rentabilidad del capital, aunque este proceso llevará años.

Estos cambios se producen en un contexto de valoraciones atractivas. A pesar de las ganancias recientes, el mercado de renta variable japonés sigue presentando valoraciones históricamente bajas, cotizando a dos tercios del múltiplo de Estados Unidos. Se considera que este es un punto de entrada atractivo para los inversores, en lo que parece ser un repunte impulsado por sólidos indicadores fundamentales.

La diversificación en la renta variable ofrece múltiples oportunidades en el entorno actual. La ampliación del mercado, el resurgir de las small caps, el redescubrimiento de las acciones value y el renacimiento económico de Japón presentan opciones atractivas para los inversores. Adaptar las carteras para aprovechar estas tendencias puede proporcionar rendimientos sostenibles a largo plazo, mitigando los riesgos inherentes a un mercado en constante cambio.

Artículo basado en informe de Wellington Management

Estrategias de Inversión