¿Cuál es la preocupación de Goldman Sachs y la Casa Blanca que se puede llevar por delante a los mercados?

El miedo existe, y la recuperación postCovid está haciendo que tenga unos efectos no esperados en la economía, una falta de abastecimiento y una subida de los precios de las materias primas y eso está derivando en un gran problema llamado inflación. De hecho la Casa Blanca está como loca intentando bajar el precio del petróleo, que es el causante del 70% de las subidas de precios, y que se ha convertido en  un arma económica por parte de algunos países.

Goldman Sachs, ha publicado sus 10 claves para los mercados en 2022 y sus miedos están basados en la subida de precios por la falta de suministros, precios del petróleo y subidas de tipos de interés que supondría un escenario completamente nuevo para los inversores si se mantiene en el tiempo.

El problema es mayúsculo, porque no son soluciones de rápida implantación para poder mantener a la economía y a los mercados con un buen ritmo para el próximo año, tanto Goldman cómo la Casa Blanca apuestan por una ralentización de la economía y las bolsas para el 2022, pasaremos de una carrera de atletismo rápida a correr maratones y es que las roturas de Stocks no se solucionan en menos de 18 meses, por lo que estaríamos hablando de tensiones en determinados artículos que nos llevarían a finales de 2022 o incluso 2023. Algo que haría muy difícil tanto a los bancos centrales no tomar decisiones de subidas de tipos de interés.

Por otro lado, la subida del precio del petróleo, está tensando muchísimo los precios y mientras que  Donald Trump pudo contenerlo gracias a los «favores» que le hizo no imputando al nuevo monarca saudí, por la muerte del periodista Yamal Jashogyi,  Arabia Saudí logró aumentar su producción y contener los precios del petróleo, pero Joe Biden parece que no está logrando sacar el mismo trato de favor del país árabe.

De hecho, Irán y Rusia están siendo mucho más «belicistas» en la carrera por subir el precio del petróleo y es actualmente el mayor riesgo que ven tanto la Casa Blanca cómo Goldman Sachs para la economía en 2022. Europa se ha sumado a las presiones para que la OPEP baje el precio del crudo, pero no parece que de momento tengan éxito en sus demandas y por otra parte  Bank of America pronostica que el petróleo puede irse a 120 dólares el barril, todo una bomba para la recuperación económica.

Vean cómo está la tendencia del precio del petróleo en estos momentos.

La tendencia es claramente alcista y aún puede llegar a precios del 2008 por lo que se está jugando una partida de geoestratégica en la que incluso China está presente por su dependencia también de las materias primas del exterior, aunque China tiene posibilidad de quemar carbón para producir electricidad, y pasando olímpicamente las recomendaciones sobre el cambio climático.

Goldman y la Casa Blanca esperan subidas de tipos para el 2022 y eso será beneficioso para los bancos pero la refinanciación de los estados y empresas se vería perjudicada.