Credit Suisse rebota y se coloca entre los valores que más suben del mercado suizo 

Dicen que tras la tempestad llega la calma. Y parece que algo de calma llega hoy a los títulos de Credit Suisse. Tras la fuerte caída registrada ayer por la entidad, y que llevaron a sus títulos a registrar mínimos históricos, hoy las acciones rebotan con fuerza y, al ritmo del 4%, se instalan sobre los 4,064 euros. 

Evolución de la cotización de Credit Suisse. Fuente: Reuters

Evolución de la cotización de Credit Suisse. Fuente: ReutersEvolución de la cotización de Credit Suisse. Fuente: Reuters

Sin embargo, los CDS (el coste de asegurar su riesgo de impago) se mantienen en máximos históricos, en los 319 puntos, por encima incluso de los niveles de la crisis financiera. 

Evolución de los CDS a cinco años de Credit Suisse. Fuente: Bloomberg

El principal temor que se cierne sobre la entidad es cómo va a conseguir reestructura su negocio sin aumentar su deuda. Una parte clave es la venta de activos, como el negocio de titulización de banca de inversión, lo que le evitaría ampliar capital para financiar el cambio de rumbo de la entidad. Pero es complicado que se ofrezca un buen precio en un momento de volatilidad máxima en los índices. Lo mismo ocurre con otros negocios a los que podría recurrir la entidad, como la gestión de activos o su unidad suiza. 

Desde varias casas de análisis creen que la necesidad de capital de Credit Suisse es de 4100 millones para su restructuración, una cifra que supone un 40% de su valor actual de mercado, que descendido a los 10.000 millones de euros. 

Con los CDS en estos niveles, ¿se está descontando riesgo de impago en Credit Suisse?

Con estas cifras vuelven a primera plana las dudas sobre el impago de uno de los mayores bancos suizos. Algo posible pero poco probable, dicen algunos analistas. Álvaro Climent, analista independiente reconoce que «la debilidad de uno de los llamados «too big to fail» generaría una tormenta financiera de alto riesgo en todo el mercado”.

Un experto que prefiere esperar a lo que diga la entidad el próximo día 27 de octubre, que será cuando presente sus planes de viabilidad y de renovación del negocio, su posición de liquidez y de solvencia. Como informó Bloomberg, Credit Suisse ha dicho a acreedores, clientes y reguladores en los últimos días que su ratio de capital clave del 13,5 por ciento sugiere que el balance del banco sigue siendo sólido. Y los diferenciales de CDS sobre su deuda, aunque elevados, deben verse en el contexto de una ampliación de los diferenciales de CDS en los mercados mundiales de bonos.

Climent asegura que hay demasiado miedo, en general, en los mercados de deuda y renta variable, así como en los de divisas y eso introduce una volatilidad extrema adicional a la que la situación geopolítica actual nos ha llevado. 

Y ¿si hubiera impago? Ignacio Cantos, director de inversiones de ATL Capital cree que tendría consecuencias graves “para toda la confianza en el sistema financiero a nivel global. En ese caso sería de gran importancia el proceso de liquidación. Si se realiza de manera ordenada el efecto, en ese caso, en los mercados sería limitado, aunque seguramente los mercados vivirían unos momentos de alta volatilidad que supondrían importantes recortes hasta que se comprobara la solidez del proceso de liquidación».
Dicen que no hay mal que cien años dure…pero de momento queda mucho para ver la claridad.  

Y es que el valor acumula varios problemas. Los escándalos en Archegos y Greensill provocaron una pérdida de 1900 millones hasta junio. Un lastre al que se sumó la salida de Antonio Horta – Osorio de su presidencia meses después de ser nombrado por saltarse la política anti Covid de la entidad. Todo ello ha derivado en una crisis que el mercado está castigando con fuerza y, aunque el actual presidente de la entidad, Ulrich Körner, ha solicitado 100 días de tregua, el mercado no parece estar en disposición de concederle ese plazo. 

Te interesa ver: Pesan las dudas sobre Credit Suisse ¿estamos ante el próximo Lehman Europeo?

Estrategias de Inversión