El actual proceso de desapalancamiento del sector privado en China podría verse favorecido por un mayor compromiso del gobierno central para rescatar a un sector inmobiliario en dificultades.

El 17 de mayo, el Viceprimer ministro chino, He Lifeng, instó a los gobiernos locales a abordar el riesgo asociado a los edificios sin terminar y a gestionar el inventario de viviendas existente. En nuestra opinión, esta medida demuestra la determinación del gobierno central de restablecer la confianza del mercado y resolver los problemas relacionados con el sector inmobiliario. Posteriormente, el Banco Popular de China (PBoC) anunció una nueva línea de financiación de 300.000 millones de yuanes para apoyar a las empresas públicas en la compra de viviendas sin vender y terminadas para viviendas de protección oficial. El PBoC y la Administración Nacional de Regulación Financiera (NFRA) también anunciaron una serie de medidas crediticias destinadas a apoyar al sector inmobiliario, entre ellas la reducción del pago inicial mínimo y la eliminación del suelo de los tipos hipotecarios. Todas estas medidas pretenden atraer a compradores marginales cualificados, es decir, aquellos que, aunque pueden no haber considerado comprar una propiedad anteriormente debido a las restricciones o a su situación económica, ahora podrían verse incentivados a hacerlo gracias a las nuevas condiciones más favorables y, de esta forma, ayudar en el proceso de reducción de propiedades sin vender. Mientras tanto, cada vez más gobiernos locales han anunciado la supresión de sus restricciones a la compra de vivienda, eliminando progresivamente las barreras burocráticas introducidas anteriormente para reprimir la demanda inmobiliaria”.

Claves de la próxima semana

  • La semana que viene se publicarán los últimos índices de sentimiento macroeconómico de China y Japón, la decisión sobre los tipos de la zona euro y los datos del mercado laboral de EE.UU. El lunes, China publicará su índice de gestores de compras (PMI) del sector manufacturero de Caixin del mes de mayo, para el que el mercado espera un ligero repunte de 0,2 puntos porcentuales (pp), hasta 51,6. En EE.UU. también se publicará el índice manufacturero del Institute of Supply Management (ISM) de mayo, para el que el mercado espera una subida de 0,5 puntos porcentuales, hasta 49,7, frente a los 49,2 del mes anterior.
  • Asimismo, el martes se publicará también en EE.UU. el crecimiento mensual de los pedidos de fábrica, para el que el mercado espera una moderación hasta el 0,7% en abril desde el 1,6% del mes anterior.
  • El miércoles se publicará el PMI de servicios de Caixin de China, para el que el mercado no espera cambios y se situará en 52,5 puntos. En la Eurozona se publicará el índice de precios a la producción (IPP) de mayo, que revelará las últimas presiones sobre los precios en la economía. En EE.UU. se publicará el índice ISM de servicios, para el que el mercado anticipa un repunte de hasta 50,7 en mayo desde 49,4 en abril. También se conocerán los datos de empleo del Automatic Data Processing (ADP) estadounidense, para los que el mercado espera un aumento de 180.000 empleos en mayo, lo que supone una desaceleración con respecto a los 192.000 del mes anterior.
  • El jueves, la Eurozona publicará el dato de crecimiento de las ventas minoristas de abril. El Banco Central Europeo (BCE) también anunciará su decisión sobre los tipos.
  • El viernes, China publicará las cifras del comercio exterior de mercancías de mayo. En Japón se publicarán de forma preliminar el índice adelantado y el índice del mes de abril. En EE.UU. se publicarán las cifras de empleo de mayo, en las que el mercado espera que los empleos no agrícolas aumenten en 185.000 (frente a los 175.000 en abril) y que la tasa de desempleo se mantenga sin cambios en el 3,9%.

Estrategias de Inversión