El primer ministro Li presentó el Informe de Trabajo del Gobierno durante el pasado Congreso Nacional del Partido Comunista, que incluye los objetivos políticos para el año en curso, durante la reciente Asamblea Popular Nacional (APN), el Parlamento chino. El objetivo de crecimiento del PIB se fijó de nuevo en «alrededor del 5%», más ambicioso que el del año pasado debido al efecto base tras Covid. El primer ministro Li Qiang reconoció las dificultades, añadiendo que era necesaria una política fiscal «proactiva» y una política monetaria «prudente».

Tomado al pie de la letra, el objetivo de crecimiento justificaría un apoyo más expansivo de la política fiscal. Sin embargo, China prevé un déficit presupuestario del 3% del PIB, oficialmente inferior al 3,8% revisado en octubre pasado, cuando el déficit se amplió para incluir la emisión adicional de bonos por valor de 1 billón de yuanes (0,8% del PIB). El nuevo presupuesto oficial no incluye de nuevo la emisión de 1 billón de RMB en bonos especiales del Tesoro a muy largo plazo, pero la emisión volverá a tener lugar y la diferencia es sólo formal. La cuota de emisión de bonos especiales para los gobiernos locales aumentó ligeramente a 3,9 billones de yuanes, frente a los 3,8 billones de yuanes de 2023.

Otros objetivos son fijar el objetivo de inflación del IPC en el 3%, crear 12 millones de empleos urbanos este año y mantener la tasa de paro en torno al 5,5%. La política monetaria se llevará a cabo de forma prudente, flexible, selectiva y eficaz. 

Por lo que respecta al sector inmobiliario, se hizo hincapié en desactivar los riesgos, promover un crecimiento sano a largo plazo, proporcionar más viviendas sociales (el modelo de doble vía) y resolver el problema de las propiedades inacabadas que han preocupado a los compradores de viviendas. Recientemente, el banco central chino recortó el tipo preferente de los préstamos a 5 años en una cifra récord de 25 puntos básicos, hasta el 3,95%, que es el tipo de referencia para los tipos hipotecarios. Junto con los esfuerzos para reforzar la financiación de los promotores (el proceso de «lista blanca»), es probable que esto ayude a mitigar las presiones a la baja. Sin embargo, no se han anunciado medidas concretas adicionales para estabilizar el mercado inmobiliario. La política china parece encaminada a gestionar el necesario proceso de contracción, pero no a sacarlo de apuros. En nuestra opinión, es probable que se adopten más medidas graduales.

Recientemente, los responsables políticos (especialmente el Presidente Xi) han abogado por una iniciativa de consumo destinada a sustituir los bienes duraderos por otros más nuevos y de mayor calidad. Esto sugería que China podría pasar de «subvencionar» casi exclusivamente la producción a abarcar también el consumo. El Informe de Trabajo del Gobierno mencionó la nueva opción de un «año de promoción del consumo», pero esto tampoco ha sido respaldado por medidas concretas, dejando esta iniciativa un tanto incierta.

 

TE INTERESA

Estrategias de Inversión ofrece una cartera de bolsa y  fondos en la sección premium, con un objetivo de crecimiento a largo plazo y que invierte en las megatendencias más atractivas en cada momento.

Descubre las carteras y los análisis independientes para invertir en sectores con tendencia alcista en la zona premium de Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión