Caso Haugen: ¿Es momento de vender Facebook?

Facebook-A sigue dando que hablar tras la caída de la semana pasada de sus tres servicios que incluyen Instagram y Whatsapp. Frances Haugen, exgerente de productos de la empresa, testificó ante el Congreso donde compartió informes internos acerca de los efectos sobre los adolescentes y el ciber espionaje. ¿Es un buen momento para vender? Pregunta Jeremy Bowman en The Motley Fool.

Frances Haugen, exgerente de productos de la empresa, presentó una serie de documentos donde consta como Instagram fomenta los problemas de imagen corporal en los adolescentes y que la unidad de investigación de cyber espionaje de la firma no tiene el suficiente personal. Priorizando las ganancias por encima del contenido posiblemente dañino para el público.

Su CEO, Mark Zuckerberg, defendió a la empresa rechazando lo expuesto por Haugen. Indicó que la firma está trabajando para alejar los contenidos virales y pidió que se trabaje en una regulación para el uso de niños y adolescentes.

Los niños menores de 17 años no pueden ver una película con clasificación R sin un adulto, y los programas de televisión y los videojuegos vienen con advertencias de contenido explícito, al igual que la música cuando su distribución era mayoritariamente mediante cassettes y CDs. Tampoco puede usar blasfemias o mostrar desnudez en la televisión o la radio.

Si estas reglas existen para los medios tradicionales, entonces debería haber algún equivalente para las redes sociales. Pero el problema con las redes sociales es que hay demasiado contenido publicándose minuto a minuto y no es visto por todos los usuarios.

Para Zuckerberg no es realista que Facebook se controle así mismo cuando los legisladores no han dejado claras las reglas. Mientras la principal red social invierte dinero en esto, otras como Twitter o Snapchat no lo hacen.

La regulación beneficiaría finalmente a la empresa al establecer límites, quitándose de encima el tener que ir a defenderse cada vez que surge alguna crítica.

¿Está en juego su reputación?

La mala reputación afecta a los empleados que trabajan, así como los posibles candidatos que pudieran trabajar en la firma. La publicación de Zuckerberg fue una misiva que envió a todos sus empleados para defenderse de las críticas sobre su trabajo. Además Facebook ha tenido una disminución del uso de usuarios menores de 24 años, aunque se trata más del incremento de la competencia y demografía que de debates políticos.

Sin olvidar que perjudica a su cotización en el mercado, que se han negociado constantemente con un descuento respecto a sus fundamentos y perspectivas de crecimiento, en parte porque los inversores temen una ruptura o incluso un éxodo en su base de usuarios.

Pero hay buenas noticias

La mayoría de los usuarios no se preocupa de lo que suceda en el Congreso, incluso la mayoría no habla inglés. Por lo que las declaraciones de Haugen tendrían mínimos efectos sobre su base de usuarios. Incluso la mayoría de ellos considera que Facebook le aporta valor real, ya sea como entrenamiento o para conectarse con amigos. Las millones de empresas que se anuncian en la red social piensan igual.

¿Entonces deberíamos vender?

Zuckerberg cerró una publicación reciente diciendo: «Cuando reflexiono sobre nuestro trabajo, pienso en el impacto real que tenemos en el mundo: las personas que ahora pueden mantenerse en contacto con sus seres queridos, crear oportunidades para mantenerse a sí mismas y encontrar comunidad. Es por eso que miles de millones de personas aman nuestros productos». Solo unas pocas empresas pueden hacer esta afirmación.

La narrativa de los medios contradice la realidad donde la mayoría de los 3 mil millones de usuarios creen que tiene un impacto positivo en sus vidas.

Esa distorsión y los temores a la regulación han llevado a una fijación de precios errónea y explica por qué son tan baratas. Sobre una base de precio-ganancias (P / E), es menos costoso que todos sus pares FAANG, aunque está creciendo más rápido que la mayoría de ellos.

El valor rompe el soporte de medio plazo este martes y cae hasta los 320 dólares al cierre del mercado europeo. Mientras la mayoría de los indicadores de Ei se muestran bajistas.