Carry trade: qué es y riesgos que conlleva

El ‘carry trade’ es una estrategia utilizada en el mercado de compraventa de divisas por la que un inversor vende una divisa que cuenta con tipos de interés bajos y a su vez compra otra divisa diferente con una tasa de interés más alta. Es una forma de arbitraje financiero que está diseñado para explotar el resultado de diferencias entre las tasas de interés de los bancos centrales.

«O lo que es lo mismo, esta inversión supone comprar una divisa para simultáneamente vender otra, es decir, nos financiamos en una divisa e invertimos ese dinero en otra. De esta forma, se apuesta a que una de las divisas se va a apreciar (la de inversión) respecto a la de financiación. Se trata de una técnica que los grandes inversores han llevado practicando en el mercado Forex (mercado de divisas) desde sus inicios», explican los expertos de Andbank.

Un ejemplo de ‘carry trade’ sería pedir prestado dinero en la eurozona y pagar solo el 2,5% de interés por él e invertir ese dinero en Brasil, donde recibiría un 13,75% de interés. La ganancia neta sería del 11,25% (13,75% – 2,5%).

El objetivo que persigue esta operativa es obtener como beneficio la diferencia entre ambos tipos de interés, que puede variar en función de la cantidad de apalancamiento usado. Debido a que el beneficio viene del diferencial de tipos de interés, se puede obtener beneficio aunque el precio de las divisas se mantengan estable.

‘Carry trade’ con la renta fija

En el caso de la renta fija, los bancos están viendo una oportunidad en tomar prestado dinero a tipos de interés al 2,5% en el Banco Central Europeo (BCE) mientras lo invierten en deuda pública con retornos más altos al vencimiento. Por ejemplo, el bono español a diez años ofrece una rentabilidad del 3,090% mientras que las Letras del Tesoro a nueve meses ofrece un 2,736% y las letras a doce meses un 2,913%.

Una operación conocida en la jerga financiera como ‘carry trade’ y que hasta ahora los bancos hacían gracias a las operaciones de financiación a plazo más largo con objetivo específico (TLTRO) del BCE.

Según un informe reciente de la Comisión Europea y el BCE, “el incremento en paralelo del crédito al Gobierno y las actividades de ‘carry trade’ ha reforzado los beneficios de la banca, pero, al mismo tiempo, ha reducido los incentivos para asumir más riesgos y prestar a la economía real. Aunque a corto plazo dar crédito al Gobierno implicaría apoyo a los bancos, a largo plazo el crédito podría ir al sector privado, con un impacto negativo para la recuperación económica”.

Riesgos del ‘carry trade’

El ‘carry trade’ conlleva riesgos como cualquier operación financiera. En el caso de que los tipos de interés varíen rapidamente el inversor puede dejar de ganar el dinero que había inicialmente previsto o llegar incluso a perder dinero al ser operaciones que conllevan apalancamiento. 

La gestión del riesgo en el ‘carry trade’ es muy importante. El uso de órdenes de stop-loss puede ayudar a proteger el capital de los movimientos adversos del mercado.

Estrategias de Inversión