[embedded content]

Eso apunta no sólo a los clubes británicos, sino también el PSG parisino, propiedad del fondo de inversión soberano de Qatar, “capaz de pagar a un futbolista lo que ningún otro club del mundo puede”. Formal e informalmente.

Tusquets no sólo es un hombre de mercados y empresario importante, también fue tesorero del FC Barcelona cuando José Luis Núñez alcanzó la presidencia del club y posteriormente, presidente en funciones del Barça, tras la dimisión de Josep María Bartomeu. Era inevitable preguntarle por el mundo del fútbol, por tanto.

Carlos Tusquets apunta que “ahí hay una desventaja clara para los que, como los clubes españoles, no estamos en manos de un estado soberano de los países árabes o de un oligarca de los países el Este”. Algo que, en opinión del banquero, requiere de un análisis profundo, para “una adecuada supervisión”.

Es conocido que Tusquets se encargó del fichaje de Diego Armando Maradona, que aterrizó en el Barça en 1982. La operación fue, con mucha diferencia, la más alta jamás pagada por un futbolista en el mundo. Los más de 1.000 millones de pesetas de la época lograron abaratarse en alrededor del 50%, mediante el arbitraje de deuda argentina comprada en dólares en Wall Street y vendida en pesos en la Bolsa de Buenos Aires.

Un trading realizado durante muchos meses, pero que logró dejar esas cifras en mucho menos de lo que indicaba el nominal de la compraventa. Una historia de talento, que a principios de los 80 era poco menos que ciencia ficción financiera. Merece la pena ver el vídeo completo para ver las explicaciones más pormenorizadas.

Puede decirse que el fenómeno Maradona fue fundamental para la vida bancaria española. Fibanc, banco fundado por Tusquets que acabó vendido a los italianos de Mediolanum, tiene sobre si la leyenda de ser una entidad financiera germinada poco menos que ‘en el palco del Barça’, entidad de la que Tusquets era tesorero, y el paso por Argentina no fue efímero: Fibanc dejó oficina abierta en Buenos Aires y la mantuvo en el tiempo, con equipo que formaba en Barcelona.

No en vano, el palacete del Paseo de la Diagonal que ha sido la histórica sede de Fibanc, está muy cerca del Camp Nou y fue comprado en su día al propio Joan Gaspart, otro histórico del FC Barcelona, tras meses de ardua negociación.

Eran otros tiempos para el Barça: a pesar de que la cifra de entonces era descomunal, Tusquets reconoce que el fichaje de Maradona se abordó prácticamente a pulmón, sin recurrir a deuda. “A plazos, pero con dinero propio”, explica. “Entonces había mucha menos deuda que ahora”.

En el vídeo, también se recogen las inquietudes de Tusquets por el fútbol domésticos, que en los últimos tiempos ha perdido a Messi, Cristiano Ronaldo, Sergio Ramos, Xavi, Iniesta… jugadores que fueron los eternos candidatos al Balón de Oro y que son estos los que atraen púbico de mercados exteriores.

Vea la entrevista completa con Carlos Tusquets