Sede de CaixaBank

La cotización de CaixaBank  cede posiciones con contundencia en el corto plazo, movimiento que le obliga atacar dos soportes relevantes, como son; (1) la banda inferior de contratación de un proceso de canalización creciente de medio plazo y (2) la media móvil simple de 200 periodos o de largo plazo cuya pendiente se mantiene en positivo.

A partir de los niveles anteriormente planteados, la reacción de las compras es un escenario que comienza a tomar forma y que presenta su próximo hito con la resolución alcista de su media móvil simple de 40 periodos o de medio plazo. De este modo, de producirse dicha superación, aumentaría la probabilidad de asistir a un escenario de rotación a la banda superior de contratación del proceso de canalización creciente, así como atacar los actuales máximos anuales de los 2,877 euros por acción.

Por su parte, la estructura creciente de medio plazo no comenzará a estar seriamente dañada mientras la cotización de CaixaBank logre permanecer por encima del soporte proyectado a partir de los 2,353 euros por acción, cuya perforación, podría estar respaldada por un potencial corte bajista entre sus medias móviles de medio y largo plazo en caso de comenzar a ceder posiciones con contundencia en el corto plazo.

CaixaBank en gráfico diario con rango de amplitud promedio (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de contratación (ventana inferior)

CaixaBank en gráfico diario con plantilla de análisis de medio y largo plazo

CaixaBank en gráfico diario con plantilla de análisis de medio y largo plazo