El BCE hablaba la semana pasada, dejando los tipos sin variación, pero con Lagarde dejando la puerta abierta a un posible recorte en junio. ¿Qué esperan de la Fed la próxima semana?

Creo que la Reserva Federal no va a tocar los tipos y mucho tendría que sorprender al mercado que los tocara. La Fed empezará a plantearse a partir del mes de mayo bajadas y probablemente para el mes de junio-julio empiece a bajar tasas, siempre y cuando la situación macro continúe en la senda en la que va, es decir, con disminución de la tasa de inflación y que la economía siga resiliente como hasta ahora. En ese hipotético escenario, que es lo más pausible, probablemente para el mes de junio EEUU empiece a bajar tipos de interés. Sobre todo, teniendo en cuenta que además en noviembre tenemos unas elecciones y ya no solamente el mercado, sino también probablemente el gobierno federal, hará lo imposible para que Jerome Powell decida bajar tipos. En el caso de Europa, estamos un poco a lo que haga Estados Unidos. Técnicamente, nuestra situación económica es bastante peor que la de EEUU, somos menos resilientes, no crecemos tanto, nuestra tasa de desempleo siendo buena no es la de EEUU y, obviamente, con los problemas que tenemos dentro de la eurozona no podemos plantearnos actualmente un recorte de tasas. Probablemente las bajadas serían para el mes de agosto, septiembre u octubre. Lo que ocurre es que la situación en Europa dificulta ese aguante por parte de Christine Lagarde hasta septiembre u octubre, porque Alemania lo está pasando realmente mal y necesitan bajadas de tipos para reactivar su economía y no entrar en una recesión, incluso dura. Por tanto, hay voces dentro del BCE para que se bajen los tipos de interés anticipadamente. Otra cosa es que se anticipe incluso la Fed, algo que sería complicado, pero entendible teniendo en cuenta la situación tan complicada que tienen los mercados.

Son muchos los analistas que vaticinan una corrección en las bolsas mundiales antes del verano, ¿cuál es su opinión al respecto?

Debería ser un buen año para la renta variable en general, porque la economía norteamericana está tirando, no va a entrar en recesión y los cisnes negros que tenemos actualmente no van a ir a más; la situación entre Rusia y Ucrania está bastante descontada en los mercados, al igual que el conflicto de Hamás e Israel, que no creo que vaya a mayores. Por tanto, considero que los estímulos por parte del Gobierno Federal de Estados Unidos para que la economía siga avanzando son positivos y no habrá problemas. La renta fija probablemente empiece a entrar en rentabilidad de una manera más clara. Por una vez considero que esa cartera 60-40 puede de verdad diversificar, como no ha ocurrido hasta ahora. Lo que ocurre es que en estos momentos estamos encontrando correcciones en la bolsa norteamericana, fundamentalmente en el sector tecnológico, que es el que tiró de la bolsa el año pasado. La razón es que compañías que han doblado e incluso triplicado su capitación, tiene todo el sentido que en un escenario en que entienden que ya no van a seguir creciendo a doble dígito sus rentabilidades, haya inversores que decidan recoger beneficios o parte de ellos. Es una corrección sana. No creo que haya caídas en estos sectores significativas, fundamentalmente porque son compañías que no solamente lo están haciendo muy bien, sino que están mejorando año tras año, es decir, los resultados empresariales que se esperan para las empresas tecnológicas y las empresas de semiconductores para este ejercicio son espectaculares y por tanto no tiene sentido salir de ahí.

¿Qué valores de Wall Street tenemos que tener en el punto de mira?

Tendría siempre valores del sector tecnológico. Compañías como NVIDIA, Palo Alto, Meta (Facebook), etc., puede hacerlo realmente bien y siempre hay que estar en un sector que está tan en boga. Pero si nos queremos salir de ahí y diversificar un poco, creo que el sector financiero puede hacerlo relativamente bien descorrelacionando carteras, ya que las bajadas de tipos de interés le benefician por una doble vía: porque siguen siendo rentables, aunque obviamente por el diferencial de tipos no van a ser tan rentables, y porque al bajar los tipos existe un menor riesgo de que haya compañías zombies que quiebren o empresas que puedan refinanciarse en mejores condiciones e incluso tener acceso a los créditos que ahora mismo quizás no pudieran tener. Por tanto esa capacidad de refinanciar puede hacer que la economía norteamericana fluya más y por tanto la banca lo haga bien. Puntualizar que cuando hablo de banca, me refiero a la banca grande, ya que la banca mediana tiene sus pequeños «demonios» y no entraría en ella. También hay pequeñas joyas dentro del sector retail o farmacéutico que en un escenario como este lo pueden hacer francamente bien.

El Ibex 35 está en máximos anuales. ¿Qué sectores y valores ve mejor posicionados en estos momentos en la bolsa española y con potencial?

Más allá del potencial, la compañía del Ibex 35 que veo realmente bien es Inditex, una empresa que gana más dinero y cuyo timón Marta Ortega ha demostrado saber llevar sin problemas. Por ello, Inditex es una compañía a tener en cuenta. Además, todo lo que tenga que ver con infraestructuras también pueden funcionar muy bien, no solamente porque las compañías de desarrollo industrial españolas son muy potentes en nuestro país sino porque también ganan muchos pedidos en el extranjero y por ejemplo EEUU va a hacer muchísimas infraestructuras y hay compañías como ACS que tienen su punto para entrar.

¿Qué hay de los bancos del Ibex?

Los bancos del Ibex 35 también lo pueden hacer muy bien; por ejemplo, Banco Santander está mejorando sus ratios, va a mejorar su dividendo, etc. Lo que hay que valorar es hasta qué punto lo hacen bien o se pueden cometer una trampa de valor porque las subidas del dividendo no justifiquen tanto cupón teniendo en cuenta el beneficio de los bancos. Con todo, creo que lo pueden hacer muy bien en un escenario en el que entiendo que España no va a entrar en una recesión o en caso de entrar será en una recesión técnica será de poco calado. El problema que tiene España viene por otro lado, y es que tenemos un riesgo geopolítico nacional importante por la tremenda debilidad que tiene el gobierno español, que en cualquier momento puede caer (en el momento de sus socios le dejen caer), y esa inestabilidad hace que la situación sea complicada. Además, desde el lado legal, esa inseguridad jurídica que tenemos en España hace que las compañías extranjeras se replanten entrar en nuestro país o en mercados quizás más interesantes o más afines con las inversiones extranjeras como podría ser Portugal sin ir más lejos.

Las criptomonedas están disparadas. Usted siempre ha dicho que es un sector que no veía claro para estar… ¿Ha cambiado su postura o sigue viendo las criptos más como una apuesta que como una inversión?

Sigo viendo un enorme riesgo en las critomonedas y no termino de ver claro el sector. Lo que sí ha sucedido es que el Bitcoin se ha desligado claramente del resto de criptomonedas, que van a seguir siendo un casino. El Bitcoin ya no es una más, sino que es el referente y por tanto tiene todo el sentido. Los motivos de la subida del bitcoin son varios, pero el principal y fundamental es que cada vez que se va minando quedan menos bitcoin por minar y, por tanto, al haber un número finito de bitcoins suben de valor. Otro motivo está en la descorrelación, es decir, en un momento de incertidumbre en el que no sé si invertir en renta fija o en renta variable , descarrelacionar mi cartera adquiriendo otro tipo de activos quizás líquidos o líquidos tiene sentido.

Estrategias de Inversión