Bank of America: las acciones ganarán fuerza en el segundo semestre

Bank of America Global Research (BofA) pone sobre la mesa que 2023 tendrá dos partes bien diferenciadas en lo que actividad inversora se refiere. La primera mitad del ejercicio más marcada por un intensa volatilidad e incertidumbre macro y la segunda que pone sobre la mesa una etapa con más activación al riesgo. Así en la primera apuesta por los bonos, el nicho de mercado con oportunidades más interesantes a destacar, y una segunda, desde julio, en la que las acciones de las compañías volverán a ganar fuerza.

Si descendemos al detalle estas son las 10 expectativas más importantes que BofA prevé para 2023:

Los mercados activan el riesgo a mediados de 2023: con la inflación, el dólar estadounidense y la línea dura de la Fed alcanzando su punto máximo en la primera mitad de 2023, se espera que los mercados toleren más riesgos en la segunda parte del ejercicio. El S&P 500 generalmente toca fondo seis meses antes del final de una recesión y, como resultado, los bonos parecen más atractivos en la primera mitad de 2023, mientras que el contexto para las acciones debería ser mejor en el segundo semestre. Esperamos que el S&P finalice el año en 4000 y que las ganancias por acción de S&P alcancen un total de 200 dólares en todo 2023.

Evolución anual del S&P 500Evolución anual del S&P 500

Una recesión es casi inevitable en los EEUU, la zona del euro y el Reino Unido: esperan una recesión leve en los EE. UU. en la primera mitad de 2023 con el riesgo de que comience más tarde. Es probable que Europa experimente una recesión incluso antes con una recuperación poco profunda a partir de entonces, ya que los ingresos reales y la probable presión de la demanda se endurecerán demasiado.

Tipos elevados en Estados Unidos, pero se espera una caída al final de 2023: la previsión es que la curva de rendimiento se desinvierta y que la volatilidad de los tipos baje. Tanto los bonos del Tesoro de EE. UU. a dos años como a diez años deberían finalizar 2023 en 3,25%. Los sectores afectados por el aumento de los tipos en 2022 pueden beneficiarse en 2023.

Evolución de los tipos de interés en Estados UnidosEvolución de los tipos de interés en Estados Unidos

La reapertura de China se produce, pero podría ser accidentada hasta bien entrado 2023: se espera que la mayoría de las restricciones se eliminen en la segunda mitad del año.

Después de un comienzo volátil en 2023, los mercados emergentes deberían producir fuertes rendimientos: una vez que la inflación y los tipos alcancen su punto máximo en EE. UU. y China vuelva a abrir, las perspectivas para los mercados emergentes deberían tornarse en más favorables. Es probable que las acciones de China se fortalezcan debido a una reversión tanto en el COVID cero como en el endurecimiento de las propiedades.

Después de un año históricamente malo para los metales industriales en 2022, se espera que los impulsores cíclicos y seculares impulsen a los metales en 2023, y el cobre sube aproximadamente un 20 %: las recesiones en los mercados clave son un viento en contra, pero la reapertura de China, un dólar estadounidense en su punto máximo y especialmente una aceleración de la inversión en energías renovables debería más que compensar estos factores negativos para el cobre.

Los precios del petróleo se encarecerán, pero también en mayor medida en el segundo semestre: las sanciones rusas, los bajos inventarios del crudo, la reapertura de China y una OPEP+ que está dispuesta a reducir la producción en caso de que la demanda se debilite, deberían mantener altos los precios de la energía. Se espera que el brent se sitúe de media en los 100 dólares a lo largo de 2023, pero que aumente hasta los 110 en la segunda mitad del año. 

El gasto de capital de relocalización sigue siendo fuerte, incluso en una recesión: se espera que un mercado laboral fuerte, ESG, la desvinculación entre EE. UU. y China y la desglobalización/relocalización mantengan sólidas ciertas áreas del gasto de capital, incluso en caso de recesión.

El consumidor estadounidense obtiene cierto alivio en la inflación, pero también está menos dispuesto a gastar debido al efecto riqueza y a medida que los mercados laborales empeoran: los mercados laborales finalmente deberían relajarse en 2023 y la tasa de desempleo de EE. UU. debería alcanzar un máximo del 5,5 % en el primer trimestre de 2024. dificultando el gasto de los consumidores.

El fin de las subidas de la Reserva Federal y una gestión más conservadora de los balances de las empresas conducen a un contexto positivo para el crédito: las perspectivas de crecimiento más débiles y las tasas más altas llevan a las gerencias a cambiar la prioridad de la recompra de acciones y el gasto de capital a la reducción de la deuda. Se esperan rendimientos totales de aproximadamente el 9 % en el crédito con grado de inversión en 2023, además de una tasa de incumplimiento máxima del 5 %, muy por debajo de las recesiones pasadas.

Si quiere conocer los valores más alcistas de la bolsa, regístrese gratuitamente en Estrategias de Inversión

Estrategias de Inversión