Los inversores están nerviosos. La debilidad macro, unida la estricta política de los bancos centrales y las dudas sobre el sistema financiero, han hecho que las bolsas del Viejo Continente se alejen en las últimas sesiones de sus máximos anuales. ¿Qué niveles clave deben vigilar los inversores en los índices europeos en estos momentos?

Creo que se han alejado muchísimo menos de lo que lo deberían haber hecho a mi entender, teniendo en cuenta las circunstancias actuales que estamos viviendo y máxime cuando hemos asistido durante el fin de semana pasado a la tercera quiebra bancaria, en este caso de First Republic en Estados Unidos. Además, la banca regional americana ha seguido y sigue cayendo. Ayer PacWest Bancorp llegó a perder un 40% y a cierre se dejó un 29%; Western Alliance cayó un 15%, y así muchos del sector… Sin embargo, las dos últimas horas de negociación del mercado americano sirvió para parar y mucho las acusadas caídas que hasta ese momento se producían, pero creo que en cualquier otra circunstancia o en cualquier otro momento de la historia, esto hubiera supuesto un descalabro… Ahora el mercado prácticamente ya lo absorbe absolutamente todo, porque tenemos esa mentalidad y la idea de que los bancos centrales lo arreglarán a base de dinero, como probablemente acabe sucediendo con uno de los temas que ficticiamente más pueden influir en el mercado actual, como es la deuda en Estados Unidos, que antes del 1 de junio tiene que estar resuelta; al final todos sabemos lo que va a suceder, y lo único que sigue suponiendo es un endeudamiento brutal.

En cuanto a niveles importantes, si miramos el gráfico del DAX, éste nos indica preocupación ninguna en absoluto; sigue siendo lateral alcista en las dos últimas semanas, que previamente era simplemente alcista. El EURO STOXX 50 ayer hizo un amago de querer romper por debajo del soporte que significaron los máximos de febrero, marzo y abril en 4.310 y hoy lo vuelve a recuperar por encima. El CAC 40 es el que probablemente a cortísimo plazo más se ha alejado, pero es que los 7.580 eran nuevos máximos históricos y estamos al fin y al cabo un 1,5 – 2% por debajo; nivel importante a vigilar 7.390. En el caso del IBEX 35 es el que peor índice se está comportando a corto plazo, pero es consecuencia de lo que está haciendo el sector bancario europeo. Ayer el Ibex cerró por debajo del 0.382% de Fibonacci de lo que fue la última subida desde mediados de marzo; es evidentemente el primero de los índices europeos que va a buscar algún nivel de corrección proporcional a esa subida. De momento se ha apoyado en la directriz alcista que viene desde octubre, muy contundente, porque ya la ha tocado en tres ocasiones, pero no tendría nada de extraño que a cortísimo plazo pues fuéramos a visitar niveles de 8.900 en el Ibex 35 o incluso la zona de 8.625. Si fuera por debajo de ahí entonces ya podemos estar hablando probablemente de otra cosa.  

El miedo existente en el sector bancario estadounidense ha provocado el efecto contagio en el resto de bancos, incluidos los del Ibex 35. ¿Cuáles son los soportes clave que no deben perder los bancos del selectivo?

En el caso de BBVA, que pese a que es uno de los que está en negativo, es de los que mejor lo siguen haciendo, estaría pendiente de la zona de 6,25, ya que si perdiese ese nivel habría bastantes posibilidades de ir a buscar nuevamente los mínimos de finales del mes de marzo. Banco Sabadell lo ha hecho peor evidentemente que BBVA, pero al fin y al cabo lo que ha hecho ha sido llegar a un soporte muy importante que fue el que sirvió con anterioridad para rebotar. Pero en precios de cierre el mejor o el peor precio de cierre que había tenido Sabadell es 0,94 y ya estamos en 0,91, por lo tanto también está en terreno bastante peligroso. Banco Santander, en precios de cierre, el mínimo que hizo en la primera pata de la caída fue en 3,07 y estamos en 3.11, así que muy vigilantes de esos 3,07. En el caso de Bankinter también tiene toda la pinta de como mínimo querer llegar a la zona de 4,95 – 4,96 que fueron los mínimos de finales del mes de marzo. No hay ni uno que tenga un cierto buen aspecto como para decidir meternos a comprar. Quizás Caixabank, simplemente por coste de oportunidad, porque ya ha llegado a un soporte muy importante que fueron los mínimos también de finales de marzo y por lo tanto en la medida que aguante por encima de 3.22, podemos hacer un intento comprador con un stop loss no superior como mucho al 3%. Por último, Unicaja Banco puede estar en una situación muy similar a la de Caixabank, está en un nivelazo como soporte, lo cual no siempre es garantía de que vaya a rebotar, pero en algún momento nos lo podemos plantear con un stop loss no superior al 3-4%. Ahora bien, esto por tratar de buscar oportunidades, no porque sea algo que salte a la vista, porque eso no está sucediendo en el mercado actual y mucho menos en el sector bancario, que no invita ahora mismo a tomar posiciones pese a que para los más inquietos esas dos opciones comentadas en los bancos del Ibex pudieran tener un cierto atractivo.

El mercado de petróleo está siendo otro protagonista estos días y vive una situación cuanto menos atípica. En un momento en el que la demanda se mantiene fuerte y los recortes no paran de sucederse por el lado de la oferta, el precio del crudo está sufriendo caídas intensas que han llevado al barril de Brent y West Texas muy por debajo de los niveles previos a la guerra, por el miedo a una recesión en los países avanzados y la ralentización en China. Análisis del petróleo a corto plazo

Creo que también han tenido algo que ver las proyecciones que para el precio del crudo tenía JP Morgan. Parecía previsible el movimiento de búsqueda que está haciendo el crudo West Texas de lo que en su momento fue zona pivote y base de todo el rango de actividad, prácticamente desde el mes de octubre o noviembre. Y el hecho de que pudiera perder en precios de cierre la zona de 70,50, que es donde está, sí puede determinar que sin solución de continuidad vaya a buscar lo que fueron los mínimos anteriores en la zona de 64,50. Ese parece ser su escenario natural en el momento actual. De la misma manera que también creo que esos niveles del West Texas sirvan para detener el deterioro del precio, porque por debajo ya sí probablemente hablaríamos de cosas bastante más graves y que nos hablarían bastante las claras de una recesión.

Ante esta situación del petróleo, Repsol sufre importantes recortes. Sin embargo, los valores turísticos se podrían ver favorecidos por ello, cuando quedan menos de dos meses para que comience el verano. ¿Cuáles las previsiones técnicas a corto plazo en este sentido de valores como IAG, Aena, o Amadeus?

Estaría pendiente de IAG, aunque me extraña el giro que está teniendo hoy; pero estaría pendiente de ver precios por encima de 1,75, ya que creo que en ese momento sí se podrían tomar posiciones. Pero es que en el fondo desde principios del mes de abril se está moviendo en un lateral entre 1,74 – 1,75 y la base en 1,63, y mientras no salga de ese rango por arriba o por abajo, la verdad es que tendencialmente no se puede hacer absolutamente nada. En otros títulos ligados a ocio, es probable que Aena tenga correcciones importantes, porque la zona de resistencia que está atacando, desde comienzos de 2022m no puede romper por encima de 151, y ahí es donde ha vuelto a claudicar. Recordemos que la última vez que tanteó esa zona se fue hacia los 135, pues perfectamente en esta ocasión podría suceder algo similar. De la misma manera que si es capaz por fin de irse por encima de 151, entonces sí sería un título para comprar.  Amadeus está en una situación muy similar, atacando resistencias brutales. Por lo tanto, son cosas que desaconsejan comprar en el momento actual. Realmente más allá del sector del lujo en Europa, concretamente en el CAC40, no hay ningún otro que esté destacando por hacerlo especialmente bien. En el sector del petróleo que hemos comentado, en sintonía con lo que hace el propio crudo, el West Texas, Repsol está para cortos, es decir, no solamente no es que no esté para comprar, es que está para cortos.

Estrategias de Inversión