Banco Santander: el soporte clave que no se puede permitir perder

Las acciones de Banco Santander apenas registran variaciones en la jornada de este martes, con un ligerísimo avance de un 0,02% a media mañana hasta marcar 3,14 euros. El valor registra una revalorización en lo que va de año de un 14,5%, con la capitalización bursátil en el entorno de los 52.000 millones de euros. Sin embargo, si se pone el foco en las sesiones transcurridas desde que publicó sus resultados del primer trimestre la foto es menos positiva.

El 24 de abril, un día antes de publicar sus cuentas del primer trimestre del año, las acciones de la entidad que preside Ana Botín cerraron en 3,477 euros, por lo que en el tiempo transcurrido desde entonces la caída es de un 8,6%.

Desde el punto de vista del análisis técnico, Diego Morín, analista de IG, destaca que Banco Santander “se mantiene negociando ligeramente sobre los mínimos de mayo, sin poder perforar la resistencia de los 3,20 euros”. Para el experto es “clave que no pierda el soporte de los 3,05 euros”.

En el análisis fundamental, los analistas mantienen su confianza en un rebote, con un potencial de más de un 45% a 12 meses. Según datos recopilados por Reuters, de media los analistas dan a las acciones de Banco Santander una recomendación de ‘comprar’ y un precio objetivo de 4,6 euros que está un 46% por encima de la cotización actual.

El banco que preside Ana Botín alcanzó un beneficio atribuido de 2.571 millones de euros, un 1% más en euros corrientes con respecto al mismo periodo de 2022, apoyado en el fuerte crecimiento de la actividad comercial, una buena calidad de los activos y el control de costes. El impacto anual íntegro del gravamen temporal en España se contabilizó en el primer trimestre (224 millones de euros). Excluido este efecto, el beneficio atribuido sería de 2.795 millones de euros, un 8% más (+10% en euros corrientes).

Estrategias de Inversión