La compañía explica que el resultado de este primer semestre ha estado afectado por la pandemia del COVID-19. «Esta pandemia tiene un impacto sin precedentes y ha provocado que gobiernos de todo el mundo hayan tenido que tomar medidas muy excepcionales en un entorno de elevada incertidumbre. Estas medidas han provocado la reducción del consumo, las actividades comerciales y la producción industrial que han afectado severamente a la economía, lo cual ha supuesto una reducción en la demanda de los productos y servicios ofrecidos por Azkoyen».

Azkoyen gana un 79,4% menos hasta junio y anula el dividendo

En este contexto de pandemia internacional provocada por el COVID-19 se ha registrado un decrecimiento semestral en las ventas netas respecto al mismo periodo del ejercicio anterior del 23,7%.

Azkoyen tras un crecimiento moderado en los dos primeros meses de este ejercicio, con un incremento del 2,4%, ha experimentado una reducción de ventas en los cuatro meses posteriores del 34,9%, por los impactos negativos del COVID-19. En concreto, las reducciones mensuales de ventas fueron las siguientes: -15,5% en marzo (el 11 de marzo se declaró la pandemia), -52,5% en abril, -44,3% en mayo y -29% en junio.

Posteriormente, ha continuado en julio y agosto la progresiva recuperación en las ventas mensuales.

A pesar de los menores volúmenes de ventas, el margen bruto en porcentaje sobre la cifra de negocios se ha mantenido estable con un 43,3% frente al 43,7% del ejercicio anterior.

Los gastos fijos ascienden a 21 millones de euros, cifra inferior en un 6,8% a la del mismo periodo del ejercicio anterior; tras la ejecución de medidas de mitigación de gastos y, por el contrario, pese a determinados incrementos de gastos fijos comerciales, de conformidad con los planes de crecimiento orgánico en vigor; los cuales ahora están siendo objeto de revisión y priorización.

¿Cómo descubrir el próximo «Mirlo Blanco» en bolsa?

Se trata de buscar un mix de estrategia y táctica para invertir en bolsa. Da igual que haya sectores hundidos por la economía, siempre hay otros que se van a beneficiar de los mismos. ¿Cómo descubrimos el próximo «Mirlo» en bolsa?

El ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) asciende a 6,2 millones de euros, lo que supone un descenso del 48,2% frente a los 12 millones de euros registrados en el mismo periodo semestral de 2019. El porcentaje de EBITDA/ventas del grupo se ha situado en un 11,3%.

Por su parte, el ebit (beneficio antes de intereses e impuestos) alcanza los 3 millones de euros, una disminución en 5,9 millones de eurosun 65,9%, respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

A 30 de junio de 2020 la deuda financiera neta asciende a 12,2 millones de euros, un endeudamiento ligeramente superior a 0,6 veces el EBITDA de los últimos 12 meses.

Por otra parte, los gastos financieros netos son superiores a los registrados en el ejercicio anterior, pasando de 120.000 a 277.000 de euros, principalmente por las mayores diferencias negativas de cambio registradas.

Respecto a disponibilidades financieras al cierre del primer semestre, el efectivo asciende a 14,6 millones de euros. Asimismo, se mantienen diversas líneas de crédito a corto plazo, recientemente renovadas y/o formalizadas por otra anualidad, con un límite total de 12 millones de euros, de las cuales no se ha dispuesto saldo alguno a 30 de junio.

Azkoyen anula el dividendo

El pasado 11 de mayo el consejo de administración de Azkoyen acordó, con base a un criterio de prudencia y conservación de liquidez, habida cuenta de la situación de incertidumbre generada por la pandemia internacional del Covid-19, modificar la propuesta de aplicación del resultado de las cuentas anuales cerradas a 31 de diciembre de 2019, según la cual se proponía el reparto de un dividendo de 4,8 millones de euros para, en su lugar, destinar dicha cantidad a reservas voluntarias. Posteriormente, el 26 de junio de 2020, la Junta General Ordinaria de Accionistas aprobó la propuesta formulada por el consejo de administración.