La industria vasca se encuentra inmersa en un proceso de transición energética que busca reducir las emisiones, promover las energías renovables y alcanzar la eficiencia del sector, objetivos medioambientales también fijados por la Unión Europea para minimizar el impacto del sector en el planeta.

En este contexto, la empresa eléctrica Arteche lidera BIOAT, un proyecto en el que participa el centro tecnológico Tekniker con el objetivo de investigar la sustitución del fluido dieléctrico mineral convencional, por uno biodegradable en transformadores de medida, dispositivos que convierten las intensidades y tensiones de las líneas de alta tensión a valores medibles por contadores y protecciones.

En concreto, Tekniker se ha encargado de analizar diferentes fluidos dieléctricos biodegradables seleccionados por Arteche para elegir el más adecuado.

Tras los ensayos realizados, el líquido seleccionado ha sido el fluido sintético ester, que ha demostrado ser el que presenta mejores propiedades fisicoquímicas y eléctricas (no conductoras). También se han tenido en cuenta criterios técnicos relacionados con el proceso de fabricación del transformador y criterios de mercado.

“Con el reemplazo de fluidos dieléctricos minerales por biodegradables, nos aseguramos cumplir con los objetivos medioambientales establecidos por la Unión Europea sin afectar las propiedades del transformador ni sufrir un encarecimiento significativo en su fabricación”, asegura Alberto Villar, investigador responsable del proyecto en Tekniker.

Estos fluidos dieléctricos se emplean en aplicaciones eléctricas como transformadores de medida y de potencia. En un transformador de medida, su principal función es la de aislamiento eléctrico, junto al papel impregnado de aceite que conforma el sistema aislante.

“A diferencia de los fluidos minerales, los fluidos biodegradables se pueden descomponer de manera natural y respetuosa para el medio ambiente”, añade el experto de Tekniker.

Mejoras con nanotecnología

Durante las pruebas, Tekniker ha analizado las características fisicoquímicas y eléctricas de los fluidos, así como la compatibilidad de los líquidos con las juntas del transformador.

Asimismo, el centro tecnológico investiga el efecto de la nanotecnología para mejorar las características dieléctricas del conjunto aislante.

Entre los próximos pasos del proyecto, tal y como explican desde Arteche José Miguel Nogueiras, D&D Engineer, e Ixone Urruela, Sustainable Product Leader, se encuentra la comprobación de la compatibilidad del fluido con el resto de los materiales del transformador de medida susceptibles de contacto y el análisis de su ciclo de vida.

Los resultados obtenidos hasta el momento han sido mostrados, de la mano de Ana Aranzabe, directora de Tecnología y subdirectora de Tekniker, en el congreso internacional de lubricación y mantenimiento industrial Lubmat 2023, que ha tenido lugar en Preston, Inglaterra, entre el 17 y el 19 de julio.

BIOAT es un proyecto enmarcado en el programa Elkartek del Gobierno Vasco tipo 2, referido a aquellos con alto potencial industrial.

Estrategias de Inversión